Es noticia
Menú
El Barça se salva del desastre en Linares y estará en los octavos de final de la Copa (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Por los pelos

El Barça se salva del desastre en Linares y estará en los octavos de final de la Copa (1-2)

El equipo de Xavi Hernández estuvo 63 minutos por detrás del marcador y sufrió hasta el final del encuentro para pasar de ronda. Dembélé y Ferran Jutglà hicieron los goles culés

Foto: Riqui Puig, señalado, fue sustituido al descanso. (EFE/José Manuel Pedrosa)
Riqui Puig, señalado, fue sustituido al descanso. (EFE/José Manuel Pedrosa)

El Barça evitó un nuevo desastre al lograr remontar al Linares de Primera División RFEF (tercera categoría) a domicilio gracias a los goles de Ousmane Dembélé y Ferran Jutglà en el redebut de Dani Alves. El conjunto de Xavi Hernández estuvo 63 minutos por debajo del marcador después de que Hugo Díaz aprovechase la falta de tensión defensiva azulgrana cuando Riqui Puig y Jordi Alba se quedaron pasmados sin saltar al centro del jugador local, Fran Carnicer, y el delantero se adelantó a Óscar Mingueza en el área pequeña. Al descanso, el técnico catalán dejó a Riqui Puig, Ilias Akhomach y Ronald Araújo (lesionado) en el vestuario al descanso.

Los cambios surtirían efecto. Dembélé, muy implicado, anotó el 1-1 y, después de un gol anulado al Linares por entorpecer la visión de Neto, Ferran Jutglà hizo el tanto de la remontada. En los últimos minutos, el partido se rompió y ambos equipos estrellaron la pelota en la madera. El Barça estará en los octavos de final de la Copa después de superar un partido durísimo.

placeholder Dani Alves fue uno de los mejores jugadores azulgranas en Linares. (EFE/José Manuel Pedrosa)
Dani Alves fue uno de los mejores jugadores azulgranas en Linares. (EFE/José Manuel Pedrosa)

No había espacio para la sorpresa ni para los despistes. No cuando todo Linares hacían de su estadio una caldera y sabes que es a partido único. En el Barça, todos los focos iban dirigidos hacia Dani Alves. A sus 38 años, el veterano brasileño se presentaba (de nuevo) con la camiseta azulgrana en un encuentro donde los azulgranas tenían mucho que perder y poco que ganar y así fue durante 63 minutos en los que el Linares mandó puso al Barça en graves problemas. Con Óscar Mingueza en el centro de la zaga junto a Eric García y Ronald Araújo, Riqui Puig fue la otra gran noticia en el centro del campo, ya que repetía titularidad como ante el Mallorca.

Así las cosas, el conjunto de Xavi Hernández empezaría bien el duelo. A balón parado, Araújo se adelantó a la salida en falso del portero local, Razak, y su potente cabezazo se marcharía fuera. Era el primer aviso de un equipo que necesita victorias, confianza y recuperar la autoestima como el oxígeno. Los culés tocaban y tocaban sin imprimir el ritmo necesario a la posesión que demanda Xavi, pero sus ataques, atropellados, morían en las conducciones a la nada de Jordi Alba, los pases horizontales de Riqui Puig y las aventuras individuales de un Ilias Akhomach obcecado.

El Linares resistió los primeros 15 minutos y se empezó a destapar en ataque. Después de una ocasión clarísima en los pies de Ilias Akhomach tras el pase de caño de Nico González, los locales se estirarían. Ya no se trataba de aguantar los envites de un Barça sin colmillo ni pegada, ahora sería el momento de contragolpear con virulencia. Construyeron con paciencia, se juntaron en la banda izquierda y retrataron la debilidad defensiva culé. Fran Carnicer recibió la pelota, Jordi Alba y Riqui Puig no se aclararon en la banda derecha, discutieron y el jugador local puso un centro magnífico para que Hugo Díaz rematase a placer tras sacudirse la marca de Mingueza.

placeholder Los andaluces saborearon la gloria. (EFE/José Manuel Pedrosa)
Los andaluces saborearon la gloria. (EFE/José Manuel Pedrosa)

Con el local Lolo Guerrero barriendo todo a su paso, las pulsaciones ofensivas del Barça no aumentaron. El equipo catalán fallaba pases sencillos, se quedaba expuesto al contraataque local y acumulaba frustración en el borde del área. Mientras, Riqui Puig, siempre en el ojo del huracán, venía a pedir la pelota con insistencia. El Barça empezaría a tener ocasiones claras. Primero Jordi Alba, luego Riqui Puig y de nuevo Jordi Alba tras un gran centro de Dani Alves… todas con resultado idéntico: sin acierto.

