Es noticia
Menú
Quedarte sin Nochevieja por jugar el partido de tu vida: la gran hazaña del Atlético Mancha Real
  1. Deportes
  2. Fútbol
El premio es jugar con el mítico Athletic

Quedarte sin Nochevieja por jugar el partido de tu vida: la gran hazaña del Atlético Mancha Real

La clasificación del modesto equipo jiennense, único de su división en llegar a dieciseisavos de Copa del Rey, supone un hito impensable para el club y el pequeño municipio

Foto: La plantilla del Atlético Mancha Real explota de júbilo tras eliminar al Granada. (Cedida)
La plantilla del Atlético Mancha Real explota de júbilo tras eliminar al Granada. (Cedida)

Curiosamente, si algo ha mostrado la nueva normalidad es que, en realidad, pocos días se pueden calificar de normales. Pese a todo, la rutina trata de abrirse camino como otrora, al margen de mascarillas, test de antígenos y otras realidades propias de tiempos pandémicos. Un día normal para Óscar Quesada comienza cuando aún queda un buen rato para que se intuya el amanecer en el cielo. A las siete de la mañana empieza su jornada laboral en una fábrica de cocinas de Mancha Real, localidad jiennense de poco más de 10.000 habitantes, y se prolonga hasta las tres de la tarde. En su vuelta a casa, se ducha, come y toma un café para recuperar las energías consumidas en el esfuerzo físico. Una rutina propia de tantos otros trabajadores, si no fuese porque Quesada, cuando el reloj marca las 17:30 de la tarde, ya está sobre el césped del estadio preparado para entrenar durante las siguiente tres horas con el Atlético Mancha Real.

placeholder Óscar Quesada, capitán del equipo. (Cedida)
Óscar Quesada, capitán del equipo. (Cedida)

No obstante, esta jornada de Reyes para el futbolista se puede calificar de numerosas maneras, pero no de normal. A pocos días de cumplir 44 años, Quesada será el capitán del encuentro de dieciseisavos que enfrenta al equipo jiennense contra el Athletic de Bilbao, el club copero por antonomasia, finalista de la competición en las últimas dos ediciones, con 23 trofeos logrados en su siglo y cuarto de historia. Un equipo que apareció casi a la par que el séptimo arte. De hecho, para el veterano jugador, poder disputar este partido es la mejor de las películas, todo un regalo que comparte con el equipo entero y con el propio municipio. “Sin duda, es el partido más importante de nuestra historia”, señala feliz Diego Cobo, presidente del humilde equipo de Mancha Real, recién ascendido a Segunda División RFEF y que, además, posee el logro de ser el único club de esta categoría —de un total de 90 equipos— que ha llegado a colarse en esta ronda copera.

Un hito irrepetible e inolvidable

Ganar al Internacional de Madrid en primera ronda fue una tremenda alegría, pues se trataba de un club de competición superior y mayor presupuesto, que se tradujo en un premio maravilloso: enfrentarse a un equipo de Primera División, el Granada. Era la primera vez que el estadio de La Juventud, pequeño campo con capacidad para 1500 personas, recibía a un equipo de la máxima categoría en competición oficial. Eso sí, para tal espectacular cita, se doblaron las localidades del estadio y, para recibir al Athletic, se espera que se superen los 4000 asientos de aforo. “Ya decíamos que era el partido más importante de nuestra historia cuando nos enfrentamos al Granada, pero no imaginábamos que, en dos semanas, este calificativo se iba a repetir”, añade el presidente.

