GOLEARON AL VILLANOVENSE EN LA VUELTA

El Barcelona usa la Copa como terapia para Sandro y Munir

A pesar del 0-0 de la ida, el partido no tuvo mucha historia. Es más, lo más destacado fue la buena actuación de la pareja Sandro-Munir y la decisión de Luis Enrique de acabar con diez jugadores

Foto:

A pesar del actual Barcelona y de defender título, la eliminatoria llegó al Camp Nou completamente abierta. No en vano, en la ida las ganas las puso el Villanovense y la apatía los canteranos del conjunto azulgrana. La vuelta no fue una fiesta, es más, el resultado fue abultado (6-1) aunque la afición no presenció un partido divertido sino una eliminatoria que sirvió para levantar el ánimo de Sandro (firmó un hat-trick) y de Munir (vio portería un par de veces). El actual formato de la Copa del Rey da para esto y poco más. En frente, el Villanovense no se arrugó, templó como pudo los nervios de un escenario como es el Camp Nou y dio una imagen más que digna.

La primera parte del Barcelona se puede resumir en un par de palabras: gol y sentencia. Se auguraba un paseo militar del actual campeón de Copa y aunque no fue tan tajante, el conjunto azulgrana se encontró con muchas facilidades… y un par de regalos de Fuentes. No tardaron mucho en abrir la lata -tres minutos- y el encargado fue un jugador que vuelve a sentirse importante. La confianza que atesora Alves actualmente se vio plasmada en el bello tanto que inició la goleada: sin presión alguna, golpeó a las primeras de cambio con la derecha a media altura a una distancia de 35 metros. Fuentes la tocó, pero con la mano blanda.

Mediada la primera parte, el portero del Villanovense volvió a tener un desafortunado y generoso gesto con su rival: jugó en corto y dio el pase de la muerte, en este caso de suicidio más bien, a Sandro. El canterano no desaprovechó el regalo para poner fin a una sequía que duraba más de un año: la última vez que firmó un gol corría el mes de noviembre de 2014 y el escenario fue el mismo, la Copa, aunque el rival era el Huesca. Sandro recordó que, cuando la pólvora está mojada, no hay mejor medicina para un delantero que ver portería. Y eso fue lo que sucedió diez minutos después cuando Aitor le filtró un pase entrelíneas que aprovechó con un desmarque perfecto. Sandro había despertado definitivamente de su letargo batiendo a Fuentes por bajo.

Antes del descanso, el Barcelona había dejado la eliminatoria prácticamente sentenciada en un primer tiempo carente de diversión. Es más, la tensión la puso el Villanovense con un golazo. Parecía que era la noche de las grandes dianas. Cuando el tercer tanto azulgrana no había llegado, Guarnido no se lo pensó y envió un balón cruzado al fondo de las redes gracias a un derechazo que fue directo a la escuadra. La mala noticia es que, dos minutos después, apareció Sandro por segunda vez. A pesar de ello, la imagen del Villanovense era buena puesto que el conjunto extremeño, muy digno, dio la cara igual que sucedió en la ida.

No se arrugó en la primera parte y tampoco lo hizo en la segunda… a pesar de que Fuentes recogió el balón tres veces más del fondo de sus redes. El Barcelona bajó sus revoluciones porque se vio superior y sabía que la eliminatoria estaba sentenciada. Así las cosas, lo más lógico era que las diferencias en el marcador aumentaran con el paso del tiempo y la aparición de la pareja formada por Munir y Sandro. Éste redondeó su noche firmando el tercero con un rechace que se encontró en el área pequeña y que le sirvió para colocar el balón con la izquierda en la escuadra derecha. No tuvo suficiente y se adornó en el segundo de su amigo Munir: suya fue la asistencia de tacón preludio del segundo del madrileño. Antes, se había resarcido rematando de cabeza soberbiamente un centro desde la izquierda de Mathieu.

Lo cierto es que los habituales emplearon el partido para cubrir el expediente, pero los canteranos estaban obligados a justificar por qué Luis Enrique les había elegido. Sandro y Munir tenían cuentas pendientes y urgentes con la portería; empezaban a ser llamativas las oportunidades con las que contaban sin que pareciera que se las habían ganado. Ambos se reencontraron con el gol, la única forma para un delantero de ver la luz al final del túnel. Y es que al Barça, la Copa del Rey le sirvió para acabar con diez jugadores (Luis Enrique decidió no sustituir al lesionado Mathieu a pesar de tener dos cambios disponibles) y como terapia para elevar el ánimo de dos canteranos como Sandro y Munir, conscientes de que las expectativas que hay sobre ellos son altas. Es lo mínimo teniendo en cuenta el excelso momento que vive el Barcelona.

Ficha técnica

FC Barcelona: Masip; Dani Alves (Gumbau, min.46), Bartra, Vermaelen, Mathieu, Mascherano, Samper, Adriano, Aitor, Sandro y Munir.

Villanovense: Fuentes; Trinidad, Súper, Cubi, Tapia, Elías, Pajuelo, Jairo Caballero (Moraga, min.58), Juanjo (Curro, min.65), Anxo y Juanfran (Casi, min.77).

Goles: 1-0, m.4: Dani Alves. 2-0, m.21: Sandro. 2-1, m.29: Juanfran. 3-1, m.31: Sandro. 4-1, m.51: Munir. 5-1, m.69: Sandro. 6-1, m.76: Munir.

Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró tarjeta a amarilla a Trinidad (min.32), Elías (min.41) y Mascherano (min.44).

Incidencias: Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou ante 67.703 espectadores, unos 3.000 seguidores del Villanovense. El encuentro fue declarado por el club azulgrana como 'Día el socio solidario', una iniciativa a través de la cual los socios culés cedían gratuitamente su localidad a diversas entidades sociales.

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios