una historia que no tiene final

La grada pita el himno nacional mientras Puigdemont mantiene la compostura

Como era de esperar, la afición azulgrana aprovechó la ocasión para mostrar su rechazo al himno nacional y lucir numerosas esteladas en la grada del Calderón, una imagen ya habitual

Foto: Carles Puigdemont, Íñigo Méndez de Vigo y el rey Felipe VI en el palco del Calderón. (Cordon Press)
Carles Puigdemont, Íñigo Méndez de Vigo y el rey Felipe VI en el palco del Calderón. (Cordon Press)

Prácticamente nadie se acordó de ellos durante los días previos a la final de la Copa del Rey, pero quienes no olvidaron fueron los aficionados del Fútbol Club Barcelona. Los pitos al himno y, por consiguiente, al rey Felipe VI, hicieron de nuevo acto de presencia en el Vicente Calderón y de manera ensordecedora. La polémica de siempre, la de las cuatro últimas finales del torneo del KO, las mismas que ha jugado de manera consecutiva el club azulgrana. Delante del presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, la zona de la grada culé mostró una vez más su rechazo al himno.

Igual que hace un años Artur Mas esbozó una pícara sonrisa a la vista de tremenda música de viento, esta vez Puigdemont se mostró serio en todo momento, con total respeto. Junto a Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte, el presidente de la Generalitat apenas movió un músculo del rostro. Antes de que comenzaran a escucharse los acordes del himno, ya empezaron a sonar los primeros silbidos, que se intensificaron cuando sonó la marcha. De manera unánime en la zona de aficionados del Barcelona, pues también del otro lado del estadio surgió la música de viento.

Así ha sido la pitada al himno de España antes de la final de Copa del Rey entre el Barcelona y el Alavés

La situación, como decimos, no es nueva. Durante años, partidos de gran relevancia nacional como es una final de Copa han sido aprovechados por la afición del Barça como escenarios para expresar su desagrado hacia España y para mostrar su apoyo a la independencia de su región. Generalmente en el Camp Nou es habitual ver esteladas (la bandera independentista catalana), pero en estas ocasiones, puntuales y especiales, la repercusión aumenta y el sonido de viento hace lo propio.

En España no se ha establecido ningún protocolo especial que desplegar en estos casos. Los que realizan tales acciones están amparados por el derecho a la libertad de expresión y las autoridades no tienen legitimidad alguna para actuar en consecuencia y así evitar los abucheos al rey y al himno nacional. Incluso en España no es ilegal la exhibición de la bandera estelada. Esto mismo no lo entendió en su momento la UEFA, ya que decidió multar hasta en dos ocasiones al Barcelona por la exhibición de esa insignia durante partidos de la Champions League de esta misma temporada.

El Barça, a través de su directiva, ha sido siempre cercano al proceso de independencia de Cataluña, lo cual ha ocurrido de manera constante y activa en los últimos años, ya desde que Joan Laporta presidía el club, puesto que dejó en junio de 2010. El club se adhirió recientemente al pacto por el derecho a decidir, lo cual no les convierte, según el propio club, en un apoyo directo a la independencia catalana.

Mientras el lado azulgrana pitaba al himno, el lado vitoriano disfrutaba de una oportunidad única de encontrarse en una final de la Copa del Rey. Pese a pertenecer a Euskadi, la provincia de Álava ha sido históricamente la que más lejos se ha mostrado siempre del independentismo vasco. Sin embargo, también una importante parte de la masa social del equipo vasco silbó el himno nacional.

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios