Es noticia
Menú
Terim pasa factura a Turquía, sobre todo al que se atusó el pelo en el gol de Modric
  1. Deportes
  2. Fútbol
el seleccionador turco hará cambios ante españa

Terim pasa factura a Turquía, sobre todo al que se atusó el pelo en el gol de Modric

El seleccionador turco terminó muy contrariado tras la derrota ante Croacia. Su mosqueo se centró especialmente en tres jugadores: Arda, Çalhanoglu y, sobre todo, Ozan Tufan

Foto: Ozan Tufan, tras la derrota de Turquía ante Croacia. (EFE)
Ozan Tufan, tras la derrota de Turquía ante Croacia. (EFE)

La debacle de Turquía ante Croacia trastocó por completo el guión que traían los otomanos a la Eurocopa que se disputa en tierras francesas. Los de Fatih Terim habían echado antes de viajar sus propias cuentas ‘de la vieja’, según las cuales debían sacar un punto frente a los balcánicos y echar el resto ante la República Checa para acabar la primera fase con cuatro puntos, lo que les aseguraría una plaza en los octavos de final. Pero hete aquí que el tropiezo de la primera jornada ha convertido su duelo ante España en una auténtica final para el combinado de la Media Luna. De dar por perdido el envite con el vigente campeón continental, Turquía se ve ahora en la obligación perentoria de rascar algo frente a los de Vicente del Bosque, una escuadra que el estratega otomano considera a otro nivel. “España es una selección extraordinaria. Resulta imposible disputarles la posesión. Es algo que tenemos que aceptar. Trataremos de sorprenderles con nuestras armas”.

[Siga aquí el España-Turquía en directo]

El hombre que cambió la historia del balompié turco ganando una Copa UEFA con el Galatasaray terminó muy contrariado con el equipo por su decepcionante actuación frente a los ajedrezados. Su mosqueo se centró especialmente en tres jugadores: Arda, Çalhanoglu y Ozan Tufan. Si a los dos primeros les recriminó en público su nula aportación a la escuadra durante los 90 minutos, el rapapolvo que echó en privado al volante del Fenerbahçe fue, según cuentan, de época. El motivo: su actitud en la acción que originó el tanto del triunfo balcánico. Las imágenes de televisión cazaron a Tufan atusándose el cabello mientras Modric empalaba el cuero en dirección al marco de Babacan.

Ni que decir tiene que Terim ha hecho la cruz a Tufan y le dejará en el banquillo contra La Roja. El preparador turco tiene in mente hacer una pequeña revolución en su once en busca de mayor mordiente y agresividad, que entiende son necesarias para tener alguna posibilidad de darle la noche a su cualificado enemigo. De esta guisa, Ahmet Calik formaría pareja en el eje de la zaga con Balta, desplazando al exvalencianista Topal al medio campo, donde haría el doble pivote con el cerebro Inan. Yilmaz ocupará el lugar de Cenk Tosun en la punta de lanza. Tanto Arda como Çalhanoglu, sus dos estrellas, se salvan de la quema, aunque el serio toque de atención recibido de parte de su técnico debería servir para que se pongan las pilas frente a los Iniesta, Silva y compañía.

“Arda no ha tenido un año fácil. Se ha pasado mucho tiempo sin jugar, y eso afecta físicamente y también a la cabeza. Ha recibido críticas muy duras. Pese a ello, estoy seguro que lo va a dar todo frente a España. Para él es un partido muy especial”, dijo Terim. El azulgrana habló para UEFA.com sobre el duelo que les medirá esta noche en Niza con los de Del Bosque. “España es favorita, ellos tendrán más la pelota. Vamos a intentar dar lo máximo para lograr un punto. Si podemos hacerlo, nuestras opciones de pasar serán muchas. España es un equipo muy fuerte, pero solamente jugarán con once futbolistas, como nosotros”.

La gran figura otomana reconocía la motivación que supone para él enfrentarse a varios de sus actuales compañeros en el Barça y sus ex del Atlético. “Tengo muchos amigos en la selección española. Es lo bonito del fútbol. En esta época todo el mundo conoce a todos, porque el análisis de vídeo está muy desarrollado, así que no creo que sea ningún tipo de ventaja o desventaja. Lo que sí tenemos claro es que vamos a luchar hasta el final”, señaló.

La única duda que parece albergar el seleccionador otomano está en el hombre que acompañará a Turan y Çalhanoglu en la media punta. A priori, el favorito para entrar en el puesto de Oguzhan Ozyakup es Volkan Sen. Empero, Terim medita jugársela con la gran promesa del fútbol otomano: Emre Mor. El reciente fichaje del Borussia Dortmund se convirtió ante Croacia en el internacional turco más joven en debutar en una Eurocopa, con sus 18 años y 323 días. El caso es que al chaval nacido y formado futbolísticamente en Dinamarca no le pesó lo más mínimo ocupar la plaza de Arda y fue de lo poco salvable de su equipo en los 25 minutos que disputó.

[Turquía entiende ahora el porqué de la suplencia de Arda en el Barcelona]

El inesperado a la par que enorme impacto de este extremo zurdo de tremenda habilidad en la Primera división danesa con el Nordsjaelland alertó a la Federación turca, que aprovechó su ascendencia otomana por parte de padre para convencerle de compartir vestuario con Arda y su séquito. Mor no se lo pensó dos veces y el pasado febrero recibió el pasaporte turco. El 29 de mayo, pocos días antes de formalizar su fichaje por el Dortmund (pagará 9’5 millones de euros a los daneses), se estrenó con la elástica roja turca frente a Macedonia. Su trasvase a uno de los grandes de la Bundesliga supone un salto cualitativo descomunal para un chaval que sólo ha jugado 13 encuentros en la élite del balompié.

Caso de que Terim decida escuchar a su afición, que ayer le pedía a través de diferentes medios de comunicación que sea valiente y saque a la joven perla en el once de inicio ante España, Emre Mor tendría la oportunidad de verse las caras con algunos de sus ídolos madridistas, caso de Sergio Ramos. Merengue de corazón, el pequeño microbio del Dortmund (mide 1’68) aguardó pacientemente a que Modric pasara por la zona mixta después del duelo ante los croatas para retratarse con él.

La debacle de Turquía ante Croacia trastocó por completo el guión que traían los otomanos a la Eurocopa que se disputa en tierras francesas. Los de Fatih Terim habían echado antes de viajar sus propias cuentas ‘de la vieja’, según las cuales debían sacar un punto frente a los balcánicos y echar el resto ante la República Checa para acabar la primera fase con cuatro puntos, lo que les aseguraría una plaza en los octavos de final. Pero hete aquí que el tropiezo de la primera jornada ha convertido su duelo ante España en una auténtica final para el combinado de la Media Luna. De dar por perdido el envite con el vigente campeón continental, Turquía se ve ahora en la obligación perentoria de rascar algo frente a los de Vicente del Bosque, una escuadra que el estratega otomano considera a otro nivel. “España es una selección extraordinaria. Resulta imposible disputarles la posesión. Es algo que tenemos que aceptar. Trataremos de sorprenderles con nuestras armas”.

Vicente del Bosque Arda Turan
El redactor recomienda