Para Mourinho, del fracaso al éxito hay una Europa League, su tercer título del año
  1. Deportes
  2. Fútbol
un título europeo para el united tras 9 años

Para Mourinho, del fracaso al éxito hay una Europa League, su tercer título del año

El United se olvidó de la Premier, a la cual renunció muy pronto, y se centró en la Copa de la Liga y en la Europa League. Las ganó las dos. A lo que hay que añadir la Community Shield

placeholder Foto: Mourinho gana su segundo título de Europa League. (Reuters)
Mourinho gana su segundo título de Europa League. (Reuters)

En una rápida pensada, ¿cómo calificarían la temporada de José Mourinho? Si esta pregunta se la hubieran realizado hace unas pocas horas, la valoración negativa sobre el primer año del portugués como entrenador del United habría sido negativa. Lo que cambia la apreciación es una final. No cualquiera. Es una final de la segunda mayor competición europea. Evidentemente, a Mourinho y al que sea aficionado del United este título le sabe a bastante poco, a algo parecido a un premio de consolación, pero cuando se gana, nadie olvida que es un gran trofeo, uno que tienen pocos en Europa y que tiene un valor enorme. Mourinho lo supo ver y ha llevado a los 'red devils' a ser campeones en Europa nueve años después.

No ha habido un lugar en el que Mourinho no haya ganado, no haya triunfado de alguna manera. Menos en el Benfica, en sus inicios, en todas partes ha levantado un gran trofeo, ya sea nacional o internacional, o todo a la vez, como en el Inter. Y sin embargo, su mayor reto ha tenido que ser en su madurez, cuando lo que aparentaba el devenir de su carrera le llevaba a la decadencia imparable. El Manchester United es el mejor equipo de la historia de Inglaterra y ha estado los últimos años incluso fuera de Europa. Hablamos de un equipo que ha ganado más de la mitad de sus ligas inglesas en los últimos 25 años y tiene 20 y que ahora es un mequetrefe de la Premier. Un mequetrefe que ha ganado tres títulos esta temporada.

En Inglaterra hay un problema endémico que se resume en el aborrecimiento hacia el torneo continental. De un tiempo a esta parte, alguien instauró en las mentes pensantes del fútbol inglés que la Champions League y, sobre todo, la Europa League, eran competiciones molestas y que lo único que realmente tenía trascendencia era ganar la Premier League. Durante toda la temporada se habló en la prensa de aquel país de por qué narices el United se estaba tomando en serio la Europa League, que no sirve para nada, que lo que cuenta es lo que pasa en la isla y lo demás son países bárbaros que mejor no pisar. Esa mentalidad no contagió en Old Trafford. Al contrario. El United se olvidó de la Premier, a la cual renunció muy pronto, y se centró en la Copa de la Liga y en la Europa League. Las ganó las dos. A lo que hay que añadir la Community Shield (lo que sería la Supercopa inglesa), ganada al Leicester.

Y mucho menos iba a contagiar a Mourinho, competitivo hasta las trancas, devorador de trofeos allá por donde va así como cosechador de enemigos. Su sueño no era entrenar al Real Madrid, mucho menos al Chelsea o al Inter. Desde siempre soñó con ser el nuevo Ferguson y los Glazer le dieron la oportunidad justo después de hacer el mayor ridículo de su carrera, que era llevar al Chelsea a puestos de descenso. El viaje hacia su paraíso comenzó en un lugar poco conocido para él, la Europa League, pero que ya había conquistado tiempo atrás. Y pensó que, por qué no, seguir el mismo camino que en Oporto: ganar primero la UEFA, luego luchar por la Copa de Europa. Ahí estará, con los mejores, otra vez.

Se encontró un torneo muy menor, con cruces en rondas avanzadas entre equipos sin la más mínima historia internacional, pero cuyo transcurso finalizó con los dos más grandes de la competición jugando la final. Dos grandes que tienen poco que ver con lo que fueron. Mentira, el Ajax es lo que siempre fue, pero luchando ahora en un mundo de gigantes con un equipo de niños. 22 años de media presentó Peter Bosz sobre Estocolmo, la misma guardería que le ha conducido al subcampeonato tanto en Holanda como en Europa. La inocencia de esos muchachos relució cuando menos convenía, cuando más lógico era que sucediese, en el último partido.

90 minutos y ni una sola oportunidad para los Dolberg, Traoré, Younes, Schöne y compañía, esos que están llamados a jugar próximamente en los mejores clubes o, para ser exactos, los que ahora mandan en el continente (el Ajax es uno de los mejores clubes, gane o no). El juego posicional que desarrolla con excelencia es todavía demasiado tibio, demasiado ingenuo para contrarrestar al entrenador que más y mejor ha sabido anular el estilo holandés.

A Mourinho, un 'mini ataque posicional' le provoca risa. Con un posicionamiento excepcional y un Ander Herrera apoteósico como pivote consagrado le bastó para no sufrir. Luego, dos acciones aisladas, un rebote (Pogba) y un córner (Mkhitaryan), generaron los goles. Mourinho ganó a lo Mourinho, pero ganó, que es lo que cuenta realmente. A partir de la próxima temporada ("mis segundas temporadas en mis equipos siempre son las mejores") se le exigirá que exprima al máximo los 120 millones gastados en Pogba, que justifique la marcha de Rooney, que explote aún más al trío de españoles (Ander, Mata y De Gea, si éste se queda) y que luche por las dos copas, por la Premier y por la Champions. Paso a paso, Mourinho vuelve a la realeza.

Ficha técnica

0 - Ajax: Onana; Veltman, Sánchez, De Ligt, Riedewald (De Jong, m.82); Klaasen, Schöne (Van de Beek, m.70), Ziyech; Traoré, Dolberg (Neres, m.62), Younes.

2 - Manchester United: Romero; Valencia, Smalling, Blind, Darmian; Herrera, Fellaini, Pogba; Mata (Rooney, m.90), Rashford (Martial, m.84) y Mkhitaryan (Lingard, m.74).

Goles: 0-1, m.18: Pogba; 0-2, m.48: Mkhitaryan.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Sacó tarjeta amarilla a Mkhitaryan (m.31), Fellaini (m.51) y Mata (m.77), por el United; y a Veltman (m.58) y Younes (m.64), por el Ajax.

Incidencias: final de la Liga Europa disputada en el estadio Friends Arena de Solna (Estocolmo) ante unos 50.000 espectadores. Antes del pitido inicial se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado del pasado lunes en Manchester.

Europa League Ajax de Ámsterdam Manchester United José Mourinho Paul Pogba
El redactor recomienda