silbado y abucheado en el segundo tiempo

Turquía añora al Arda Turan del Atlético y no tiene piedad con su ídolo

El jugador del Barcelona fue permanentemente silbado por los aficionados de Turquía en el segundo tiempo. La estrella otomana se sigue apagando poco a poco

Foto: Arda Turan fue declarado culpable por la afición de Turquía, que censuró nuevamente su juego (Reuters)
Arda Turan fue declarado culpable por la afición de Turquía, que censuró nuevamente su juego (Reuters)

Comenzó mal la Eurocopa y el segundo capítulo fue peor todavía. Turquía se estrenó con derrota ante Croacia -ofreciendo una pobre imagen- y el gran damnificado fue Arda Turan. La gran estrella del combinado otomano se llevó todas las críticas de la dura prensa de su país y de su propia afición. Fue sustituido en el segundo tiempo a la vista de su paupérrimo rendimiento, viéndose obligado a pedir perdón. “No he jugado bien, pido perdón al pueblo turco”, dijo el jugador del Barcelona. En el segundo acto no le fue mejor; España se impuso al combinado del este de Europa y su guía volvió a naufragar. El talentoso futbolista volvió a quedar señalado…

Estaba llamado a liderar a su equipo, pero su luz se ha apagado. La deslumbrante Roja le pasó por encima. Desde que abandonó el Atlético de Madrid dejó de brillar. El segundo tiempo del España-Turquía fue un auténtico suplicio para el jugador, permanentemente silbado y abucheado por los suyos desde que el tercer gol del equipo de Del Bosque apareció en el marcador. No hubo ningún tipo de piedad para el mediocampista, nuevamente desconectado como sucedió en la primera jornada. Se le vio hundido por momentos, llegando a dedicar algún gesto a sus propios seguidores, que la tomaron con él hasta que el árbitro decretó el final del partido.

Tan duro fue lo que vivió Arda Turan en la segunda parte que en cuanto el partido expiró, varios jugadores españoles -los del Barcelona, fundamentalmente- se dirigieron a él para regalarle un reconfortante y sentido abrazo. Hasta los aficionados españoles se solidarizaron con el líder de Turquía; mientras los suyos le masacraban, la animada afición española le dedicaba gritos y cánticos de ánimo. El mundo al revés... La exhibición de España provocó que los enojados turcos se calentaran hasta el extremo con su estandarte. Un referente que nada tiene que ver con aquel que abandonó el Atlético de Madrid. Desde entonces nada ha sido igual para Arda Turan.

Andrés Iniesta anima a Arda Turan tras el partido (Reuters)
Andrés Iniesta anima a Arda Turan tras el partido (Reuters)

Se hartó de correr

Declarado mejor jugador del partido, como no podía ser de otra manera, Andrés Iniesta no perdió la ocasión para dedicar cariñosas palabras a su compañero en el Barcelona. “Es difícil para un jugador vivir en carnes propias los pitidos de tus propios aficionados”, comentó para empezar el mediocampista manchego, reconociendo que “me sabe muy mal porque es un jugador de muchísimo nivel y calidad”. “No tiene que ser fácil para él vivir esta situación”, subrayó, comentando para acabar que “al terminar el partido le he dado ánimos y le he deseado lo mejor para lo que queda por delante. Siempre deseo lo mejor para mis compañeros”.

También salió en su defensa Fatih Terim. El seleccionador de Turquía reconoció que “no me gusta que nuestra propia afición pite a Arda, pues se trata de uno de nuestros futbolistas más importantes. La gente esperaba mucho de él en esta Eurocopa, pero insisto en que estas cosas no deberían pasar”. “Nadie se merece ser tratado así”, sentenció, indicando para finalizar que “la forma en la que nuestros seguidores han protestado centrándose en su figura ha influido en el equipo”.

Harto de sumar kilómetros -de ello informó 'Marca' en su momento- en las piernas a las órdenes del exigente e implacable Simeone, se acomodó con placer en el Barcelona. Hasta el pasado mes de enero -debido a la sanción de la FIFA al club catalán- no pudo estrenarse en partido oficial con la azulgrana, firmando un primer ejercicio decepcionante. Ni rastro del jugador que dio lustre al Atlético de Madrid durante cuatro temporadas. La Eurocopa se presentaba como un buen certamen para que Arda Turan recuperara brillo, pero está sucediendo todo lo contrario.

Arda Turan, como sus compañeros, fue la impotencia personificada ante el poderío de la Roja (EFE)
Arda Turan, como sus compañeros, fue la impotencia personificada ante el poderío de la Roja (EFE)

El cambio de estilo

El Atlético de Madrid se preparaba para afrontar una nueva temporada entre viajes, duras sesiones de entrenamiento y amistosos. Era el verano de 2014 y fue entonces cuando tomó una firme decisión, que ya llevaba tiempo madurando. Arda Turan llegó a la conclusión de que un año después -verano de 2015- debería dar un giro a su carrera y cambiar la camiseta rojiblanca por otra. Con el título de Liga recién ganado, el futbolista consideraba que ya había tocado techo tanto a nivel individual como colectivo. Creía que debe afrontar nuevos retos lejos del Vicente Calderón.

El ahora jugador del Barcelona empezó a deslizar en el vestuario atlético hace dos veranos que afrontaba su última temporada. Hace dos años apareció en escena con fuerza el Manchester United, pero Arda Turan tuvo dudas. No tenía claro que su rol de protagonista principal en el Atlético tuviera continuidad en Old Trafford. Finalmente optó por aplazar su despedida del Vicente Calderón un año, pero dejando claro a sus compañeros cuál era la hoja de ruta marcada: “Me voy dentro de un año, ésta es mi última temporada aquí”. No había marcha atrás posible. Miguel Ángel Gil Marín (consejero delegado) se comprometió a aceptar la mejor oferta que llegara por el jugador al acabar la temporada 2014/2015.

Simeone aceptó sin problemas la marcha de Arda Turan. Lo consideraba más que amortizado. Eran tiempos en los que se avecinaba un nuevo dibujo en el guión del Cholo, un 4-3-3 que dotara al equipo de un talante más atrevido. Un nuevo diseño que por el momento no se ha afianzado con fuerza en el ADN del Atlético de Madrid. Con la salida de Arda Turan, quedó el camino expedito para el aterrizaje de Yannick Carrasco, un puñal por la banda izquierda que en su primera campaña como atlético ha convencido plenamente. Muy pocos en el mundo rojiblanco se acuerdan ya del jugador turco, cuya manera de salir del club no gustó a la masa social.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios