Howard Webb cuelga el silbato tras 25 años para convertirse en el 'azote' de sus colegas
  1. Deportes
  2. Fútbol
lo veremos en la televisión

Howard Webb cuelga el silbato tras 25 años para convertirse en el 'azote' de sus colegas

Pone punto y final a su carrera y pasará a ocupar un puesto en el Comité Inglés de Árbitros, donde hará análisis en televisión de los partidos de la Premier

Foto: (Foto: Getty Images)
(Foto: Getty Images)

A partir de la próxima temporada, el fútbol inglés, europeo y mundial se quedará sin el que probablemente sea su árbitro más famoso desde la retirada del italiano Pierluigi Collina.Howard Webb, de 43 años, anunció que deja el arbitraje, a pesar de que podía seguir dos años más pitando partidos internacionales y seis más en la Premier League. Pero no se alarmen, el colegiado más mediático seguirá siendo protagonista: unode los deberes de su nuevo puesto de trabajo será analizar en televisión las decisiones de sus excompañeros.

"Estoy muy emocionado por empezar este nuevo capítulo después de 25 maravillosos años en el césped. He pasado más de una década en el mejor lugar de la Premier League, teniendo la fortuna de haber estado en nueve torneos de la UEFA y la FIFA y pitando finales de la Champions League y la Copa del Mundo", dijo a la web de la Liga inglesa.

Webb será el nuevo director técnico del Professional Game Match Officials Limited (PGMOL), el órgano de gobierno de los árbitros ingleses creado en el 2001, cuandose profesionalizaron. Entre las labores que desarrollará están la supervisión de los programas de desarrollo y mejora del arbitraje. Pero también se convertirá, aún más, en una cara pública. Se encargará de analizar y explicar acciones de los partidos para las tres cadenas que ostentan los derechos de retransmisión de la Premier en el Reino Unido: Sky Sports, BT y BBC.

El último partido que arbitró Howard Webb fue el de octavos de final del pasado Mundial entre Brasil y Chile. Luiz Felipe Scolari se desgañitaba en la banda gritando al colegiado inglés, que a lo largo de su carrera terminó por acostumbrarse a ser el centro de las críticas y las mofas. Sin embargo, todo el reconocimiento que no recibía fuera del fútbol sí que lo tuvo por parte de los estamentos futbolísticos. Webb comenzó su carrera en 1989 y poco a poco fue ascendiendo hasta que en 1998 tuvo que aparcar su puesto como sargento de policía en South Yorkshire. En el 2003 ingresó en el 'Select Group', máximo nivel de los árbitros ingleses. Hasta su retirada, era el cuarto árbitro que más tiempo llevaba en ese grupo.

Debutó como internacional en el 2005 y en la Champions League en el 2006. Se instaló en la élite, pero lo mejor estaba por llegar. En el 2010 fue elegido para pitar dos finales: la de la Champions League y la del Mundial de Sudáfrica. Era el primer árbitro que lo conseguía.A esas alturas ya era seguramente elmás conocido del mundo. La razón, el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones entre el Chelsea y el Barcelona. El 'iniestazo' clasificó al Barça para la final de Roma, pero no tapó el desastroso arbitraje de Webb. A pesar de eso, la UEFA y la FIFA siguieron confiando en él.

Y volvió a cruzarse con Iniesta. Otro gol del manchego pasó a la historia, pero Webb no quiso perderse la fiesta y dejó a todos con la boca abierta tras no pitar nada en la tristemente célebre patada de De Jong a Xabi Alonso en la final del primer Mundial que ganó España. Webb reconoció el año pasado que aquel partido le cambió la vida. "Fue un partido duro, difícil. Uno aprende de esas situaciones", confesó.

Todo eso es a nivel internacional, pero en Inglaterra no ha sido menos. Algunos de sus errores más famosos han favorecido al Manchester United, lo que haconvertido en recurrente su asociación con los 'Red Devils'. Muchos comentarios de aficionados ingleses tras el anuncio de su retirada iban en esa dirección. Pero a pesar de todo ello, Howard Webb ha sabido hacerse respetar en el mundo del fútbol y también fuera de él. En el 2011 fue nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico por su contribución al fútbol.

El pasado mes de mayo, en un homenaje al exjugador del Tottenham Ledley King, demostró que tiene más humor que muchos de los que lo critican. Tras 25 años pitando sin parar, el fútbol se queda sin unode sus árbitros más polémicos, pero también divertidos. Pocos colegiados tan expresivos como Webb, alto, fuerte y con gusto por la conversación antes de sacar las tarjetas. "Cada vez que cometemos un error es doloroso: tiene impacto en la suerte de un equipo, un jugador, un entrenador y hasta en nuestra reputación", afirmó. Ahora le tocará explicar a la audiencia televisiva esos errores.

El redactor recomienda