David Luiz, el evangélico cuyos rezos ayudaron a Torres, se une a los jeques
  1. Deportes
  2. Fútbol
nuevo jugador del pSG

David Luiz, el evangélico cuyos rezos ayudaron a Torres, se une a los jeques

El nuevo central del Paris Saint-Germain cree de modo ferviente en Dios y con sus rezos 'ayudó' a que el delantero español rompiese su sequía goleadora

placeholder Foto: David Luiz e Ibrahimovic serán compañeros a partir de junio en el PSG.
David Luiz e Ibrahimovic serán compañeros a partir de junio en el PSG.

David Luiz ya es jugador del Paris Saint-Germain. Un defensa de lujo para la zaga que dirigirá por segundo año Laurent Blanc en busca de conseguir pasar la barrera de los cuartos de final de la Champions League. Es otro de los enormes esfuerzos económicos del presidente Nasser Al-Khelaïfi para convertir al club francés en el mejor equipo del continente. El proceso es claro: primero apuntalar su dominio en Francia y convertirse en los dictadores de Versalles, y después dar el salto a Europa. Lo primero se ha conseguido y el año que viene será la primera vez cuyo objetivo sea ganar la Champions.

Con el ya exjugador del Chelsea, el Paris Saint-Germain cuenta con hasta seis brasileños, además de Thiago Motta, nacionalizado italiano e internacional con la azzurra. Será, junto a Thiago Silva, la pareja de centrales tanto de la Canarinha como del PSG en los próximos años. El perjudicado en este caso sería el joven carioca Marquinhos, que ha sido casi indiscutible para Blanc durante la temporada tras llegar de la Roma en 2013. Además, en el banquillo también quedaría otro ex del Chelsea, Alex.

Como brasileño que es, David Luiz es muy religioso. Practica la fe evangélica y es muy habitual verlo en el terreno de juego rezando antes y después de un partido tanto con el Chelsea como con su selección. Una de las imágenes más grabadas en la memoria de los aficionados blues ocurrió poco después de que Didier Drogba marcara el último penalti de la tanda en la final de la Champions League contra el Bayern Múnich. David Luiz cayó de rodillas sobre el césped del Allianz Arena y con un gesto de tremenda emoción y efusividad, comenzó a orar a Dios, dándole las gracias por lo que había conseguido. Y antes de subir a recoger tanto el trofeo como la medalla de oro, el defensa se endosó sobre la zamarra azul una camiseta con la inscripción “Deus é fiel”.

Pero quizás la acción que más refleja su profunda religiosidad y la creencia de que una oración puede ayudarle tanto a él como a sus compañeros ocurrió pocos meses antes. Fernando Torres sólo llevaba tres goles desde que llegó a Londres nueve meses antes y todavía no había estrenado su casillero goleador en Champions League desde que había fichado por el Chelsea. Tocaba jugar contra el Genk belga en Stamford Bridge y si el Chelsea conseguía los tres puntos, encarrilaría su pase a los octavos de final la máxima competición. Fernando quería marcar, y David Luiz quería que marcase.

Ambos jugadores tienen una buena relación. Llegaron prácticamente a la vez al Chelsea en el mercado de invierno de 2011, uno del Benfica, otro del Liverpool. Conectaron de maravilla desde el primer momento y como amigos que eran, David Luiz sentía la necesidad de ‘ayudar’ a Fernando. Pocos instantes antes del inicio del choque y una vez el fastuoso himno de la Champions había impregnado el ambiente londinense, el brasileño se acercó con confianza al español, posó su mano derecha sobre la cabeza de Torres y la izquierda sobre el hombro diestro del delantero. Entonces, David Luiz comenzó a orar.

Sólo él y Torres saben las palabras que David Luiz utilizó para que su Dios le hiciera caso. Pero lo que sí sabemos todos es que Fernando Torres acabó su mala racha de cara a puerta. Y no sólo una vez, sino hasta en dos ocasiones perforó la portería belga para marcar sus primeros goles europeos con el Chelsea. La fuerza de la oración de David Luiz no tuvo mucho más efecto en la Champions League de ese año para Torres, porque no volvió a marcar hasta las semifinales. Eso sí, era el 2-2 en el Camp Nou, el tanto que cerraba la eliminatoria contra el Barça y metía al Chelsea en la final que posteriormente ganarían los blues.

A partir de ahora, las oraciones de David Luiz dejarán de pedir lo mejor para el Chelsea y se centrarán en que su nuevo equipo, el Paris Saint-Germain, consiga los mayores éxitos posibles. Resultará curiosa la unión de culturas religiosas que supondrá su llegada, puesto que la cúpula parisina profesa la religión musulmana. Mientras que David Luiz anote goles y evite que los rivales hagan lo propio, no habrá ningún problema con la mezcla de fes.

David Luiz Champions League Fernando Torres Nasser Al-Khelaïfi París Saint-Germain Chelsea FC
El redactor recomienda