golean en sus respectivos partidos

Manchester City y Liverpool continúan con fuerza y goles la caza y captura del Chelsea

Espectacular esta edición de la Pemier League. La tremenda goleada del Chelsea fue contestada por Manchester City y Liverpool con la misma moneda

Foto: Yaya Touré celebra el primer gol marcado al Fulhan (Reuters)
Yaya Touré celebra el primer gol marcado al Fulhan (Reuters)

Manchester City y Liverpool no fallaron tras la goleada del Chelsea al Arsenal. El equipo de Pellegrini goleó en casa al Fulhan, mientras que los 'reds' hicieron los propio en su visita al Cardiff City. Tres goles del marfileño Yaya Touré, dos de ellos de penalti, y otros dos del brasileño Fernandinho y el argentino Martín Demichelis permitieron al Manchester City superar al Fulham (5-0) y mantenerse a la estela del Chelsea, líder de la Premier. Los de Pellegrini son terceros en la tabla con 63 puntos, seis menos que los 'blues', si bien han jugado tres partidos menos.

Sin apremios, los 'citizens' se dedicaron a mantener posesiones largas a la espera de que la fatiga apareciera entre los jugadores del Fulham, y con ella las opciones de superar su defensa. Los visitantes, con todo, crearon alguna ocasión peligrosa en el primer tiempo. El centrocampista inglés Kieran Richardson, en el minuto 20, fabricó la mejor oportunidad del partido para los suyos, un potente disparo lejano que salió fuera a pocos centímetros del palo derecho de la meta de Joe Hart.

Poco después, llegó el primero del City. El español Álvaro Negredo cayó derribado dentro del área por el venezolano Fernando Amorebieta y el árbitro señaló el primer penalti de la tarde. Touré no falló. Era el decimocuarto tanto del marfileño en la Premier esta temporada, una cuenta personal que volvió a aumentar de nuevo en el segundo tiempo, otra vez de penalti. Amorebieta, que salió en esta ocasión expulsado, volvió a provocar la pena máxima, esta vez con una entrada sobre el español David Silva dentro del área.

Touré rompió una vez más los nervios de Stockdale, que se tiró de nuevo hacia la derecha, en dirección contraria al balón que el marfileño volvió a dejar en la red. En el 65, Touré demostró que también sabe chutar desde más lejos de los once metros: desde el exterior del área, el marfileño lanzó un disparo envenenado, con efecto hacia el interior, que se coló entre el brazo estirado de Stockdale y el palo derecho.

Con un 3-0 a favor y superioridad numérica sobre el césped, los de Pellegrini vivieron un final de partido plácido, y aún tuvieron tiempo de completar el marcador con oro disparo lejano, esta vez del brasileño Fernandinho. Con los visitantes rendidos, el argentino Martín Demichelis se encontró con un balón perdido para rematar la faena.

Por su parte, el Liverpool se sobrepuso a un Cardiff combativo, que se adelantó dos veces en el primer tiempo, y acabó firmando una goleada gracias a tres goles del uruguayo Luis Suárez, dos del eslovaco Martin Skrtel y uno del inglés Daniel Sturridge (3-6). El Liverpool, segundo en la Premier a cuatro puntos del Chelsea, con un partido menos, salía al campo obligado a ganar para mantener las distancias con los 'blues'.

Suárez y compañía se mostraron sin embargo poco precisos durante los primeros minutos del partido, circunstancia que aprovecharon los locales para dar el primer golpe al duelo. Los 'reds' perdieron un balón en zona peligrosa que llegó a los pies del inglés Jordon Mutch, que no dudó en cruzar un tiro hacia la izquierda para sorprender al portero belga Simon Mignolet. A pesar de ir por detrás en el marcador, los de Brendan Rodgers no perdieron los nervios, y pocos minutos después devolvieron el equilibrio al marcador con el primer tanto de Suárez.

El centrocampista inglés Jordan Henderson trazó un pase vertical hacia el área, donde encontró a Glen Johnson, que a su vez dejó el balón hacia su izquierda para que fuera el uruguayo quien lo golpeara con rabia a la red. El Cardiff, recién ascendido esta temporada, luchaba por mantenerse a flote ante los "reds". El conjunto que entrena el noruego Ole Gunnar insistía en atacar una y otra vez por la banda derecha, donde el joven defensa Jon Flanagan, de 21 años, recién renovado, sufría esas embestidas.

Los esfuerzos de los locales dieron fruto en el minuto 25, cuando el inglés Fraizer Campbell recortó a Daniel Agger dentro del área y cruzó un balón para ponerlo de nuevo fuera el alcance de Mignolet. Antes del descanso, sin embargo, el Liverool marcó un importante gol psicológico gracias a la pasividad de los defensas del Cardiff, que dejaron que Martin Skrtel se escurriera entre cuatro de ellos para sacar el pie y rematar a la red un centro de Coutinho.

El tercero llegó poco después de comenzar el segundo tiempo y fue obra de nuevo del eslovaco, que remató en esta ocasión un saque de esquina con la cabeza. Fue Suárez el que sentenció definitivamente el duelo después de que la defensa local fallara al atajar un centro y el balón acabara en los pies de Sturridge, que con un taconazo echó el cuero hacia atrás para que el uruguayo rematara a placer. La estrella del Liverpool le devolvió la asistencia al inglés a un cuarto de hora del final. Mutch tuvo fuerzas para acortar distancias, pero Suárez volvió a aparecer en el último momento.

Mientras, Wayne Rooney volvió a tomar las riendas del Manchester United y lideró con dos goles, uno de ellos desde casi el medio campo, una victoria ante el West Ham que acerca a los 'diablos rojos' al quinto puesto, que da acceso a la Liga Europa (0-2). Con Van Persie fuera de combate para más de un mes, Rooney asumió la responsabilidad y marcó uno de los goles más espectaculares de la temporada. Desde prácticamente el medio campo, lanzó un larguísimo disparo bombeado que superó al portero español Adrián, que estaba adelantado.

A pesar del 0-1, el West Ham empujaba y trazaba balones largos que complicaron en alguna ocasión a la defensa visitante. Sin embargo no lograron hacer daño al equipo de Moyes. Poco después de la media hora, Rooney se encargó de dar tranquilidad definitivamente a los suyos con el segundo gol de la tarde. El inglés abrió el juego hacia la derecha, para que su compañero Ashley Young subiera el balón por la banda y centrara después un balón que, mal despejado por el defensa Mark Noble, volvió a los pies de Rooney y acabó una vez más en la red.

En la jornada del domingo, El Tottenham se impuso por 3-2 al Southampton en un partido que tuvo perdido. El equipo de Pochettino se colocó 0-2 en el marcador antes de que se cumpliera la primera media hora gracias a los goles de Jay Rodríguez y Lallana. El equipo de Roberto Soldado, que jugó de principio a fin, dio la vuelta en el marcador gracias a un doblete de Ericksen (31' y 46') y un postrero de Sigurdsson en el 90'.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios