España, huérfana desde el punto de penalti: sin Sergio Ramos no hay un especialista
  1. Deportes
  2. Fútbol
Era el dueño de los 11 metros

España, huérfana desde el punto de penalti: sin Sergio Ramos no hay un especialista

Sin un lanzador fijo, los fallos de Gerard y Morata inquietan a la afición, aunque el vestuario resta importancia a la situación. El revulsivo Oyarzabal, el mejor según los números

placeholder Foto: Sergio Ramos celebra uno de sus tantos con la Selección. (EFE)
Sergio Ramos celebra uno de sus tantos con la Selección. (EFE)

Cuando el VAR dictaminó que Hromada había cometido falta dentro del área sobre Koke, todas las miradas fueron a parar a Luis Enrique. El defensa eslovaco cometió una acción inocente y torpe, llevándose por delante el pie del mediocentro sin balón de por medio, en una jugada que con el vídeo arbitraje instaurado iba a ser infracción sí o sí. Álvaro Morata fue el primero que buscó con los ojos a su entrenador, quien se ha erigido como su máximo defensor en esta mala racha de cara a puerta que afronta el delantero titularísimo de la Selección. El técnico asturiano no tuvo dudas: “Lo tiras tú”. Sergio Busquets, que no sabía que tenía al lado al dorsal siete, pensó en un primer momento que le estaban designando a él como lanzador de la pena máxima. Con cara de asombro, el capitán tardó unos instantes en entender el malentendido. “¿Yo?, ah, Morata”, afirmó señalando al delantero de la Juventus de Turín. Cómo acabó el penalti ya lo conocen. Para fortuna española, el bálsamo de la goleada hizo que nadie tuviera que acordarse de la ocasión perdida.

placeholder Morata falló frente a Eslovaquia. (EFE)
Morata falló frente a Eslovaquia. (EFE)

Lo que se interpretó como un ejemplo más del desacierto que los delanteros españoles están teniendo de cara a puerta en esta Eurocopa, casi anecdótico a estas alturas, oculta un mayor fondo. La Selección tiene un problema desde los 11 metros y no es solo la mala racha de haber fallado sus últimos cinco penaltis. Es que, a diferencia de los últimos tiempos, carece de un especialista designado para las penas máximas. La ausencia de Sergio Ramos, a quien Luis Enrique decidió no convocar amparándose en la escasa trascendencia de juego que el central había tenido con el Real Madrid en los últimos meses a consecuencia de sus problemas físicos, ha dejado huérfana la faceta de lanzador de penaltis en la Roja.

Frente a Polonia, Gerard Moreno fue el encargado de lanzar el penalti que el mismo había provocado. Con Eslovaquia, la cara de Morata nada más ver la infracción dentro del área sobre Koke, en la que buscó la aprobación de Luis Enrique, demuestra que impera la ley de la confianza a la hora de ver quien ejecuta las penas máximas. Esto no es de por sí algo negativo, Vicente del Bosque era fiel partidario de dejar que fueran los propios jugadores los que decidieran en cada momento quién se veía en las mejores condiciones para afrontar los lanzamientos desde los 11 metros. Si bien es cierto que en la época dorada de la Roja había jugadores como David Villa o Xabi Alonso que solían asumir la responsabilidad. No es casualidad que el actual seleccionador eligiera sin dudar a Morata como lanzador frente a Eslovaquia, pues quería insuflar seguridad a un delantero cuyos fallos le están pesando en el apartado emocional.

A dedo o decisión del grupo, esa es la cuestión

Julen Lopetegui, el seleccionador encargado de renovar al conjunto español tras la marcha de Del Bosque, no tardó en demostrar que sus métodos eran diferentes. El técnico vasco aprovechó una de sus primeras ruedas de prensa para declarar que sería él quien designaría a un especialista desde el punto de penalti. Lo hizo teniendo como testigo a Sergio Ramos, que ya en ese 2016 estaba deseoso de asumir la responsabilidad. Sin embargo, con la cita del Mundial de Rusia como telón de fondo, Lopetegui acabó por elegir a David Silva como lanzador oficial de las penas máximas.

placeholder David Silva, en un penalti contra Francia en el 2017. (EFE)
David Silva, en un penalti contra Francia en el 2017. (EFE)

Pero todo el mundo conoce cómo acabó la etapa del entrenador vasco en la Selección tras confirmarse su fichaje por el Real Madrid en las vísperas del Mundial. Fernando Hierro, en una de sus primeras y únicas decisiones al hacerse cargo del conjunto nacional, le otorgó la responsabilidad a Sergio Ramos. Solo tiró uno el entonces capitán y fue en una tanda de penaltis, precisamente la que acabó por eliminar a España en su enfrentamiento con Rusia.