La expectación no ha dejado de crecer y en las calles de Mancha Real no se habla de otra cosa desde que se produjo el sorteo. Aunque algunos miembros del equipo reconocen que la papeleta con los nombres del Real Madrid o del FC Barcelona eran las deseadas, poder recibir al laureado Athletic es un auténtico sueño. Especialmente feliz con lo que deparó el sorteo está Urko Arroyo, una de las grandes figuras del modesto club blanquiverde. Llegado hace más de un año a la plantilla, el futbolista se formó en las categorías inferiores del equipo vasco, y llegó a debutar con el primer equipo en Liga, de la mano de Javier Clemente, en un encuentro que los bilbaínos perdieron en casa ante el Valencia, hace ya tres lustros. “Para mí el partido de Copa es muy especial. Es el equipo de mi vida, en el que me he formado y he estado doce años, donde me han enseñado los valores que tengo, por lo que será un encuentro muy bonito para mí”, reconoce Arroyo, que agradece el apoyo que ha tenido de la parroquia mancharrealeña desde el mismo día en que llegó al municipio.

placeholder Un pueblo volcado con el equipo. (Cedida)
Un pueblo volcado con el equipo. (Cedida)

Hasta la presente temporada, la presencia del Atlético Mancha Real en la Copa del Rey había sido testimonial, ya que había perdido, en rodas previas, hace más de una década en Ceuta (4-1), y también en agosto de 2016, goleado por el Extremadura (5-0). Gilberto Moreno, un veterano de la prensa deportiva provincial, a cargo de la sección en Diario JAEN, reconoce que es un hecho muy destacable: “Es un equipo fundado en 1984 y que hasta esta temporada no había jugado ninguna eliminatoria de Copa en su campo, por lo que su llegada hasta dieciseisavos de final es muy importante”, reconoce, y recuerda que, aunque el Martos o el Iliturgi hayan disputado la competición, son el Real Jaén y el Linares Deportivo los dos equipos que más presencia han copado siempre en la provincia. De hecho, este último se enfrentó el pasado curso al Sevilla y, esta temporada, al Deportivo Alavés y, ayer mismo, al FC Barcelona.

La preparación del gran día

La llegada de los pupilos de Marcelino García Toral al municipio jiennense se espera como un cometa que viene a romper con la monotonía impuesta por el coronavirus. Elena Martínez es una de las aficionadas que más veces ha visitado La Juventud en los últimos años, y reconoce que el ambiente que se ha despertado los días previos en la localidad es incomparable, con bufandas conmemorativas para la ocasión: “Para el pueblo supone darse a conocer, y también un incentivo económico, ya que se espera que vengan aficionados tanto de la provincia como fuera de ella, y eso repercute en los comercios y la hostelería local. Hay mucha ilusión y ganas de ver cómo un equipo como el nuestro se mide a un ‘primera’ y cómo hacen historia”, asegura.

El balompié, de este modo, sirve también como excusa perfecta para situar un territorio poco conocido en el mapa, que cuenta con gran potencial en la industria maderera. La alcaldesa María del Mar Dávila —una de las personas que más festejó, desde la grada, el triunfo histórico ante el Granada— destaca la enorme hospitalidad de los mancharrealeños, y ya ha preparado la agenda para la llegada de la directiva del Athletic y de su presidente Aitor Elizegi: “Los llevaremos a hacer una visita a una fábrica de aceite para que conozcan nuestra esencia, nuestra agricultura, y vean cómo se hace. Además, el presidente creo que es cocinero, por lo que se quedará encantado", reconoce la regidora.

placeholder El equipo celebró como un hito histórico la eliminación del Granada. (Cedida)
El equipo celebró como un hito histórico la eliminación del Granada. (Cedida)

Si la visita de la comitiva bilbaína va a recibir todo tipo de parabienes, el ambiente que se espera a la hora del partido no tendrá nada que ver. Con el balón rodando sobre el terreno sintético se acaba la hospitalidad. “El estadio donde juega el Mancha Real es pequeño, con la gente muy cerca del césped, donde se vive el fútbol de verdad, ideal para animar a los jugadores de tu equipo y meter presión a los demás. Se vive el fútbol en estado puro”, explica Virgilio Moreno, periodista deportivo en la Cadena Ser jiennense, toda una enciclopedia del fútbol local. Este fue testigo de la derrota de los de Robert Moreno hace unas semanas, y recuerda el ambiente especial que se vivió, con un Granada incapaz de derrotar a los locales, llevados en volandas por el público, pese a alinear a jugadores de la talla de Carlos Bacca, Luis Suárez o Jorge Molina.

