El Navalcarnero se gana el derecho a soñar: pasa a octavos tras derrotar al Eibar (3-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Copa del rey

El Navalcarnero se gana el derecho a soñar: pasa a octavos tras derrotar al Eibar (3-1)

El equipo de Segunda División B se carga a todo un primera como es el equipo de Mendilibar. Esnáider, con dos goles, héroe de los locales en el pase de ronda

placeholder Foto: Esnáider, doble goleador de la jornada. (EFE)
Esnáider, doble goleador de la jornada. (EFE)

El Navalcarnero se ganó el derecho a convertirse en la gran revelación de la presente edición de la Copa del Rey tras remontar al Eibar, con un gol de Jaimez y dos de Juan Esnáider, y lograr de esta manera el pase a los octavos de final de la competición con un 3-1 en el marcador final. Volvía el cuadro vasco a la Comunidad de Madrid días después de coquetear con un estrepitoso fracaso ante Las Rozas, equipo al que tuvo que vencer por 3-4 en la prórroga pese a llegar a ponerse 0-3 arriba.

placeholder La fiesta del Navalcarnero con su afición. (EFE)
La fiesta del Navalcarnero con su afición. (EFE)

El revés no sirvió para noquear a los madrileños, que se repusieron rápido. Después de que Fran Pérez probara de nuevo a Joel, el colegiado señaló penalti por posible mano de Cubero en el área. Si la confianza se mide por acciones concretas, basta con ver el golpeo de Jaimez sin carrerilla y a la base del palo para saber que el anfitrión iba en serio. Pese a ello, los instantes previos al descanso fueron armeros. Pedro León y Kevin Rodrigues probaron con impactos lejanos que rozaron el palo, Muto tanteó a Néstor e Inui se quedó con la miel en los labios cuando Alonso le quitó de las botas un remate a placer.

De los vestuarios asomó el Eibar con tres rostros nuevos. Pero la voluntad era monopolio de los navalcarnereños; inquietantes hasta que un centro preciso de Mario García lo cabeceó imperial, y solo, Esnáider mientras los defensores se miraban incrédulos unos a otros buscando culpables del desajuste. Fue la misma cara que les se quedó a todos poco después cuando el propio ariete, también sin oposición, transformó el tercero esta vez con el pie y tras asistencia de Alonso. La diana se convirtió en el pellizco que necesitaba el Navalcarnero para ser consciente de que su gesta, lejos de ser un sueño, es muy real y sigue viva.

Copa del Rey Eibar CF
El redactor recomienda