Es noticia
Menú
Klopp vuelve a ganar la Supercopa a Guardiola y le deja sin rematar su palmarés
  1. Deportes
  2. Fútbol
el dortmund ganó por 2-0 al bayern

Klopp vuelve a ganar la Supercopa a Guardiola y le deja sin rematar su palmarés

Por segundo año consecutivo, el Borussia Dortmund dejó sin la Supercopa de Alemania al Bayern Múnich, que además sufrió la baja de Javi Martínez, lesionado

Foto: Momento del gol de Mkhitaryan (Reuters)
Momento del gol de Mkhitaryan (Reuters)

Por segundo año consecutivo, el Borussia Dortmund volvió a dejar las vergüenzas del Bayern Múnich al aire en la Supercopa de Alemania. El equipo de Jürgen Klopp, probablemente el que tiene las ideas más claras del fútbol europeo, fue bastante superior a su rival, especialmente en la primera parte y acabó ganando 2-0. Pep Guardiola, que lo ha ganado casi todo como entrenador, tendrá que esperar un año más para volver a intentar el título que le falta.

Hace un año, el Borussia Dortmund ganó la Supercopa de Alemania al Bayern por 4-2. Dos cosas parecieron quedar claras tras aquel partido: que al Bayern le quedaba todavía camino por recorrer y que el Dortmund iba a ser un rival importante durante la temporada. Lo primero sucedió como se preveía: con el paso de los partidos, los muniqueses se convirtieron en un equipo mucho más sólido y acabaron ganando cuatro títulos. Sin embargo, el Dortmund no inquietó a su principal rival en la Bundesliga.

Un año después, ambos equipo volvían a encontrarse, pero las numerosas bajas se dejaron notar en las alineaciones. Ni Hummels, ni Reus, ni Gündogan ni Weidenfeller por los locales; ni Lahm, ni Schweinsteiger, ni Robben, Ni Thiago, ni Götze ni Ribéry por los visitantes. El resultado fue similar al de hace un año, pero las sensaciones que dejó el Bayern fueron bastante peores. Su primera parte fue mala, con erorres infantiles en defensa, desconexión entre los centrocampistas y los delanteros y un hueco detrás de sus dos mediocentros que aprovechó una y otra vez el Borussia Dortmund para hacer lo que mejor se le da: aprovechar los espacios que deja el rival.

Acabó el partido con 239 pases menos que su rival y 18 tiros más (según datos de Opta). El balón era del Bayern; los espacios, del Dortmund. Guardiola insistió en el 3-4-3 con el que ya jugó el último partido de la temporada pasada, la final de Copa, y con el que ha comenzado esta. Javi Martínez en el medio, arropado por Boateng y Alaba; por delante, Hojberg y Bernat en las bandas y Rode y el jovencísimo Gaudino (17 años) en el doble pivote. Shaqiri, Müller y Lewandowski fueron los delanteros. Ante la falta de preparación de los mundialistas y el resto de bajas, el entrenador español apostó por los que han soportado el peso de la pretemporada. Y no le funcionó.

El espacio que dejaban Rode y Gaudino fue atacado en repetidas ocasiones por el Dortmund, que a pesar de no tener a varias de sus piezas titulares no mostró cambios destacables en su juego. Con el balón, Gaudino dejó buenas sesanciones. Sin él, sufrió demasiado. A por él se fue Mkhitaryan tras recibir un balón cerca del centro del campo. Lo superó con facilidad y buscó a Aubameyang, que no controló, pero el rechazo le cayó al armenio, que superó a Neuer.

Las malas noticias no acabaron ahí. Poco después, Javi Martínez se lesionó en rodilla izquierda al intentar una acrobática volea dentro del área. Los gestos de dolor fueron inmediatos y tuvo que ser sustituido por Dante. Si se confirman las peores sospechas, el navarro estaría de baja los próximos seis meses. Entre el mal juego y el contratiempo del jugador español, la primera mitad dejó muy mal sabor de boca en el Bayern.

En la segunda entró Lahm por Müller para ocupar el mediocentro. Eso dio otro aire a los de Múnich, que tuvieron una clara ocasión por medio Lewandowski. El polaco, que volvía a 'casa', falló en el mano a mano con Langerak. Su sustituto, Inmobile, tampoco estuvo brillante. La mejora del Bayern tuvo poca sustancia. El Dortmund, mucho más cómodo, siguió teniendo sus ocasiones al contragolpe.

En una de ellas llegó el gol de Aubameyang, que remató magistralmente de cabeza un centro desde la derecha. Se elevó sobre Boateng y envió el balón lejos de Neuer. Luego celebró el gol con una máscara de 'Spiderman', como Juan Pablo Úbeda, aquel delantero que jugó en el Ciudad de Murcia. Fue la puntilla para el Bayern, que en ningún momento dio la sensación de poder ganar el partido.

Hace un año, Guardiola advirtió que sus inicios en Alemania iban a ser complejos, y la derrota contra el Dortmund demostró que no se equivocaba. Doce meses más tarde, las dificultades (numerosas bajas, lesiones...) no han desaparecido. El ex entrenador del Barcelona intenta subir un peldaño más, ser aún más competitivos. De momento, le está costando. Y por si fuera poco, ahí está Klopp para meterle presión.

Por segundo año consecutivo, el Borussia Dortmund volvió a dejar las vergüenzas del Bayern Múnich al aire en la Supercopa de Alemania. El equipo de Jürgen Klopp, probablemente el que tiene las ideas más claras del fútbol europeo, fue bastante superior a su rival, especialmente en la primera parte y acabó ganando 2-0. Pep Guardiola, que lo ha ganado casi todo como entrenador, tendrá que esperar un año más para volver a intentar el título que le falta.

Borussia Dortmund Bayern Múnich Pep Guardiola Jürgen Klopp
El redactor recomienda