lo dejó en el banquillo junto a paul pogba

Griezmann le hace ver a Deschamps que la Eurocopa no está para experimentar

El delantero del Atlético fue suplente junto a Paul Pogba. Es decir, Deschamps se cargó a sus dos estrellas y acabó ganando en el minuto 90 con los dos en el campo y con un tanto del delantero

Foto: Griezmann celebra su primer gol en la Euro (Peter Powell/EFE/EPA)
Griezmann celebra su primer gol en la Euro (Peter Powell/EFE/EPA)

El partido inaugural de la Eurocopa dejó un buen sabor de boca a todos los que no fueran franceses. En España vimos un partido emocionante, con oportunidades para los dos equipos y que acabó con un golazo de un gran jugador como Dimitri Payet. Pero allí, en el lugar que da cobijo a este torneo, Francia, acabaron molestos con lo que les ofreció sus ‘bleus’. Y el que demostró haber finalizado el debut con peor humor fue Didier Deschamps. Desde el primer momento, se mostró muy descontento con lo que había visto y amenazaba con una variación determinante: quitar del once titular a Paul Pogba y Antoine Griezmann, experimento que no le funcionó en absoluto. Finalmente acabó ganando con un gol del delantero del Atlético y con Pogba en el campo desde la reanudación.

Parecía una locura. ¡Quitar a sus dos mayores estrellas! ¡A dos jugadores por los que se pelearán todos los grandes europeos, que están dispuestos a pagar millonadas por ellos! Era increíble, pero fue real. Deschamps se cargó a los dos en el segundo partido de la anfitriona en su Eurocopa. Ni Pogba ni Griezmann fueron de la partida contra Albania y dejaron sus puestos a dos jovencísimos talentos en los que el seleccionador ha puesto toda su confianza, Anthony Martial y Kingsley Coman, que, por otra parte, son jugadores antagónicos a los que fueron a sustituir.

¿Qué buscaba Deschamps con estos cambios? No es fácil de explicar. Desde que comenzó la concentración de Francia, se vino hablando en el país vecino de la poca implicación que estaba demostrando Pogba. Se decía que apenas se esforzaba en los entrenamientos, que no estaba ejerciendo en absoluto el papel de líder de Francia que, en teoría, le correspondía claramente. Por otra parte, lo de Griezmann venía motivado por algo muy diferente. Deschamps consideraba que el francés estaba mal físicamente, que necesitaba descansar y no se trataría de un castigo, como sí sucede con el jugador de la Juventus. El técnico buscaba darle un toque de atención serio, decirle que no hay nadie en el equipo por encima del entrenador y que si no cumplía su cometido y se lo merecía, no jugaría.

Pogba y Griezmann, en el banquillo (Oliver Weiken/EFE).
Pogba y Griezmann, en el banquillo (Oliver Weiken/EFE).

Pero el castigo sólo se produjo a medias. Me explico: de inicio jugaron Coman y Martial como los dos hombres de bandas derecha e izquierda respectivamente. Sin embargo, el rendimiento de Francia en los primeros 45 minutos fue tan malo, que Deschamps se vio obligado a rectificar en la reanudación. Albania, una de las selecciones más débiles de la Euro, fue superior a Francia. No sufrió prácticamente ni una acción peligrosa, salvo algunos remates de cabeza muy desviados de Olivier Giroud y a través de los balones parados y la valentía de Ledian Memushaj, los albaneses estuvieron cerca del gol. No había juego francés. Lo cual es complicado con un mediocampo formado por Kanté y Matuidi. Deschamps confió únicamente en Payet y no le funcionó.

Tuvo que tirar de Paul Labile Pogba para intentar solucionar un partido que no tenía por qué tener historia. Fue la suya una incorporación más psicológica que táctica. Francia siguió sin jugar a prácticamente nada, pero al menos sí consiguió encerrar a Albania en su propia área. Eso sí, durante esos minutos de dominio abrumador francés, en un contragolpe, Memushaj remató al palo la mejor ocasión del encuentro hasta ese momento, que fue para Albania, por supuesto. Después la tuvo Pogba, lo cual sirvió para levantar la moral de todo el Vélodrome (precioso estadio después de la remodelación, por cierto) y de sus compañeros.

Posteriormente, Deschamps deshizo absolutamente todo lo que había inventado y se cargó a Coman para dar entrada a Griezmann, que tuvo algo más de una hora para descansar. Y lo hizo en el peor momento, porque Coman, cuando no había hecho nada en el primer tiempo, mejoró mucho en el segundo jugando en la izquierda, dando un par de buenos centros gracias a su desborde. Pero da igual, porque Griezmann aprovechó la única que tuvo, lo único que hizo, para marcar de nuevo al final del partido y darle la clasificación a octavos de final a su equipo. Y de paso, reivindicarse ante Deschamps. Pogba, sin embargo, aún tendrá que ganarse el cariño de su entrenador. Ah, y Payet, que no se lució en absoluto, subió su precio un poco más con un gol que cerró el partido.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios