en argentina se le comparó con riquelme

La Roma se la ha jugado con el 'lagunero' Leandro Paredes para ser el heredero de Totti

Fue comparado en su día con Riquelme. Sin embargo, su carrera se estancó y ahora la Roma se la juega para que en el futuro sea el relevo del genial Totti

Foto: Leandro Paredes, durante un partido con Boca Juniors (EFE)
Leandro Paredes, durante un partido con Boca Juniors (EFE)

Con 37 años continúa siendo el alma de la Roma. Tal vez mucho más. Pero la carrera de Francesco Totti ha entrado de manera irreversible en su recta final y ya se le busca heredero. Un jugador que despliegue magia como él ha hecho durante años. El club romano ha hecho una apuesta arriesgada con un jugador que en su día fue comparado con Riquelme pero que no ha dado ese paso adelante que se esperaba. Procedente de Boca Juniors, Leandro Paredes es el jugador en el que la Roma ha depositado toda su confianza para que con el tiempo pueda convertirse en ese jugador que marque la diferencia.

La Roma no ha corrido demasiados riesgos a nivel económico con un jugador que hace años iba para estrella y que se ha estancado con apenas 19. Todo ha quedado en una cesión de año y medio, y posiblemente juegue a préstamo en estos próximos meses en otro equipo del Calcio. No se la han jugado los rectores del equipo de la capital italiana porque tras ser en su día considerado como el sucesor de Riquelme, su progresión ha puesto de manifiesto que por el momento no está listo para tan altas cotas.

Apodado ‘El Mago’ o ‘El Heredero’ (de Riquelme), desde que tenía tres años se habla de Leandro Paredes. A esa edad se inició en el ‘baby fútbol’, un juego similar al fútbol sala, muy practicado en Uruguay, Chile, Argentina y Colombia. A los ocho ingresó en Boca Juniors. En 2006 se ‘presentó’ en España para participar en el prestigioso Torneo de Arousa y fue el más brillante. Boca ganó el torneo y este mediocampista ofensivo fue declarado mejor jugador de la competición.

Su progresión era imparable y a los 16 años ya estaba entrenando con la primera plantilla de Boca Juniors. Eso sí, su entrenador entonces, Claudio Borghi, le obligó a volver a la escuela si quería subir al primer escalón del club. Por entonces era considerado el mejor jugador de Argentina en categorías inferiores. Todo eran alabanzas. "Yo ya cumplí todos mis sueños, ahora le toca a él", dijo Riquelme para referirse a la joven promesa. Leandro recogió el guante de su ídolo, subrayando que “como Román no hay otro, es el mejor y tengo que cuidar su camiseta".

Además de ser señalado como el heredero del genial mediocampista, le dieron el núnero '10' de la selección argentina, reconociendo sentirse "orgulloso de llevar la que dejó el mejor”, en referencia a Riquelme. Todo era alegría en aquellos momentos, pero cuando tuvo que mostrar que estaba llamado para alcanzar la gloria, frenó en seco. Comenzó a manejar ‘plata’ y su incipiente fama le llevó a hacer ostentación de su nueva condición de futura figura. En el vestuario no gustó esa actitud. Pensó que había llegado a la cima, pero su progresión frenó en seco y las críticas comenzaron a llegar en cascada.

Internacional en categorías inferiores, cuando llegó el momento de la verdad, Leandro Paredes desapareció. No fue convocado por Marcelo Trobbiani, el seleccionador, para el Torneo Sudamericano de clasificación para el Mundial Sub 20 de Turquía que se celebró a principios de 2013. Argentina fracasó al no conseguir billete para la cita mundialista. Las críticas cayeron sobre Trobbiani, que dejó claro que no se arrepentía por no haber contado con el nuevo jugador de la Roma. Justificó su decisión diciendo que “en Boca nunca demostró nada. Es irregular y ‘lagunero’…”, expresión utilizada para aquel jugador que se desconecta demasiado durante los partidos. Vamos, que por el momento es sólo un proyecto de gran futbolista.

Para empeorar un poco más su situación, en julio sufrió una seria lesión en un tobillo en un entrenamiento tras una entrada de Orion, guardameta de Boca. Durante los últimos meses ha estado completando su recuperación y ya está listo para jugar en plenitud de condiciones. Los próximos cinco, ya sea en la Roma o en otro club si finalmente es cedido, serán fundamentales para saber si Paredes está en condiciones de recuperar el terreno perdido.

Erik Lamela, también argentino, se presentó en su día como perfecto sucesor de Totti, según señaló el capitán de la Roma en su momento. “Lo tiene todo para ser mi heredero”, comentó ante los medios de comunicación. Sin embargo, su traspaso al Tottenham -puede ser cedido en breve al Inter ante la falta de oportunidades- frustró el deseo de Francesco. El tiempo dirá si Paredes -curiosamente, su agente es el mismo que el de Lamela- se hace acreedor de heredar el tremendo hueco que algún dejará Totti en la Roma...

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios