derrota por 2-1 ante el levante

La decepción de Coutinho dentro de la chapuza del Barcelona

Lo mejor del partido ante el Levante para el Barcelona fue el resultado. Un 2-1 gracias a un penalti marcado por Coutinho en los últimos minutos. A pesar de eso, el brasileño estuvo mal

Foto: Coutinho marcó de penalti, pero volvió a decepcionar. (Reuters)
Coutinho marcó de penalti, pero volvió a decepcionar. (Reuters)

El gol de penalti de última hora de Coutinho mete al FC Barcelona en la eliminatoria (2-1), pero no maquilla la chapuza. El conjunto azulgrana naufragó ante el Levante y podría haber sido peor si Cillessen no hubiera sido el mejor. Que al Barça el título que le hace menos ilusión es la Copa del Rey se explica teniendo en cuenta que han ganado las últimas cuatro consecutivas y que la gran obsesión es la Champions, pero el rapapolvo en el Ciudad de Valencia no es de recibo.

Valverde se había dejado en Barcelona a Messi, Luis Suárez, Rakitic, Piqué y Jordi Alba, y fue aplaudido porque la temporada pasada el equipo llegó fundido a primavera, pero el técnico desde luego no se podía esperar que a los 18 minutos ya fueran perdiendo 2-0. Los culés salieron dormidos, anestesiados; la defensa formada por Semedo, el debutante Murillo, Chumi y Miranda fue un flan, así que Valverde metió mano sin pudor y tras el descanso introdujo a Sergi Roberto por Miranda en el lateral izquierdo y en el minuto 58 a Lenglet por Chumi. No resultaba lo más estético meter a dos defensas teniendo en cuenta el marcador, pero era tal el desbarajuste que el Txingurri prefirió ser práctico, porque veía el 3-0 más cerca que la remontada. Los del filial no estuvieron finos, es cierto, pero no se les puede echar la culpa cuando sobre el terreno de juego estaban compañeros como Busquets, Vidal, Dembélé, Malcom y el fichaje más caro de la historia de la entidad: Coutinho.

Borja Mayoral marcó el segundo gol del Levante. (Reuters)
Borja Mayoral marcó el segundo gol del Levante. (Reuters)

Coutinho está tocado

El brasileño debía reivindicarse ante el Levante después de tres partidos consecutivos siendo suplente en Liga y con Dembélé comiéndole la tostada. Hasta Jon Aspiazu, el segundo de Valverde, que suele ser muy comedido en sus declaraciones, le mandó un recadito en Gol antes de que comenzara el encuentro: "Es verdad que Coutinho no está en estos momentos al nivel de la pasada temporada y que Dembélé le ha pasado un poquito por encima". Coutinho tenía la oportunidad de rebelarse, pero se le vio hundido, desconectado y muy impreciso. Un desastre, vamos. Hubo incluso una jugada en la segunda parte en la que sus compañeros pidieron penalti tras ser derribado en el área y él ni levantó la vista. Resultó evidente que anímicamente el brasileño está muy tocado. No era que no quisiera, sino que no le salía nada. Una sombra de sí mismo.

Ni siquiera sonrió cuando marcó en el 83’ el gol de penalti tras una buena jugada de Denis Suárez, que había salido en el 67’ por el intrascendente Malcom. Un gol que vale su peso en oro cuando todavía quedan 90 minutos en el Camp Nou, aunque no le puede servir de ninguna de las maneras de consuelo. Valverde habrá tomado nota y la situación es delicada, porque Coutinho costó nada menos que 160 millones de euros, pero se ha ido desinflando hasta convertirse en prescindible y su deber es recuperarle para la causa.

Coutinho marcó el penalti provocado por Denis Suárez. (EFE)
Coutinho marcó el penalti provocado por Denis Suárez. (EFE)

"Cuando no estaba jugando Dembélé todo el mundo me preguntaba por él, que si salía antes o no", dijo Valverde en rueda de prensa cuando le preguntaron por el brasileño. "Lo que tienen que hacer los jugadores es trabajar para revertir la situación. Si no está contento, que luche, es un grandísimo jugador que nos da y nos dará mucho. Puntualmente, uno está entrando más que otro, pero los primeros que lo tienen que buscar son ellos en el campo".

Además, había otras vías abiertas que el encuentro ante el Levante podía ayudar a cerrar. Con Munir en la rampa de salida, tal y como confirmó el técnico en la previa, Luis Suárez no tiene sustituto y para Dembélé era la primera prueba. El francés, como sus compañeros en ataque, suspendió, y en la segunda parte Cillessen fue clave en dos acciones ante Mayoral y Morales que podrían haber sentenciado la eliminatoria. Al final, la mejor noticia para el Barça fue el resultado, porque el partido fue horrible.

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios