Adriano vuelve al fútbol dos años después con su barriga cervecera
  1. Deportes
  2. Fútbol
FIRMA POR EL PARANAENSE PESE A SUS 110 KILOS

Adriano vuelve al fútbol dos años después con su barriga cervecera

110 kilos de ilusión y mucho fútbol en el cuerpo de Adriano que, tras dos años disfrutando de la vida, vuelve al fútbol de competición con el Paranaense

placeholder Foto: Adriano en su presentación como jugador del Paranaense (Atlético Paranaense).
Adriano en su presentación como jugador del Paranaense (Atlético Paranaense).

110 kilos de ilusión, de alguna que otra cerveza que lucen en su barriga, y mucho fútbol encierran el cuerpo de Adriano que, tras dos años disfrutando de la vida a su manera, ha decidido regresar al fútbol de competición de la mano del Atlético Paranaense. Si Ronaldo lo pudo hacer en el Corinthians con evidentes muestras de estar muy por encima de su peso ideal, no hay motivo para que Adriano esté a la altura del que fuera su ídolo futbolístico. El reto de la Copa Libertadores y el de volver a sentirse útil en la sociedad, le han llevado a comprometerse con el equipo de Curitiba que dirige Miguel Ángel Portugal. 31 años contemplan hasta el próximo lunes al en su día llamado 'Emperador'.

En el mes de diciembre, Adriano comenzó a entrenar con el Paranaense. Lo hacía a su ritmo, con el objetivo de buscar esa forma que perdió para el fútbol de elite en 2010 cuando llegó al Flamengo. Aunque hasta 2012 dijo ser jugador de fútbol, apareciendo de vez en cuando en el Corinthians, fue despedido. Durante esos días, el brasileño puso empeño, ganas, pero en el mes de enero, al regresar de las vacaciones de Navidad, decidió dejar las sesiones de trabajo y desaparecer. "Es un buen chico y le gusta el fútbol, pero le cuesta recuperar el hábito del trabajo", afirman quienes le vieron entrenarse durante esos días en el recinto que dará cobijo a la selección española durante el Mundial.

Cuando nadie lo esperaba y con el billete para la Libertadores en el bolsillo, los dirigentes del Paranaense querían dar un golpe de efecto. Buscaban reactivar a la afición y a un mercado que parece dormido a la espera del Mundial del próximo verano. Volvieron a hablar con Adriano y lograron convencerle para que diera forma a su vuelta al fútbol, a los entrenamientos diarios y, sobre todo, para que se olvidara de una vez por todas de esas peligrosas amistades que le han llevado a salpicar su carrera deportiva de anécdotas que nada tienen que ver con el fútbol. La última, amanecer dormido en una hamaca en una de las playas de Río de Janeiro.

El contrato que le une con el Atlético Paranaense deja bien claro que su lugar de residencia diaria tendrá que ser Curitiba, primer paso para que olvide o deje de lado a sus amigos de la infancia. Y es que algunos de ellos se han visto involucrados con lo peor de las favelas de Río y con diferentes clanes relacionados con el tráfico de drogas.

Los dirigentes del club han olvidado la espantada de los primeros días de enero. Ven en Adriano en un seguro para el gol y para los ingresos extradeportivos. Botafogo e Internacional de Porto Alegre sondearon su fichaje, pero desistieron ante su estado de forma, circunstancia que ha animado más si cabe por Curitiba. 35.000 euros al mes y extras por su rendimiento y por el dinero que ingrese el club por diferentes acciones de marketing.

Adriano durante su etapa en el Inter de Milán (Imago).

En 1992, el padre de Adriano recibió un tiro en la cabeza tras un enfrentamiento en la favela de Vila Cruzeiro entre bandas y la Policía, lo que da a entender el riesgo con el que el delantero ha convivido desde su niñez. Estuvo muy unido a su padre y su muerte en 2006 le marcó gran parte de su carrera deportiva.

Flamengo, Inter, Fiorentina, Parma, Inter de nuevo, Sao Paulo, nuevamente Inter, Flamengo, Roma, Corinthians y Paranaense son los clubes que contemplan su agitada vida como futbolista de elite. Su mejor momento lo vivió en el Inter de Massimo Moratti. El en su día propietario del club italiano le permitió de todo al brasileño, conocedor del diamante que tenía en sus manos. Peleas en discotecas, fotos con armas en la mano, accidentes de coche y el alquiler de un barco para poder montar fiestas durante su época en la Roma, son algunas de sus hazañas lejos de los terrenos de juego, pero su episodio más triste fue el día en el que una joven se disparó dentro del automóvil del delantero en Río de Janeiro.

Atlético Paranaense Adriano Leite Miguel Ángel Portugal Fran Mérida Copa Libertadores
El redactor recomienda