Es noticia
Menú
El Sevilla se cita con la historia en el 'mercado' más grande de Europa
  1. Deportes
  2. Fútbol
varsovia, sede de la final de la liga europa

El Sevilla se cita con la historia en el 'mercado' más grande de Europa

El elegante Narodowy Stadion, escenario de la final de la Liga Europa contra el Dnipro, ocupa el mismo lugar que durante más de medio siglo albergó un mastodóntico estadio que acabó convertido en bazar

Foto:

El Sevilla aspira a instalarse el miércoles en el Olimpo del balompié europeo como el club con mayor número de entorchados en la vieja Copa UEFA sobre el cuidado césped del elegante Narodowy Stadion, magnífico escenario del duelo a muerte que los hispalenses mantendrán con los ucranios de Dnipro. Contruido entre 2008 y 2011 para acoger partidos de la última Eurocopa, el nuevo Estadio Nacional polaco ocupa el mismo espacio que, durante más de medio siglo, albergó al vestusto Stadion Dziesieciolecia Manifestu Lipcowego (Estadio Décimo Aniversario del Manifiesto de julio), un mastodóntico coliseo, arquetípico de la arquitectura socialista, que cayó en desuso en 1983 por graves deficiencias estructurales.

La dura crisis económica sufrida por todos los integrantes del Telón de Acero durante la década de los ochenta hizo inviable su reestructuración para poder seguir acogiendo los partidos de la selección, de modo que seis ańos después de su cierre el ayuntamiento de Varsovia decidió alquilarlo a una empresa privada que lo acabaría convirtiendo en el bazar al aire libre más grande del viejo continente. Rebautizado con el nombre de 'Jarmark Europa' (Mercado Europa), el público volvió a visitarlo en manadas, aunque con un propósito completamente distinto al de los tiempos en los que celebraban los goles de los míticos Grzegorz Lato, Zbigniew Boniek o Kazimierz Deyna. Con más de 5.000 puestos de venta (eso sin contar los que no estaban registrados) y comerciantes llegados de casi todos los países del Este, la popularidad del 'Jarmark Europa' subió como la espuma en los inicios de los 90.

Tenderetes en los que se encontraba de todo

Entre sus tenderetes de colores repartidos sin orden ni concierto por las crestas de los viejos graderíos, el larguísimo túnel de vestuarios y lo que fue el terreno de juego, los furibundos compradores podían encontrar prácticamente de todo: desde artículos de ropa, souvenirs, reliquias del reciente pasado comunista, CDs, cintas de vídeo, películas pirateadas, comida, bebida, cigarillos de importación... Las autoridades llegaron a cifrar en 500 millones de zlotys (124 millones de euros) la facturación anual del mercado en su época de mayor apogeo. Sea como fuere, la Brigada Anticorrupción estimaba que dicha cantidad era sólo la punta de un iceberg presidido por el tráfico de productos ilegales (droga, armas de todo tipo, etc), que llegaron a mover cifras astronómicas de dinero por espacio de casi dos décadas.

Y es que el 'Jarmark Europa', según los informes policiales, llegó a ser el epicentro de la venta de productos procedentes del mercado negro. Como muestra, un botón: Entre 1995 y 2001, más de 25.000 comerciantes fueron procesados por tráfico ilegal, mientras que eran confiscados alrededor de 10 millones de CDs pirateados y cintas de vídeo. En Varsovia, la comunidad de habla inglesa llegó a calificar al viejo estadio como 'mercado ruso'.

La gran cantidad de negocios turbios que existía en el viejo estadio nacional y la venta ingente de productos ilegales, en particular las armas, se convirtieron en el leit motif de una novela de suspense escrita por Jack King, 'La Quinta Internacional'. Sus últimos años de existencia estuvieron marcados por la invasión asiática: puestos de baratijas, regentados por vendedores chinos, y pequeNos puestos de comida del mismo país, vietnamita, india o tailandesa que impregnaron al estadio de un aroma completamente en las antípodas del que había reinado en ese lugar desde su creación.

Uno de los puntos turísticos de Varsovia

La fuerza que llegaron a tener los 'invasores' del Stadion Dziesieciolecia logró paralizar casi un ańo las obras de demolición para empezar a colocar los cimientos del nuevo coliseo, que debía acoger el partido inaugural de la Eurocopa 2012. Los vendedores formaron un sindicato que protestó y obstaculizó cada intento de las autoridades municipales de la capital polaca por desalojar los varios miles de puestos de venta de un lugar que, con el tiempo, se hizo emblemático y llegó a ser uno de los puntos turísticos inexcusables de Varsovia.

Ahora, casi siete ańos después de que las excavadoras pusieran fin al zoco más grande y famoso al este del Vístula, el Sevilla de Emery tratará de adquirir sobre su nuevo y reluciente escenario la pieza que le falta para coronarse rey absoluto de la Europa League-Copa UEFA, superando a Juventus e Inter.

El Sevilla aspira a instalarse el miércoles en el Olimpo del balompié europeo como el club con mayor número de entorchados en la vieja Copa UEFA sobre el cuidado césped del elegante Narodowy Stadion, magnífico escenario del duelo a muerte que los hispalenses mantendrán con los ucranios de Dnipro. Contruido entre 2008 y 2011 para acoger partidos de la última Eurocopa, el nuevo Estadio Nacional polaco ocupa el mismo espacio que, durante más de medio siglo, albergó al vestusto Stadion Dziesieciolecia Manifestu Lipcowego (Estadio Décimo Aniversario del Manifiesto de julio), un mastodóntico coliseo, arquetípico de la arquitectura socialista, que cayó en desuso en 1983 por graves deficiencias estructurales.

Europa League Sevilla Varsovia
El redactor recomienda