La justicia de la final queda en manos del árbitro ‘antisistema’ que enamoró a Mou
  1. Deportes
  2. Fútbol
mateu lahoz, protagonista en mestalla

La justicia de la final queda en manos del árbitro ‘antisistema’ que enamoró a Mou

El peculiar método de arbitrar de Mateu Lahoz hizo que surgieran defensores y detractores a la par. Mou siempre alabó al colegiado de la gran final de la Copa

Foto: Mateu Lahoz, durante un Málaga-Barcelona
Mateu Lahoz, durante un Málaga-Barcelona

En el vestuario blaugrana no cayó excesivamente bien la noticia, mientras en Valdebebas sucedió todo lo contrario. En cualquier Clásico, y más si se trata de una final, la figura del árbitro es colocada bajo una enorme lupa para que todo el mundo opine. Cuando se hizo oficial que sería Mateu Lahozel colegiado encargado de impartir justicia, el bando blaugrana torció el gesto, mientras en el vestuario blanco sucedió todo lo contrario. En una palabra, ya es protagonista antes de que comience la gran final de la Copa del Rey.

"Mateu Lahoz siempre me ha gustado. A su manera, es un árbitro diferente", dijo Casillas el martes, poniendo de relieve el sentir general del Real Madrid. El valenciano es un colegiado ‘anti-sistema’, un hombre que en los últimos años ha alumbrado un estilo de arbitraje alabado por muchos y censurado por otros. Un libreto que en el Comité Técnico de Árbitros no ha gustado durante largo tiempo, aunque el valenciano ha evolucionado; sus actuaciones siguen teniendo su sello particular, pero ya no es tan criticado como antes por sus superiores.

Mateu Lahoz aplica un método que le ha granjeado un pelotón de críticos. En sus primeros años dejaba jugar al límite. Incluso más allá. Esa peculiar manera de arbitrar fue criticada abiertamente por su propio colectivo. Empezando por Victoriano Sánchez Armonio (Presidente del Comité Técnico de Árbitros), que en una entrevista concedida a El Confidencial llegó a afirmar que “Mateu Lahoz no puede pitar lo que le dé la gana”.

placeholder

Durante años, el colegiado de la final de la Copa del Rey fue observado minuciosamente. Recibió algunos ‘toques’ de atención por dejar jugar con demasiada libertad a los equipos. No es que tardara en meterse en el bolsillo para sacar una tarjeta, es que muchas veces ni señalaba la falta correspondiente. Esa permisividad provocó que muchos futbolistas alabaran ese estilo diferente, al mismo tiempo que otros tantos censuraban a Mateu por lo mismo. Mientras, Sánchez Arminio hacía muecas de desaprobación cuando veía en acción al colegiado.

Con el paso del tiempo, el árbitro internacional fue moderando ese estilo tan especial, cargado de ‘libertad’… Fue utilizando más el silbato y, de esta manera, Sánchez Arminio respiró tranquilo. El presidente del CTA siempre reconoció en que “me gusta su manera de arbitrar”, al mismo tiempo que criticaba que en muchas ocasiones no empleabalas tarjetas a tiempo, perjudicando y beneficiando a la par a los contendientes.

Cuando Mourinho entró en escena para hablar de Mateu Lahoz, su popularidad se disparó todavía más. El entrenador portugués declaró su admiración hacia el colegiado valenciano al decir que “es fantástico, su filosofía me gusta mucho porque no le gustan los artistas de la piscina". Esta frase caló de verdad, pues el entonces técnico del Real Madrid apuntaba claramente a los jugadores del Barcelona al emplear la palabra ‘piscina’. Mientras, en el Camp Nou y alrededores crecía el recelo hacia el valenciano. Las palabras de Mourinho ‘calentaron’ todavía más a Sánchez Arminio, que llegó a decir que “las declaraciones de Mourinho han perjudicado a Mateu Lahoz; quizás ha visto cosas fuera de lo normal y le han llevado a creerse cosas que no deben ser”.

placeholder

Ese estilo intransferible de Mateu Lahoz provoca que haya menos interrupciones en el juego. Los partidos son más largos porque el valenciano no es dado a cortar los partidos a la mínima. Precisamente eso es lo que preocupa en el vestuario azulgrana, que pueda permitir un exceso de ímpetu por parte del Real Madrid. Xavi Hernández comentó después de un partido que “Mateu Lahoz te acaba desquiciando”, quedando al descubierto, por si había dudas, el recelo que despierta este colegiado en el Camp Nou.

Tito Vilanova dijo en su día que “Mateu Lahoz me tiene desconcertado", para confirmar lo que ya se sabía. Deconcertante o no, se trata de un colegiado muy dialogante. Si surge alguna palabra fuerte, sin insulto por medio, no ataja el asunto sacando una tarjeta del bolsillo. Mateu Lahoz discute cuando toda y de su boca puede salir alguna palabra gruesa en cualquier momento. Siempre, eso sí, sin faltar al respeto al futbolista.

José Mourinho
El redactor recomienda