Los señalados al descanso

Al descanso, los visitantes solo habían disparado una vez entre los tres palos y Xavi Hernández decidió mover ficha. Gerard Piqué, Ousmane Dembélé y Frenkie de Jong entraron en el lugar de Ronald Araújo, Riqui Puig e Ilias Akhomach. A la vuelta de vestuarios, el Barça dividiría la atención defensiva del Linares entre las dos bandas gracias a la entrada de Ousmane Dembélé. El francés la pidió, encaró y dotó a su equipo de amplitud y velocidad en banda hasta rebasar el sistema defensivo local. Carnicer, el encargado de seguirle, no podía frenarle y el técnico local, Alberto González, realizó un doble cambio: Migue Marín y Cristian Carracedo por Carnicer y Meléndez. El recién entrado Marín probaría fortuna y Dembélé también lo intentaría de cabeza.

Foto: Laporta tuerce el gesto durante una rueda de prensa tras la salida de Leo Messi. (EFE/Alejandro García)

El Barça no podía dañar al rival y, sin embargo, su adversario daba sensación de poder anotar el 2-0 en cualquier momento. La presión asfixiaba a los de Xavi Hernández y el mejor de los azulgranas era Dani Alves, mucho más presente en posiciones interiores que por banda, donde dejaba todo el carril a Dembélé. En una de esas acciones iniciadas por el brasileño, la pelota le llegó al extremo francés, Dembélé le pegó con el interior y el disparo, envenenado por un bote traicionero, se coló por debajo de las manos de Razak. Xavi y Laporta respiraban.

El gol azulgrana dinamitó la solidez local. En apenas dos minutos, primero Ferran Jutglà y luego Nico González tendrían dos buenas ocasiones para remontar el encuentro, pero no estuvieron atinados. Del 2-1 se pasaría al 1-2. Hugo Díaz dejó pasar el cabezazo de Lolo Guerrero para que Neto se zampase el envío. Por suerte para el Barça, el colegiado anuló la acción al entender que afectaba a la visión de Neto y que, por ese motivo, no era válido. A la jugada siguiente, Ferran Jutglà trazó la diagonal y anotó el 1-2.

A partir de ahí, el encuentro enloquecería y Frenkie de Jong, recién entrado, caería lesionado. El Barça, incapaz de controlar el ritmo del partido, cayó en un ida y vuelta constante que casi amarga la noche a los azulgranas. Y es que el Linares tuvo tiempo de aprovechar los desbarajustes defensivos visitantes y estrellar la pelota en el palo tras el disparo de Carracero. Dembélé haría lo propio. Los de Xavi caminarían sobre el alambre sin acabar de salir gravemente heridos, pero sufrieron como siempre.

El Barça evitó un nuevo desastre al lograr remontar al Linares de Primera División RFEF (tercera categoría) a domicilio gracias a los goles de Ousmane Dembélé y Ferran Jutglà en el redebut de Dani Alves. El conjunto de Xavi Hernández estuvo 63 minutos por debajo del marcador después de que Hugo Díaz aprovechase la falta de tensión defensiva azulgrana cuando Riqui Puig y Jordi Alba se quedaron pasmados sin saltar al centro del jugador local, Fran Carnicer, y el delantero se adelantó a Óscar Mingueza en el área pequeña. Al descanso, el técnico catalán dejó a Riqui Puig, Ilias Akhomach y Ronald Araújo (lesionado) en el vestuario al descanso.

FC Barcelona Xavi Hernández Riqui Puig Jordi Alba