La nueva generación dorada inglesa tiene una venganza pendiente contra Luka Modric
  1. Deportes
  2. Fútbol
Croacia les dejó sin final en Rusia

La nueva generación dorada inglesa tiene una venganza pendiente contra Luka Modric

Los 'Three Lions' presentan el grupo con más talento de la última década. Los pupilos de Gareth Southgate quieren dar un golpetazo en la mesa en su debut en la Eurocopa

placeholder Foto: Luka Modric recupera un balón ante Marcus Rashford. (EFE)
Luka Modric recupera un balón ante Marcus Rashford. (EFE)

La selección inglesa presenta este verano la nómina de centrocampistas más talentosos que se le recuerda desde que reuniese a David Beckham, Joe Cole, Paul Scholes, Frank Lampard, Steven Gerrard y Owen Hargreaves en la Eurocopa de 2004 celebrada en Portugal. La nueva camada de jóvenes ilusionantes y maduros que conforma el combinado de los 'Three Lions' ha levantado una expectación extraordinaria entre los aficionados. Algunos creen que están preparados para ganar la Eurocopa. Y no es para menos. El bloque que ya consiguió alcanzar las semifinales del Mundial de Rusia 18, un éxito que no lograba Inglaterra desde el Mundial de Italia 90, quiere ir un paso más allá después de sentar las bases de lo que está viniendo: una nueva generación dorada.

placeholder La selección inglesa celebra un gol de Maguire. (Reuters)
La selección inglesa celebra un gol de Maguire. (Reuters)

El combinado inglés de Gareth Southgate luce el segundo equipo más joven del torneo con una media de 25,2 años de edad. Pero no se dejen engañar por su aspecto tierno e imberbe. Sería caer en un error mayúsculo. La mayoría de brotes frescos como Phil Foden (21 años), Mason Mount (22 años), Jude Bellingham (17 años), Jack Grealish (25 años), Declan Rice (22 años), Jadon Sancho (21 años), Marcus Rashford (23 años) y Buyako Saka (19 años) son pilares competitivos en sus equipos. Es el caso de Foden y Mount, parte esencial de la columna vertebral de los finalistas de la Champions League, Manchester City y Chelsea. O de Sancho y Bellingham, en el Borussia Dortmund. De hecho, prácticamente todos están acostumbrados a jugar competiciones europeas.

Un torrente de talento en la mediapunta

Con Harry Kane a la cabeza, el arsenal de talento ofensivo que reúne Inglaterra ha hecho que el debate gire en torno a cuántos de estos virtuosos debe alinear Southgate sin que el equipo pierda empaque en el centro del campo ni control del juego. En esa persecución para encontrar la estructura que mejor vertebre al equipo y no deje desprotegido al centrocampista titular (Declan Rice), gana puntos sumarle una pareja de baile (Kalvin Phillips).

"Tenemos un montón de jugadores creativos a los que debemos permitir que sean tan amenazantes para el rival como podamos. Pero si no defendemos bien como equipo, no ganaremos los partidos grandes", Southgate avisaba en marzo a todos los navegantes de la embarcación inglesa. E iba más allá: "Cuando he visto jugar a Francia o Portugal, los últimos campeones de ambos torneos, han sido inteligentes y experimentados. Es algo que debemos añadir a este grupo. Hay muchos futbolistas jóvenes y debemos ayudarles a ganar partidos grandes". La profundidad que maneja el seleccionador en su convocatoria puede ser determinante. Por ejemplo, en el lateral derecho debe decidir entre apostar por el campeón de LaLiga (Kieran Trippier) o el de la Premier League (Kyle Walker). Sin embargo, antes de hablar de cotas altas, los 'Three Lions' deberán enfrentarse a su verdugo en Rusia: Croacia.

placeholder Buyako Saka y Harry Kane en acción. (EFE)
Buyako Saka y Harry Kane en acción. (EFE)

Modric ha calentado la previa

Sin Ivan Rakitic ni Mario Mandzukic tras su retirada del combinado nacional, pero con el mismo estilo de juego, los finalistas del Mundial dirigidos por Zlatko Dalic y capitaneados por Luka Modric serán la prueba del algodón de las aspiraciones inglesas. El duelo no es un partido más. Es una venganza por aquella semifinal que dejó a Inglaterra a las puertas de una final internacional a la que no llega desde 1966. Es el momento de ajustar cuentas.

Por las rencillas que surgieron entre los dos combinados en 2018 cuando los aficionados cantaban "It's coming home" y Modric salió al paso tras vencer. "La gente estaba hablando mucho. Especialmente los periodistas ingleses y los analistas televisivos. Infravaloraron a Croacia y cometieron un grave error. Leímos lo que decían de nosotros y dijimos 'de acuerdo, vamos a ver quién se cansa primero hoy'. Deberían ser más humildes y respetar a sus rivales", declaró el jugador del Real Madrid después del 2-1 que les daba el acceso a la finalísima. Tras ello, Southgate se escudó en 'la falta de humor inglés' por parte croata y redujo todo a un 'malentendido'.

placeholder Modric, tras el pase a la final. (Reuters)
Modric, tras el pase a la final. (Reuters)

Tres años después, las expectativas inglesas no han hecho más que crecer. Y Modric, de nuevo, ha decidido salir al paso en la rueda de prensa previa al partido para poner las cosas en su sitio: "La arrogancia inglesa no está tan relacionada con los jugadores sino con las personas de su entorno, como los periodistas y comentaristas". El capitán balcánico es de los que habla fuera del campo, pero sobre todo, dentro del mismo.

Es el viejo rockero que quiere meter en cintura a un grupo de zagales desacomplejados y que pretenden dar un golpetazo en la mesa desde el día uno. Ya se sabe que los jóvenes no respetan nada. Lo conoce el campeón de Europa con el Chelsea y admirador de Modric, Mason Mount: "Lo sigo desde que jugaba en el Tottenham. Fue muy raro jugar contra él ante el Real Madrid. Lo había visto tanto que hasta me sabía sus movimientos y qué iba a hacer".

placeholder Modric durante la semifinal ante los ingleses. (EFE)
Modric durante la semifinal ante los ingleses. (EFE)

En lo puramente táctico, Croacia insistirá en dominar a Inglaterra desde la posesión de la pelota. Para ello, Modric junto a Marcelo Brozovic y Mateo Kovacic (o Nikola Vlasic) buscarán adueñarse del centro del campo. Y explotar las debilidades estructurales en la sala de máquinas que podría ocasionar que Southgate dejase a Rice solo ante tanto todoterreno balcánico. Y en caso contrario, si Croacia no tuviese la pelota, no dudaría en apostar sus opciones de victoria al contragolpe donde Ante Rebic e Ivan Perisic representan dos torbellinos ofensivos en ambos extremos.

"Ellos juegan en casa, delante de sus periodistas. Están motivados, pero nosotros también. Van a ser ofensivos y agresivos", confesaba Modric al finalizar la rueda de prensa. Otro recadito. A sus 35 años, el inagotable fútbol del Balón de Oro de 2018 se resiste a bajar la persiana del máximo nivel después de una temporada ultraexigente donde ha mantenido con vida al centro del campo del Real Madrid. Este podría ser su último gran torneo internacional con Croacia. ¿Acabará lo nuevo por arrasar a lo viejo? Luka no parece estar por la labor.

Inglaterra Croacia Eurocopa
El redactor recomienda