PRANDELLI SE PLANTEA LLAMARLE A SUS 37 AÑOS

Totti amenaza con llevar su 'síndrome de Peter Pan' al Mundial de Brasil

El buen momento de la Roma y de Totti, ha hecho que Cesare Prandelli se plantee si el delantero debería formar parte de la Italia que vaya a Brasil

Foto: Totti con la camiseta de Italia en el Mundial de 2006 (Ivalo).
Totti con la camiseta de Italia en el Mundial de 2006 (Ivalo).

Afirman sus ‘tifosi’ que no hay nadie más romano que él y Totti (37) no para de darles razones. Con la renovación recién firmada, ‘Il Capitano’ seguirá siendo romanista hasta 2016 y se retirará con 40 años habiendo vestido únicamente la camiseta de la Roma. Algo de lo que muy pocos pueden presumir. La Gazzetta dello Sport le ha comparado con el poema de Giacomo Leopardi ‘El Infinito’ y parece más eterno que la propia capital de Italia. Buffon afirma que el delantero no envejece sino que rejuvenece y Andreazzoli que “es tan importante para Roma como el Coliseo”. En plena madurez, vive su segunda juventud en las filas de una Roma que ha firmado un arranque espectacular: siete victorias en siete partidos. Rudi García ha conseguido el equilibrio con una defensa contundente y un ataque temible en el que el jefe sigue siendo Totti. Como si de Peter Pan se tratase, resiste al paso del tiempo y de los entrenadores: nadie ha conseguido sentarle en el banquillo. Tan bien marchan las cosas por Roma que Cesare Prandelli, seleccionador italiano, ha afirmado que “si estuviéramos en las fechas próximas al Mundial, formaría parte del grupo, por supuesto que sí”.

¿Qué opina el protagonista de esto? El delantero asegura que “ahora no pienso en la selección, sino sólo en hacerlo bien con la Roma. Como siempre he repetido, mi camiseta ‘azzurra’ es la del Roma, luego es normal que siempre esté a disposición de la selección. Y esto no es un ‘no’ a la selección”. Pocos jugadores han rechazado defender la camiseta de su país y ya confesó que representar Italia en el próximo Mundial “es lo máximo, especialmente en Brasil, donde el fútbol lo es todo”. Al mismo tiempo es consciente de que “si las cosas salen mal, todos sabrán a quien culpar y los críticos dirían que Italia llevó a un anciano que arruinó el plantel”. Por el momento, el delantero italiano aparca sus posibilidades con la selección a expensas de cómo esté “física y mentalmente en mayo”.

El primer aspecto no debería preocupar a un jugador que pone un empeño desmedido en el cuidado de su cuerpo. No es de extrañar: debutó contra el Brescia en 1993 y cuatro años se hizo dueño del brazalete de capitán. Desde aquel momento no se lo ha quitado y con veinte temporadas en sus botas, se puede pensar en un palmarés envidiable. Una contradicción para una leyenda romanista con él que sólo cuenta con un ‘Scudetto’, dos Copas de Italia y las mismas Supercopas italianas. A nivel individual, su trofeo más importante es la Bota de Oro que logró un año después erigirse campeón del mundo en Alemania. Respetado por las lesiones, sólo ha tocado fondo en un par de ocasiones: se rompió el peroné cuatro meses antes del citado Mundial y se lesionó el cruzado en 2008 perdiéndose la Eurocopa.

Un delantero religioso que sólo ha leído un libro en su vida

Visión, rapidez y precisión para lanzar las faltas. Situado como segundo delantero reparte asistencias y marca; en esta faceta ha desarrollado una de sus principales características, la ‘cuchara’. Van der Sar aún recuerda el penalti que le marcó en la Eurocopa de 2000 a pesar de que Maldini y Di Baggio le llamaron loco antes de hacerlo.

Peculiar como ninguno, si alguien le pregunta a Totti cuál es el sitio más bonito de Roma no contestará el Coliseo, el Panteón o la Fontana; dirá que es la ‘Curva Sud’, el lugar donde se ubican los ‘tifosi’ de la Roma. Religioso hasta la médula, es una persona de costumbres: su peluquería es a la que iba de pequeño y sigue comprando sus zapatos en la misma tienda de siempre. No tuvo reparos a la hora de reconocer sólo ha leído un libro (El Principito), unas declaraciones que sirvieron para que se dudase de su inteligencia y fuera víctima de burlas. Totti supo reírse de sí mismo y recopiló todos los chistes en dos libros cuyos beneficios donó a UNICEF. Esta faceta contrasta con algunas de sus bravuconadas: tan pronto puede afirmar que “sólo Messi es mejor que yo” como dedicar una camiseta a la Lazio tras un derbi con la frase “os he vuelto a castigar”.

Totti ya es el emperador de la Roma y puede volver a serlo de Italia. Prandelli advierte que “no es necesario hablar ocho meses antes” al mismo tiempo que alaba al delantero: “Un Totti así es un Totti fantástico, pero necesito veintidós jugadores que estén físicamente bien. Un mes antes del Mundial valoraremos las condiciones de los futbolistas y el aspecto físico será determinante”. A expensas de saber si Italia contará con ‘El Gladiador’ en sus filas, la mejor Roma de las últimas temporadas seguirá disfrutando de los destellos de su jugador más eterno.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios