ASÍ ES EL SECUNDARIO PERFECTO DEL FÚTBOL ESPAÑOL

Toni Grande: "Joder, Vicente, no atacan porque les vale este resultado para clasificarse"

Palabras, las justas. No le hace falta adornarse. Cortito y al pie. Su aval es el trabajo, el saber asumir su papel dentro de un grupo

Foto: Toni Grande: Joder, Vicente, no atacan porque les vale este resultado para clasificarse
Toni Grande: "Joder, Vicente, no atacan porque les vale este resultado para clasificarse"
Palabras, las justas. No le hace falta adornarse. Cortito y al pie. Su aval es el trabajo, el saber asumir su papel dentro de un grupo en un mundo tan complicado y con el ego a flor de piel como es el fútbol actual. El salón de su casa luciría varios Óscar al mejor actor secundario de existir estos premios. Sin duda. En cambio lo que luce son Ligas, Copas de Europa y un Mundial, el que conquistó junto a Del Bosque en Sudáfrica hace dos años. Hablamos de Toni Grande, del perfecto segundo, del hombre que mejor se entiende con el seleccionador español. Una mirada, un gesto basta para que uno y otro se entiendan y pongan en común objetivos y sepan cómo atajar para llegar a ellos.

Chaqueta sobre los hombros, cigarro en una mano, carpeta en la otra. "Vamos Vicente que no llegamos", comenta cualquier día del año en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, lugar en donde uno y otro, junto a Javier Miñano y Paco Jiménez, preparan la forma y el fondo del trabajo de la Selección. Grande siempre ha sabido asumir su papel de segundo. "Más vale ser cabeza de ratón que cola de león". Lo hizo con Fabio Capello, Heynckes y Hiddink como paso previo a convertirse en el segundo de Del Bosque con el que coincidió en el primer equipo blanco y después en el trabajo con la cantera. En su haber, las tres Copas en color conquistadas por el Real Madrid, las últimas, las recientes, una con Heynckes y la otras dos con Del Bosque.

Antes, como jugador pasó por la cantera del Real Madrid antes de ser cedido al Rayo Vallecano, regresar durante cinco temporadas al primer equipo blanco, ser cedido de nuevo al Racing, para terminar jugando tres años en el Granada y otro más en el Palencia antes de colgar las botas en 1978. Dos Ligas y una Copa es su bagaje de un centrocampista que terminó jugando de central.

Al jugador le traslada la sencillez que denotan todos sus actos. Prefiere una caña, un aperitivo, un cigarro en la puerta del vestuario después de un partido de tensión que estar en el punto de atención constante. Maneja códigos, los del vestuario, los de los rivales, mejor incluso que Vicente del Bosque, tal y como se demostró en el pasado Mundial. España se la jugaba ante Chile. Dos a uno a favor, pasan los minutos y la selección de Bielsa, hoy en el Athletic, no atacaba, no buscaba la portería de Casillas pese a la derrota. El seleccionador no entendía lo que pasaba: "¿Pero que pasa? ¿Por qué no atacan?" gritó al aire. "Joder Vicente, les vale este resultado para clasificarse", preludio de la tregua de treinta minutos con los que terminó el España-Chile del Ellis Park de Johannesburgo. Ese es Toni Grande, el hombre fiel.

Del Real Madrid a la Selección: una carrera marcada por el éxito

Estratega, ve los cambios como pocos, escucha al jugador a la hora de ensayar movimientos, jugadores. Encargado del balón parado con la Selección, no tuvo inconveniente de adoptar un saque de esquina que los azulgrana tenían estudiado con Guardiola. La consecuencia, gol de Puyol y paso directo a la final del Mundial. Por eso y por dialogar en lugar de imponer, los jugadores le respetan, con independencia del color.

En su época del Real Madrid fue asumiendo mayor protagonismo según pasaban entrenadores por el banquillo blanco. De no estar a ser imprescindible para Fabio Capello; de hablar y apenas ser escuchado con Heynckes y su soledad, al pleno entendimiento con Del Bosque. La frenética actividad del equipo blanco les obligaba a montar reuniones en cualquier sitio. El favorito, los tiempos muertos de los vuelos de los aviones. Papel, boli y hacer convocatorias y alineaciones, así mataban las muchas horas de viaje que lleva consigo un equipo como el madridista.

Ahora, tal como quedó demostrado con una reciente fotografía de Pablo García en Marca, sigue utilizando la escritura manual. Su libreta le vale para apuntar, para realizar virtuales convocatorias e ir descartando después a los que se quedan en el camino. ¿Cómo? Tachando al aludido, con naturalidad, tal cual es el mejor secundario que ha dado el fútbol español. ¿Lo dudan? Repasen. Tres Champions, cuatro Ligas y una Copa del Mundo.
Eurocopa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios