Es noticia
Menú
Euro '92: Vilfort, el inesperado héroe de la 'selección reserva' que emocionó a Europa
  1. Deportes
  2. Fútbol
historia de las eurocopas - SUECIA 1992

Euro '92: Vilfort, el inesperado héroe de la 'selección reserva' que emocionó a Europa

El fútbol está lleno de historia entrañables y emocionantes, pero posiblemente pocas como la de Kim Vilfort, que logró hacer campeón a Dinamarca en nombre de su hija

Foto: Los jugadores daneses hacen una piña con Vilfort tras marcar el segundo gol de la final ante Alemania (FOTO: UEFA).
Los jugadores daneses hacen una piña con Vilfort tras marcar el segundo gol de la final ante Alemania (FOTO: UEFA).

La Eurocopa de 1992 fue, sin duda, una de las más extrañas que se han disputado en la historia, sobre todo por su desenlace. La guerra de los Balcanes y el desmembramiento de la Unión Soviética marcaron por completo el campeonato. Tal y como pasó en las anteriores ediciones, ocho equipos tendrían oportunidad de disputar la fase final, entre los que se encontraba la anfitriona, más Escocia, Francia, Inglaterra, Holanda, Alemania como un solo estado, la selección de la Comunidad de Estados Independientes -creada mientras se estabilizaban las exrepúblicas de la URSS- y Yugoslavia.

Sin embargo, el combinado yugoslavo no llegó a disputar la Eurocopa. La dura guerra que sufrían los Balcanes dio lugar a una sanción que provocó que dicha selección quedara excluida, por lo que Dinamarca fue llamada para ocupar su lugar. Con la gran mayoría de los integrantes del equipo de vacaciones y sin días previos de entrenamiento -además de la ausencia de su mejor jugador, Michael Laudrup, por desaveniencias con el seleccionador-, el equipo escandinavo se vio en el torneo continental, y lo cierto es que su papel no sólo fue digno, sino que pasó a la historia de las Eurocopas por su victoria contra todo pronóstico.

Así fue la Eurocopa de Suecia 1992

El combinado español no logró la clasificación para el torneo sueco. Después de una fase de clasificación más que gris, la derrota por 2 a 0 ante Islandia se convirtió en uno de los momentos más bochornosos de la historia del fútbol nacional. Todo lo contrario que Dinamarca: desde el primer día de torneo, empezó a demostrar ser un combinado capaz de todo. Tras empatar ante Inglaterra y perder con Suecia, una victoria ante Francia le clasificó a semifinales, donde se mediría a una Holanda plena de forma.

Dinamarca se puso hasta dos veces por delante en el marcador ante la ‘oranje’, pero el combinado holandés consiguió igualar el marcador para forzar la prórroga y, más tarde, los penaltis. En la tanda decisiva, los daneses iban a hacer pleno mientras que un fallo del héroe holandés cuatro años atrás, Marco van Basten, iba a clasificar a Dinamarca a la final. En la otra ‘semi’, Alemania iba a responder ante Suecia con goles a las críticas sufridas por su juego a lo largo del torneo, y un tanto de Hassler y dos de Riedle iban a hacer inútiles los dos tanto de Brolin y Anderson, logrando el pase a la final.

Alemania y Dinamarca disputarían el gran partido, una final a todas luces inesperada. El conjunto alemán, a pesar de la mala imagen ofrecida, partía como claro favorito ante una selección a priori menor, que no tenía el potencial del conjunto germano y que se había colado de manera sorprendente en el campeonato y, después, en la final. Pero iba a aparecer un enorme jugador, aunque gran desconocido para el público en general, que se convertiría en el héroe de todo un país: Kim Vilfort.

Así fue la final entre Dinamarca y Alemania

El mítico jugador del Brondby vivió una terrible historia personal. Antes de la Eurocopa, su hija estaba gravemente enferma de leucemía, lo que le hizo negarse a ir al torneo. Pero su mujer le convenció para jugar, aunque el delantero puso la condición de poder estar con su hija en el hospital siempre que no hubiera partido, ya que la ‘cercanía’ entre Suecia y Dinamarca lo permitía. Así lo fue haciendo el jugador, que se convirtió en básico para su equipo, pues partido a partido demostraba ser uno de los baluartes de su selección.

Y la final tenía un hueco de oro reservado para ir. En los primeros minutos de partido, Jensen desnivelaba la balanza a favor del combinado danés con un golazo. Goteborg era testigo de excepción de la sorpresa que se estaba dando en la gran final. Alemania lo siguió intentando, pero Schmeichel salvaba a su equipo. Y, cuando peor lo pasaba Dinamarca, apareció Vilfort para hacer el segundo gol de su selección. Todo el equipo se convirtió en una piña alrededor del jugador danés, que había dado una inesperada victoria a su combinado y que se convirtió en el héroe de todo un país y de gran parte de Europa.

La Eurocopa de 1992 fue, sin duda, una de las más extrañas que se han disputado en la historia, sobre todo por su desenlace. La guerra de los Balcanes y el desmembramiento de la Unión Soviética marcaron por completo el campeonato. Tal y como pasó en las anteriores ediciones, ocho equipos tendrían oportunidad de disputar la fase final, entre los que se encontraba la anfitriona, más Escocia, Francia, Inglaterra, Holanda, Alemania como un solo estado, la selección de la Comunidad de Estados Independientes -creada mientras se estabilizaban las exrepúblicas de la URSS- y Yugoslavia.

Eurocopa Dinamarca Selección de fútbol de Alemania
El redactor recomienda