Moreno ha cubierto numerosos partidos de los blanquiverdes en su coqueto estadio, tanto en Tercera División como en Segunda División B, y también en la actual 2RFEF. Para el periodista, el club es un ejemplo por la gestión económica que lleva a cabo. Además, y como curiosidad, destaca la capacidad que tiene para hacer comunión con los aficionados con uno de los tesoros más preciados de La Juventud: el bar. “Todo el mundo se queda prendado cuando conoce el bar. Más aún cuando al equipo le ha tocado jugar el domingo al mediodía. La parrillada del sitio es espectacular y, además, esto le permite al club sacar un buen dinero extra”, explica Moreno. No obstante, por motivos de la pandemia, el presidente, con tristeza, asegura que la cantina permanecerá cerrada durante el partido contra los leones. Y es que, si hay algo que esté marcando los días previos a la cita, es la situación sanitaria derivada del covid-19.

El miedo a perderse el partido de sus vidas

Hay partidos que solo se juegan una vez. El Atlético Mancha Real es consciente de que el cuento de hadas que supone su participación en la Copa esta temporada puede no volver a repetirse. El miedo ya no lo produce una hipotética lesión previa, como en los viejos tiempos. Ahora, el pánico reside en que la PCR sea positiva y lleve al jugador a perderse un partido histórico, de los que dan sentido a una carrera modesta, y material para contar, en el futuro, a los nietos. Es por ello que, más que nunca, estos días previos todos los integrantes del equipo están extremando sus movimientos.

Pedro Bolaños, entrenador del equipo, destaca la responsabilidad individual que están teniendo todos los jugadores. Con tan solo 35 años, el mancharrealeño es uno de los preparadores con mayor proyección de la región, un profesional al que le apasiona el deporte rey, que vive por y para ello. “Es un currante, dedica muchas horas al fútbol. No para de formarse, está siempre leyendo y estudiando. Está muy preparado, con suerte podrá vivir del fútbol”, explica Virgilio Moreno. Además, Bolaños sabe lo que es afrontar partidos importantes de Copa para clubes modestos, pues en el invierno de 2012, como jugador del Real Jaén, se enfrentó en Copa contra el Atlético en el Calderón, a la postre campeón del torneo del KO esa temporada, tras vencer en el Bernabéu al diezmado Real Madrid de José Mourinho. Curiosamente, en ese Real Jaén también jugaban Óscar Quesada, Juanma Espinosa y Nando, hoy jugadores del Mancha Real.

placeholder Hoy repetirán una imagen histórica. (Cedida)
Hoy repetirán una imagen histórica. (Cedida)

Muchos jugadores de la plantilla, para evitar cualquier contagio, renunciaron a juntarse con sus familiares en fechas tan señaladas como la Nochevieja e, incluso, ante el crecimiento de la incidencia en el municipio, Bolaños abandonó el mismo durante el fin de semana de año nuevo, para refugiarse en un apartamento costero que posee. Cualquier prevención resulta adecuada para no faltar a una de las citas más importante en sus respectivas trayectorias deportivas. Hasta la fecha, afortunadamente, todos los test que ha realizado el club en los días previos han arrojado un resultado negativo para plantilla y cuerpo técnico, y se han habilitado distintos vestuarios para que los jugadores se cambien. Además, de cara al festejo del partido, el presidente añade que también se están extremando las precauciones: “Tenemos las máximas medidas de seguridad posibles, para que el público venga con la máxima tranquilidad. Es un partido que va a mover mucha gente, por lo que vamos a procurar que no haya acumulaciones en la entrada ni en la salida, y que todo el mundo lleve su mascarilla”, explica Cobo. Al ser un estadio con capacidad inferior a 5000 localidades, no ha de reducir su aforo al 75%.

