INICIATIVA DE UNA AGENCIA DE VIAJES

Islandia 'prima' a Inglaterra con un crucero para ver orcas si se van a pique

Lagerbäck motiva a sus 'guerreros' con una frase de Einstein para firmar la mayor hazaña y reeditar la fábula de David y Goliat que su país escribió en la llamada 'Guerra del bacalao'

Foto: La empresa que ofrece la curiosa prima a los ingleses (Foto David Ruiz)
La empresa que ofrece la curiosa prima a los ingleses (Foto David Ruiz)

Islandia está decidida a amargar nuevamente la existencia a su poderoso vecino del sur. Estimulada por la famosa ‘Guerra del bacalao’, que enfrentó a la pequeña nación nórdica con el Reino Unido durante dos décadas del pasado siglo por los derechos de pesca de dicha especie en los caladeros del Atlántico Norte (el acuerdo final fue ampliamente satisfactorio para los primeros), la sorprendente escuadra que dirigen Lars Lagerbäck y Heimir Hallgrimsson aspira a reeditar sobre el césped del Stade de Nice la fábula de David y Goliat que sus mayores lograron llevar a buen puerto en la mesa de negociaciones de las Naciones Unidas a fines de los 70. 

[Islandia firma en Saint Denis una epopeya digna de Halldorsson, su portero-cineasta]

Han pasado 40 años de aquello, pero el espíritu que mueve los corazones del once vikingo se rige por los mismos principios que los de su clase política y su microscópica Armada: orgullo, amor propio, resistencia numantina, sagacidad y un toque de psicología que ayude a encontrar la motivación adecuada y de paso reducir al mínimo la tensión por lo que se avecina. Si frente a Portugal hallaron la inspiración en sus camisetas blancas de ‘Evasión o victoria’, esta vez la han buscado en una frase de Albert Einstein con la que, según confesó el técnico sueco, han concluido todas las charlas que han tenido desde que empezaron a preparar el choque de octavos. “Si no puedes explicar algo es simplemente porque no lo has entendido”. 

[No puede comentar los partidos de Islandia en la tele... porque está en su banquillo]

Lagerbäck, que cada vez que alguien le recuerda la teórica superioridad de sus enemigos en este torneo, suelta como un mantra eso de que “los buenos equipos siempre son fáciles de analizar, pero difíciles de superar”, ha pedido a los 330.000 islandeses que pueblan su solitaria isla que arrimen el hombro para ayudar por todos los medios posibles a los ‘Strákarnir okkar’ (Nuestros Chicos) a dar una nueva vuelta de tuerca a la historia ante el poderoso combinado de Roy Hodgson. Hay quien, como Gudbjartur Jonsson, se ha tomado tal llamamiento al pie de la letra. El gerente de la agencia de viajes y aventuras ‘North Sailing’ regalará a los 23 integrantes de la selección inglesa un crucero con salida desde el puerto de Husavik para hacer avistamientos de orcas como ‘prima’ por caer derrotados ante su equipo nacional. “Les ayudaría a consolar su orgullo herido. ¿Prima por dejarse ganar? ¡Que va! Simplemente somos un pueblo educado y este regalo forma parte de nuestra cultura hospitalaria con quienes nos visitan”, explicaba mientras muestra los 23 ‘vouchers’ con los nombres de los futbolistas sajones, que ya tiene preparados para hacerlos efectivos mañana mismo. ¿Por qué tan rápida esa visita? Jonsson se apresta a dar la explicación. 

Lars Lagerbäck charla con sus jugadores en un entrenamiento en Annecy-le-Vieux, Francia. (EFE)
Lars Lagerbäck charla con sus jugadores en un entrenamiento en Annecy-le-Vieux, Francia. (EFE)

“Porque para los jugadores ingleses será complicado regresar a su país el día después de perder con los nuestros. Imagínese cómo estarán de furiosos 60 millones de aficionados en un lugar donde el fútbol es una religión si pierden con la selección de una pequeña isla de 300.000 habitantes. Así que hemos pensado que lo mejor para ellos sería pasar una jornada tranquila viendo ballenas en una pequeña localidad del norte de Islandia, disfrutando de nuestra hermosa naturaleza y de la buena gente de aquí. Es, sin duda, una compensación perfecta”, dijo.

Si algo tienen claro los pupilos de Lagerbäck es que toda la presión del duelo de octavos que mayor expectación ha despertado (con permiso del Italia-España) estará del lado inglés. “Lo más importante para nosotros es que, pase lo que pase, ya hemos ganado. Son ellos quienes tienen que demostrar su teórica superioridad y que son una gran potencia. Si nos ganan, no habrá grandes titulares porque es lo que todos esperan. Somos conscientes de que probablemente seamos, después de Francia, el equipo del torneo al que más gente apoya aquí. La nuestra es una pequeña nación de la que nadie esperaba nada, así que vamos a hacer todo lo posible para seguir haciendo feliz a toda esa gente que nos apoya e ir un poco más lejos en esta Eurocopa”, sostenía Gylfi Sigurdsson, centrocampista y máximo exponente del actual balompié nórdico. 

En el bando inglés, Rooney admitía la complejidad de un rival que se ha ganado a pulso su condición de ‘matagigantes’ en los dos últimos años, pero que como cada hijo de vecino tiene sus puntos débiles. “Los vi jugar cuando ganaron a Holanda en Amsterdam hace un año y he de reconocer que es un buen equipo, muy bien organizado al que no es nada sencillo generar ocasiones. Es seguro que vamos a tener un partido muy duro. Debemos tratar de imponer un ritmo alto, jugar con mucha rapidez para tratar de agotarles. Eso nos facilitaría el poder convertir las ocasiones que tengamos”, comentó. 

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios