Las claves de Berizzo, el entrenador de moda que amenaza a Mourinho
  1. Deportes
  2. Fútbol
ESTE JUEVES SE MIDEN CELTA Y MANCHESTER UNITED

Las claves de Berizzo, el entrenador de moda que amenaza a Mourinho

El argentino Eduardo Berizzo lleva al Celta a la semifinal de la Europa League ante el Manchester United sin aclarar su futuro y con varios equipos pendientes de su decisión

placeholder Foto: Berizzo celebrando la clasificación ante el Genk. (Reuters)
Berizzo celebrando la clasificación ante el Genk. (Reuters)

Sevilla, Valencia, Athletic… Hasta los nombres del Barcelona y de la selección de Argentina han aparecido últimamente en la misma frase que el nombre de Eduardo Berizzo, el técnico del Celta, que este jueves llega a la semifinal de la Europa League frente al Manchester United sin aclarar su futuro. Un puñado de secretarios técnicos están pendientes de conocer si el argentino renueva o no con el club de Balaídos, aunque seguro que con menos ansiedad que los aficionados celestes, a los que ha cautivado con un juego y unos resultados que han hecho de su equipo una de las sensaciones del fútbol europeo.

Foto: Algunos de los asistentes al palco durante la semifinal madrileña de Champions. (Fotografías: Baldesca Samper)

La progresión del Celta con Berizzo ha sido constante. En su primer año se quedó a un puesto de Europa, a la que sí accedió en una segunda campaña en la que también alcanzó las semifinales de Copa. En esta tercera ha vuelto a caer cuando estaba al borde de la final copera, pero en Europa ha roto el techo de su generación como futbolista, cuando el equipo de Vigo alcanzaba hasta en tres ocasiones los cuartos de final de la UEFA. El Berizzo entrenador ya ha superado con creces a aquel imponente central que gobernaba la defensa céltica a principios de la pasada década, años en los que vestían la elástica celeste futbolistas de la talla de Mazinho, Karpin o Mostovoi.

Berizzo, ¿cuarto año en Vigo?

No se sabe si habrá cuarto año en Vigo. Berizzo anunció que no hablaría de su renovación hasta finales de abril, y ahora apela a la eliminatoria con los de José Mourinho antes de anunciar su decisión. Como él asegura que su fututo aún no está decidido, en el Celta aún confían en contar con él la temporada próxima, aunque los nuevos pretendientes aparecen por días y cada vez se aproxima más la fecha de finalización de su contrato.

Foto: Koke, en la noche del martes en el Santiago Bernabéu. (Reuters)

Los méritos del entrenador del Celta parecen mayores si se analiza la nómina de futbolistas a su cargo. Es cierto que no hay ningún puesto mal cubierto, pero el plantel ha perdido a Rafinha, Kron Dehli, Augusto y Nolito sin resentirse. A excepción de Iago Aspas y un par de talentos prometedores, lo que abundan son jugadores con el carácter y el tallo necesarios para interpretar el exigente libreto del argentino, un discípulo de Bielsa que exprime físicamente a sus hombres hasta el límite. Defensor de una suerte de marcaje mixto que se parece bastante a un cuerpo a cuerpo, fue él quien convenció a Nolito y a Aspas de que, para brillar en el área contraria, tenían que perseguir a sus laterales hasta la propia. Y en ese ir y venir encontraron ambos el camino de la selección.

Con esa fe ciega de sus futbolistas, probablemente más difícil de encontrar en plantillas mejor remuneradas, el Toto permite disfrutar a la afición de Balaídos de momentos para la historia. Hasta el punto de hacerle olvidar los sinsabores de una convulsión institucional sin precedentes, con un presidente, Carlos Mouriño, peleado con el mundo, y ahora ofuscado en la construcción de un nuevo estadio cuando está en marcha una renovación de Balaídos que pactó con el Ayuntamiento, titular de las instalaciones. Mouriño, propietario del 60% de las acciones del club, quiere endeudarlo en 70 millones para construir el nuevo escenario de los partidos del Celta, mientras hace gala de una austeridad en lo deportivo que comienza a hacer mella entre los aficionados y el propio Berizzo.

“Mis intenciones son las de seguir en el Celta si escucho lo que necesito escuchar en lo deportivo y en lo contractual”, ha repetido el Toto sobre su renovación. Su continuidad, ha dicho, “depende de conformar un equipo mejor, tirar hacia arriba la competitividad, transformarnos e instalarnos en un lugar de seguridad, de ambición, de Europa”. La decisión sobre su contrato será el mejor termómetro para testar esas aspiraciones del club, pero este desconocido Mouriño de 2017 prefiere multiplicarse en los medios para hablar del nuevo estadio y de sus usos comerciales. A Berizzo lo despacha con un “no vamos a volvernos locos” que parece apuntar a un cambio de aires del entrenador. Sobre todo si se tiene en cuenta la respuesta del Toto: “Yo tampoco hipotecaría nada por mí, pero no creo que mi situación hipoteque a nadie”.

10 millones frente a 185 de inversión

Si de dinero se habla, el Celta de Berizzo se enfrentará en estas semifinales al club más rico del planeta después de despachar a los dos que ocupan las siguientes posiciones. Al Real Madrid lo eliminó de la Copa y al Barcelona le mojó la oreja en Vigo, y ahora llega a Balaídos un equipo que puede gastar en Pogba el doble del presupuesto de su contrincante. El Celta gastó este verano en fichajes apenas 10 millones de euros, ampliamente superados por los 18 millones que le generó la venta de Nolito al Manchester City. El United invirtió 185.

Esa capacidad para hacer más con menos debería animar a su renovación. La larga participación en la Europa League le reportará al Celta cerca de 20 millones de euros, y no se atisban en el horizonte elementos que permitan pensar que el ciclo del técnico en el Celta comience a desgastarse. El pasado lunes, Berizzo se dejó caer por sorpresa por la fiesta de aniversario de una peña del equipo con base en A Coruña, para sorpresa del centenar largo de asistentes. Allí se pudo comprobar la pasión que despierta el entrenador entre los aficionados, que le agradecieron sus éxitos en Europa o la nueva tendencia triunfal en los derbis, tan importantes para una peña en territorio hostil. Pero sobre todo le pidieron que se quedase un año más. También el Toto dio pruebas durante su intervención de su identificación con el club, aunque defraudara a quienes las quisieran de su continuidad.

[Lea más noticias de fútbol]

Si finalmente no renueva, Berizzo acabará en el banquillo de uno de esos equipos con los que quería equiparar al club de Balaídos. Será una experiencia completamente nueva para él, que llegó a Vigo después de entrenar a O’Higgins chileno, una suerte de Celta local, un modesto al que hizo campeón por primera vez en su historia después de haberlo conducido a las semifinales de la Copa Sudamericana también por primera vez. El Celta, mientras, deberá afrontar el reto de buscar un entrenador que compita con el que mayor consenso ha generado a su alrededor de su historia reciente.

Eduardo Berizzo Celta de Vigo Manchester United Europa League UEFA José Mourinho