Un partido vistoso

Tras la excelente imagen mostrada el pasado día 3 con la victoria en Pamplona, con triplete de Sancet, el Athletic llega a Jaén con varios jugadores recién recuperados del coronavirus como Zárraga, Raúl García, Lekue, Unai Núñez y Villalibre (este último no convocado), a las que se ha de sumar la del entrenador, que dio positivo el pasado 29 de diciembre. Marcelino dirigirá al equipo tras acabar su cuarentena. Pese a la gran importancia que los bilbaínos dan a la Copa, se esperan diferentes novedades, apostando por los más jóvenes y aquellos que cuentan con menos apariciones en Liga. Se da por segura la alineación del guardameta Agirrezabala, que cuajó una excelente actuación ante el Real Madrid hace un par de semanas. Es muy probable, además, que los vascos no se sientan solos en La Juventud, ya que existe una decena de peñas del Athletic de Bilbao en toda la provincia jiennense, cuyos miembros, con toda seguridad, querrán ver a su equipo en una plaza desconocida hasta la fecha.

Independientemente de las bajas obligadas y de las rotaciones del rival, en Mancha Real son conscientes de que doblegar a los bilbaínos requerirá de un esfuerzo titánico. “Lo normal es que pase el Athletic, tendremos alguna posibilidad remota, pero vamos a competir, sabemos que no tenemos nada que perder, y lo que queremos es ponérselo difícil y que la gente que vaya a verlo se vaya a su casa contenta de lo que hemos hecho”, asegura el capitán mancharrealeño. También sabe de la dificultad el entrenador que, ante todo, destaca que se vivirá en la localidad una auténtica fiesta del fútbol: “Sabemos que nos visita un histórico de Primera División que se toma muy en serio esta competición, pero estamos ilusionados de sacar el partido adelante", atestigua Bolaños.

placeholder ¿Batirán al Athletic como hicieron con el Granada? (Cedida)
¿Batirán al Athletic como hicieron con el Granada? (Cedida)

Aunque lo que impere al final de los 90 minutos sea el resultado, ninguno de los jugadores blanquiverdes que salte al terreno de juego ni de los aficionados que acudan al campo olvidará el partido más importante de la historia de su equipo. Se vivirá un sueño, y es que los jugadores del Atlético Mancha Real saben que la realidad ha de focalizarse en evitar perder la categoría —actualmente se sitúan decimocuartos, en puestos de descenso a 3RFEF— y que el próximo domingo les visita la UD Melilla. La Copa distrae, como reconoce el entrenador, pero, al mismo tiempo, es imposible no emocionarse y no dejarse llevar por la euforia. ¡Qué mejor regalo de Reyes para todo un pequeño municipio ilusionado con su equipo que plantar cara a Goliat y seguir haciendo historia!

Curiosamente, si algo ha mostrado la nueva normalidad es que, en realidad, pocos días se pueden calificar de normales. Pese a todo, la rutina trata de abrirse camino como otrora, al margen de mascarillas, test de antígenos y otras realidades propias de tiempos pandémicos. Un día normal para Óscar Quesada comienza cuando aún queda un buen rato para que se intuya el amanecer en el cielo. A las siete de la mañana empieza su jornada laboral en una fábrica de cocinas de Mancha Real, localidad jiennense de poco más de 10.000 habitantes, y se prolonga hasta las tres de la tarde. En su vuelta a casa, se ducha, come y toma un café para recuperar las energías consumidas en el esfuerzo físico. Una rutina propia de tantos otros trabajadores, si no fuese porque Quesada, cuando el reloj marca las 17:30 de la tarde, ya está sobre el césped del estadio preparado para entrenar durante las siguiente tres horas con el Atlético Mancha Real.

Real Madrid
El redactor recomienda