Del Bosque defiende a unos jugadores que no sabe activar… empezando por Casillas
  1. Deportes
  2. Fútbol
defiende al grupo pese al mal partido

Del Bosque defiende a unos jugadores que no sabe activar… empezando por Casillas

“España no ha entrado en una dinámica negativa. No podemos tener queja de los futbolistas. Tuvimos paciencia, pero no hubo acierto”, subrayó el técnico

Foto: Del Bosque, cariacontecido durante el Eslovaquia-España (AP)
Del Bosque, cariacontecido durante el Eslovaquia-España (AP)

Dio la cara por ellos. España sufrió su primera derrota en los últimos 28 partidos clasificatorios. Desde 2006 no caía. Un partido que volvió a poner de manifiesto que esta Roja no se parece en nada a la que dio gloria a España hasta hace bien poco. El Mundial de Brasil marcó el destino de un equipo insuperable, pero por el momento, y tras lo visto ante Eslovaquia, Del Bosque sigue sin dar con la tecla adecuada para activar y enchufar a los jugadores. En Zilina, las individualidades no resolvieron ante un rival inferior. Casi nadie se salvó.

El seleccionador no tuvo una mala palabra para nadie. Siempre defiende a los suyos, aunque en esta oportunidad más de uno y de dos no estuvieron a la altura deseada. España volvió a defraudar tras un partido en el que no tuvo respuestas frente a una Eslovaquia que se cerró y aprovechó sus escasas ocasiones para sumar los tres puntos. El técnico español movió sus piezas en la segunda parte, pero sin encontrar el mecanismo más adecuado para desactivar a Eslovaquia. Sólo Paco Alcácer vio la luz en una España que no generó el juego esperado ni creó tantas oportunidades como para llevarse el partido.

El seleccionador dejó claro que “España no ha entrado en una dinámica negativa. Ante Macedonia marcamos cinco goles y esta vez hemos merecido un empate por lo menos”, añadiendo sobre Diego Costa, que continúa sin marcar con España -ya son seis partidos los que ha jugado con la Roja-, que “tiene más ganas de nadie de hacer las cosas bien. En fin, no era sencillo jugar ante este rival”.

Del Bosque, como Ancelotti, apuesta por Iker Casillas sin contemplaciones. No atraviesa su mejor momento precisamente, como se pudo apreciar ante Eslovaquia, donde firmó una ‘cantada’ monumental, que puso cuesta arriba el partido para la Roja. Del Bosque le echó un capote a Iker al afirmar que “poco antes nos había salvado. No vi bien el gol desde el banquillo, pero creo que el balón hizo un extraño y engañó a Iker”. Lo cierto es que el debate de la portería de la Roja, como en el caso del Real Madrid, sigue abierto de par en par. Habrá que ver si en Luxemburgo Casillas sigue siendo intocable.

El técnico salmantino siguió con su defensa de la Roja, subrayando que “no hemos fallado, sino que Eslovaquia tuvo virtudes. Ellos se replegaron y aunque pudimos ser más inteligentes a la hora de atacar, dispusimos de ocasiones para marcar. Sin embargo, el guardameta de Eslovaquia estuvo muy bien”.

Del Bosque sí tiene claro que a España “le faltó profundidad. Posiblemente hemos perdido efectividad. En estos casos se dice que hay que abrir el terreno de juego, pero hay una solución muy buena por dentro. A nadie nos gusta perder pero nadie puede acusar que ha habido falta de actitud. Se ha luchado con un buen comportamiento por parte de todos los jugadores. No podemos tener queja de ellos. Tuvimos paciencia, pero no hubo acierto”.

Derrota inesperada de un equipo que continúa sin transmitir las sensaciones que la hizo grande. En Zilina, donde nunca consiguió ganar Eslovaquia como local, la Selección española cayó ante la sorpresa general tras firmar un discreto partido. No mereció tanto castigo la Roja, como también es verdad que por el momento no ha recuperado la magia de antaño. El domingo, en Luxemburgo, Del Bosque y su Roja deben ganar y convenciendo. Lo contrario sería firmar un ridículo como aquel que supuso el final de Javier Clemente, cuando España cayó por 3-2 ante Chipre en una noche de infausto recuerdo.

En septiembre de 1998, España firmó una de sus páginas más decepcionantes de su historia. En partido clasificatorio para la Eurocopa 2000, la Roja de Javier Clemente cayó con estrépito en Chipre. Un equipo prácticamente de aficionados, superó a otro en el que aquella noche jugaron, entre otros, Raúl, Luis Enrique, Morientes, Hierro y Cañizares. Tras 62 partidos, el técnico de Barakaldo dejaba de ser seleccionador nacional, en una época en la que el ambiente que rodeaba al equipo nacional no era el más sano. No sucede lo mismo en estos momentos, pero Del Bosque debe dar un giro a un equipo que tras el desastroso Mundial de Brasil se encuentra en fase de reconstrucción.

Vicente del Bosque Diego Costa Iker Casillas
El redactor recomienda