Luis Enrique tenía confianza absoluta en Ramos

Luis Rubiales apostó entonces por Luis Enrique como nuevo seleccionador. Las especulaciones sobre cómo iba a ser la relación entre el nuevo técnico y el capitán —dos fuertes personalidades— se acabaron en su primer encuentro. El asturiano estuvo especialmente cariñoso con Sergio Ramos cuando asumió el cargo, demostrando una gran confianza en el central madridista que solo se acabaría con la no convocatoria para esta Eurocopa 2021.

Desde la llegada de Luis Enrique, así como en los meses en los que fue Roberto Moreno quien dirigió a la Roja, Sergio Ramos fue el amo y señor del equipo desde el punto de penalti. El central sevillano ha anotado 30 de las 35 penas máximas que ha efectuado desde los 11 metros en su carrera —sin contar los lanzamientos de tandas—. Dos de esos fallos los cometió con España y el mismo día. En noviembre del 2020, Ramos erró los dos intentos que dispuso en el empate contra Suiza. Luis Enrique no pudo ser más tajante a la hora de defender a su capitán: "Los números de Sergio están solo al alcance de los elegidos. Si hubiera habido más penaltis, tres o cuatro, los hubiera seguido tirando él. El fútbol tiene estas cosas". Lo cierto es que el entonces madridista llevaba una racha de 25 lanzamientos consecutivos acertados, una marca que le convertía en el gran especialista del momento.

placeholder Sergio Ramos tira un penalti con la Selección. (EFE)
Sergio Ramos tira un penalti con la Selección. (EFE)

Como en todas las reglas, hubo una excepción. En junio del 2019, en un partido de clasificación para la actual Eurocopa frente a Suecia, la Selección se encontraba ganando 1-0 el encuentro gracias a un gol del propio Ramos desde los 11 metros. En el minuto 85, el árbitro dictaminó una nueva pena máxima tras una falta sobre Álvaro Morata. Para sorpresa del delantero, el capitán le cedió el balón para que cogiera confianza y este cumplió.

Gerard, Morata... Y Oyarzabal por encima de todos

En la rueda de prensa previa al partido frente a Croacia, Koke Resurrección dio la cara por la falta de efectividad de la Selección respecto a la pena máxima, además de confirmar que la última palabra la tiene Luis Enrique. "Estamos ensayando todos los días o casi todos los días los penaltis. No hemos tenido fortuna en estos dos que hemos lanzado. Ojalá mañana tengamos un penalti y ahí decidirá el míster quién lo lanza", aseguró el centrocampista. Las variaciones están siendo constantes en la rotación española durante el torneo, por lo que es difícil hablar de un once definido, pero sí de varios titulares. De este grupo, los números respaldan la opción de que sea Gerard Moreno quien se encargue de tirar las penas máximas, como hizo frente a Polonia. De hecho, su balón al palo significó una mancha en el inmaculado informe que el catalán presentaba desde los 11 metros en los últimos 20 meses. Hay que remontarse a noviembre del 2019 para encontrar el último penalti fallado por el delantero del Villarreal, que llevaba 13 aciertos consecutivos.

El delantero catalán se convirtió en el especialista del Villarreal tras la marcha de Santi Cazorla, cuya eficacia desde el punto de penalti estaba fuera de toda dudas. Ni siquiera la llegada de otro gran lanzador como Dani Parejo procedente del Valencia varió los planes de Gerard Moreno. De los 25 intentos durante su carrera, 20 han acabado en gol. Luis Enrique, sin embargo, quiso ceder la opción del penalti contra Eslovaquia a Álvaro Morata. El delantero de la Juventus de Turín no registra malas cifras en su historial, habiendo anotado 11 con solo dos fallos. Koke, Pedri, Jordi Alba o Aymeric Laporte, los otros titularísimos de Luis Enrique, apenas acumulan experiencia desde los 11 metros.

placeholder Oyarzabal, todo un especialista desde los 11 metros. (EFE)
Oyarzabal, todo un especialista desde los 11 metros. (EFE)

De todos los convocados por el técnico asturiano para disputar esta Eurocopa, un jugador se lleva la palma a la hora de tener efectividad en las penas máximas. Mikel Oyarzabal, jugador de la Real Sociedad, presenta una efectividad superior al 90% en los penaltis. El extremo izquierdo, capaz de jugar en prácticamente cualquier posición de la delantera, ha anotado 19 lanzamientos desde los 11 metros durante su carrera, con solo dos fallos. El jugador vasco ha disputado los tres partidos de la fase de grupos de la Eurocopa, pero en todos los encuentros saliendo desde el banquillo en los minutos finales (16’, 3’, 13’). Un poco protagonismo que le resta oportunidades para convertirse en el especialista absoluto de la Roja.

Sergio Ramos Vicente del Bosque Luis Enrique Álvaro Morata Eurocopa Koke David Villa Xabi Alonso David Silva
El redactor recomienda