Los 'Fergie boys' inician la conquista de su Manchester United desde el banquillo
  1. Deportes
  2. Fútbol
cuatro canteranos en el cuerpo técnico

Los 'Fergie boys' inician la conquista de su Manchester United desde el banquillo

La designación de Giggs como sustituto de David Moyes viene acompañada del reencuentro de Paul Scholes, Nicky Butt y Phil Neville en el primer equipo

Foto: Giggs y Scholes vuelven a coincidir, pero esta vez en el banquillo del United (EFE).
Giggs y Scholes vuelven a coincidir, pero esta vez en el banquillo del United (EFE).

La zona roja de Manchester está haciendo durante esta semana honor al color del equipo de los amores de esos habitantes de la ciudad inglesa. La noticia de la salida de David Moyes del Manchester United sobrecogió a muchos, alegró a otros y expandió una sensación de incertidumbre general sobre el mundo red devil mayor que cuando el club deambulaba por la mitad de la Premier League allá por los años 80, bajo la sombra titánica del Liverpool. Pero entre las borrascas que se ciernen sobre el United se puede vislumbrar una ligera abertura que permite apreciar el cielo claro de un futuro ciertamente prometedor.

Hace cerca de un mes este periódico anunciaba la intención de los Fergie boys de comprar el club de sus vidas y puede que uno de los primeros pasos para esa transacción se tenga que desarrollar desde el césped. Esos chicos de Alex Ferguson son la generación del 92 formada por David Beckham, los hermanos Phil y Gary Neville, Ryan Giggs, Nicky Butt y Paul Scholes, que formaron parte del gran United que triunfó en la final de la Champions League del Camp Nou en 1999, aquella en la que el descuento sirvió para darle la vuelta al tanto de Mario Basler. Esa generación es una de las más fructíferas de la historia del Manchester y estaría dispuesta a volver para recuperar a su club de la desidia de sus actuales propietarios, la familia estadounidense Glazer.

Después de la marcha del escocés tras perder, precisamente, contra su exequipo, el Everton, los Glazer decidieron confiar a Ryan Giggs el último mes de competición que le queda por delante a los diablos rojos. El todavía jugador del primer equipo tomará cargo de un papel que venía desempeñando de forma sutil a la sombra primero de Ferguson y después de Moyes. Giggs es el alma de este equipo desde hace años, y debido a su edad avanzada para el fútbol, su presencia en el banquillo era mayor conforme pasaba el tiempo. Pero, sin embargo, no se limitaba a esperar su momento para saltar al campo, sino que desde la banda aportaba parte de su conocimiento balompédico a sus compañeros por medio de instrucciones, a la vez que era el encargado de enlazar el cuerpo técnico de Moyes con la propia plantilla.

placeholder

Giggs será entrenador, por ahora, hasta final de temporada. Sin embargo, la idea del Manchester United es que quizás no el próximo año, pero sí en el futuro no muy lejano, el todavía jugador será el líder del equipo desde el banquillo. Confían en su capacidad de liderazgo, mostrada desde hace décadas y saben de su capacidad como entrenador por todo el tiempo que lleva al lado de Ferguson y su amor por seguir aprendiendo del fútbol. Lo más probable es que el club, si continuasen los nuevos propietarios, contratase a un entrenador extranjero para la próxima temporada. Pero pase lo que pase, Giggs seguirá en el equipo.

Pues bien, la designación de Giggs como primer preparador del United no es la única incorporación de un Fergie boy a la parcela técnica. Paul Scholes, en activo hasta el final del pasado curso, se ha convertido en su ayudante, así como Nicky Butt, que hasta ahora era entrenador de los equipos sub-21 y sub-19 del Manchester, asistido por el propio Scholes durante la participación de los juveniles en la Youth League Eso sí, era un cargo puramente voluntario, no fijado en un contrato e ideado por Butt, no por Moyes. Y, además, Phil Neville, que ha acompañado a David Moyes durante estos meses, mantendrá su cargo y servirá un apoyo más a Giggs en estos últimos cuatro partidos de Premier League que tiene por delante el United.

El único de esos seis canteranos que no está actualmente relacionado con el equipo es Gary Neville. Capitán del club desde 2006 hasta su retirada en 2011, el mayor de los Neville trabaja ahora como mano derecha de Roy Hogdson en la selección inglesa. David Beckham, aunque no está directamente participando en el club que lo formó, es el ‘cabecilla’ del sexteto en la idea de comprar el Manchester United para la próxima temporada. Su movimiento de Los Ángeles Galaxy al Paris Saint-Germain antes de dejar el fútbol podía haber estado motivado por forjar una buena relación con los jeques árabes que, en principio, serían los que avalarían la adquisición del 90% de las acciones que los Glazers tienen desde hace apenas dos años.

placeholder Phil Neville participa en un entrenamiento junto a Wayne Rooney (Reuters).

La llegada de los exjugadores, ídolos de la última generación de seguidores de Old Trafford, sería una inyección enorme de moral para una afición desilusionada después de ver cómo el equipo se va a quedar, con casi total seguridad, fuera de Europa. No hay dudas de que la masa social del club apoyaría sin duda alguna la operación e incluso la actual plantilla la vería con buenos ojos debido a la buena relación con todos los miembros de la misma de Scholes y Giggs, los últimos en estar en los vestuarios como jugadores.

Ese plantel ha quedado muy descompuesto tras la relación infructuosa con Moyes. En Inglaterra hablan de que el trato mutuo entre futbolistas y entrenador era francamente malo y uno de los motivos principales de ese mal ambiente habría surgido por culpa de un libro. En el vuelo de regreso de Atenas, tras perder 2-0 con el Olympiacos en la ida de octavos de Champions, Moyes leyó un libro de autoayuda para entrenar llamado Bueno para lo grande. “Somos el campeón de la Premier, ¿por qué narices nuestro entrenador necesita leer un libro sobre cómo dirigirnos?”, esas son las supuestas palabras de un jugador del primer equipo.

Premier League Manchester United
El redactor recomienda