De goleador voraz a la sequía: Lewandowski no es Morata, pero preocupa igual en Polonia
  1. Deportes
  2. Fútbol
Tratará de redimirse ante España

De goleador voraz a la sequía: Lewandowski no es Morata, pero preocupa igual en Polonia

Su categoría y capacidad para marcar está fuera de toda duda, pero solo ha conseguido dos goles en tres Eurocopas y un Mundial. Completó un mal partido en la derrota con Eslovaquia

placeholder Foto: Lewandowski, capitán de Polonia, se lamenta del resultado frente a Eslovaquia. (Reuters)
Lewandowski, capitán de Polonia, se lamenta del resultado frente a Eslovaquia. (Reuters)

Robert Lewandowski y diez más. Esa es la imagen mental que cualquier aficionado al fútbol visualiza cuando se le habla de las aspiraciones de Polonia en la Eurocopa 2020. En comparación con el resto de la plantilla, el delantero centro del Bayern de Múnich es el crack que más solo se encuentra de entre todas las selecciones participantes en la cita internacional, un lobo ermitaño con un nivel muy por encima de su conjunto. Es el vigente ganador del premio The Best -máxima distinción individual al decidir France Football que no habría Balón de Oro en el 2020 por culpa de la pandemia del coronavirus- y llegaba al torneo con el objetivo cumplido de pasar a la historia de la Bundesliga: batió el mítico récord Gerd Müller, quien marcó 40 goles en una sola edición del campeonato alemán, sumando una diana más que el legendario ‘Torpedo’. 30, 30, 29, 22, 34 y 41 son las cifras goleadoras que ha alcanzado solo en liga en las últimas seis temporadas. Visto así, parece obvio que situar a Lewandowski en el área rival con un balón es sinónimo de celebración… Pero no es oro todo lo que reluce.

placeholder Lewandowski, en un entrenamiento con Polonia. (Efe)
Lewandowski, en un entrenamiento con Polonia. (Efe)

El capitán y líder absoluto de Polonia completó un partido mediocre en el debut frente a Eslovaquia, la selección con teórico nivel más bajo en el grupo completado por Suecia y España. Lewandowski disparó cinco veces en los 90 minutos que disputó, solo uno fue a puerta (y sin éxito). Además, el delantero realizó cinco controles malos, la peor estadística de toda la selección polaca. Unido a los tambores de guerra eslovacos, que ofrecieron una imagen superior a la que se preveía, y a la mala fortuna para Szczesny (con autogol incluido) el partido terminó con Eslovaquia en lo más alto de la clasificación del grupo E. La tibieza de su estrella se llevó las críticas de la afición, pero la realidad es que Lewandowski mostró su tónica habitual en la fase final de un gran torneo.

El delantero centro del Bayern de Múnich ha acompañado a su selección a cuatro grandes citas internacionales, tres Eurocopas (2012, 2016 y la presente) y un Mundial (2018). Su currículum goleador en estas fases finales se resume en dos tantos en 12 partidos. Cifras totalmente opuestas de las espectaculares marcas con el Bayern o con el Borussia de Dortmund. Por ejemplo, Álvaro Morata, cuya falta de puntería con la Selección está protagonizando el mayor debate en torno a la concentración española, puede presumir de haber conseguido tres goles en cinco encuentros disputados entre dos Eurocopas (2016 y la presente), únicas fases finales que ha jugado.

Foto:  Opinión

Es obvio que comparar las cifras de Lewandowski con las de cualquier otro delantero en torneo internacional tiene un punto de trampa, Polonia es un equipo cuya presencia en grandes citas ya se cuenta como un logro. Sin embargo, es fácil observar la diferencia de poderío goleador del nueve polaco en las fases de clasificación con las fases finales. 24 goles en 30 partidos en las clasificaciones para Mundial, 19 tantos en 20 encuentros en fases previas de las Eurocopas. ¿Cómo se explica que un talismán del gol como él acabe sepultado bajo las expectativas internacionales?

Polonia, más acero que talento

Paulo Sousa llegó a la selección polaca el pasado enero con el objetivo de revitalizar al equipo y de rodear a un talento absoluto como es Lewandowski de la mejor manera posible. El exjugador de Inter de Milán o Juventus de Turín era presentado como una opción exótica, un golpe de efecto tras el despido del polaco Jerzy Brzeczek, a quien se dio la carta de libertad pese a lograr la clasificación a la Eurocopa de este 2021. Las expectativas no se han ido cumpliendo en los meses previos al torneo, donde Polonia ha disputado cinco partidos, acumulando tres empates, una derrota y una victoria. El propio técnico portugués admitió que su plan había fallado frente a Eslovaquia: “Todos estamos decepcionados por cómo perdimos este partido. Es cierto que Robert estuvo solo demasiado tiempo”.

Acorde a la idea de juego de Sousa, la selección polaca esperó hasta el último momento a Arkadiusz Milik, que había sufrido una lesión en el menisco de la rodilla izquierda en la última jornada del campeonato francés defendiendo la camiseta del Olympique de Marsella. Esta baja se unió al del otro gran nombre de Polonia para acompañar a Lewandowski en la punta de ataque, el delantero del Hertha de Berlín Krzysztof Piatek, quien se partió el tobillo hace un mes. Así, el jugador del Bayern actuó como única referencia ofensiva frente a Eslovaquia, dando demasiadas facilidades a la defensa eslovaca para maniatar al ‘nueve’.

Foto: David Alaba celebra con sus compañeros de selección el gol de su equipo. (Reuters)

El viejo conocido del Sevilla, Grzegorz Krychowiak, partía como el eje del centro del campo polaco. Pero la tarjeta roja frente a Eslovaquia obligará a Sousa a improvisar frente a España. Acero puro es todo lo que tiene Polonia para rodear a Lewandowski: Rybus y Klich en la medular, con Jozwiak escorado a banda. La calidad de Piotr Zielinski, la gran estrella del equipo sin contar al delantero del Bayern, pasa a ser un faro para su selección, huérfana de talento y conexión en tres cuartos de cancha. No comenzó con buen pie el polivalente interior del Nápoles la aventura en San Petersburgo.

Pau Torres y Aymeric Laporte se verán las caras con el siempre incómodo de defender delantero polaco. A juzgar por los datos, la mordida de Lewandowski en una fase final de un gran torneo internacional no asusta… Pero ninguna selección quiere tener en frente a un gigante dormido. Nadie sabe cuándo puede despertar.

Eurocopa Robert Lewandowski
El redactor recomienda