Es noticia
Menú
Lo de Parejo es más que un zasca: una lección de vida para los prepotentes
  1. Deportes
  2. Fútbol
el villarreal pasa facturas

Lo de Parejo es más que un zasca: una lección de vida para los prepotentes

La gesta del Villarreal es uno de esos Maracanazos que quedarán en la historia del fútbol. La consiguió tras sentirse menospreciado por la falta de respeto del técnico del Bayern

Foto: Dani Parejo celebra el gol del Villarreal en Múnich. (Reuters/Pablo Morano)
Dani Parejo celebra el gol del Villarreal en Múnich. (Reuters/Pablo Morano)

Dani Parejo celebró la gesta de Múnich como se hacía en los viejos tiempos. No solo cuenta a quién has ganado y cómo lo has conseguido. Hay que sacar la rabia que llevas dentro y restregarle al rival la prepotencia. Las palabras del jugador del Villarreal contra Julian Nagelsmann no son exageradas, aunque estén subidas de tono. Más bien hacen justicia a la falta de respeto y humildad que tuvo el entrenador del Bayern de Múnich durante toda la eliminatoria. Que el Villarreal es un equipo modesto y no era el favorito estaba perfectamente asumido por todos. También por Unai Emery y sus jugadores, pero tener que escuchar que el técnico alemán quería un K.O. en el partido de ida, que después hablara de la mala suerte y justifique la eliminación, volviendo a hacer de menos al estilo conservador y las pérdidas de tiempo del Villarreal no es para dejarlo pasar.

Emery, pero sobre todo Parejo, ponen en su sitio a Nagelsmann. Un entrenador joven (34 años) que ha cometido el pecado de hablar antes de tiempo y subestimar el potencial del Villarreal. Probablemente, haya aprendido una lección y no lo vuelva a hacer. No es el primer caso de un profesional que comete el error de despreciar al rival y se lleva una sorpresa. Pero lo que le ha sucedido al Bayern de Múnich es duro. Uno de esos Maracanazos que pasarán a la historia del fútbol y quedará como una mancha negra para el todopoderoso Bayern de Múnich. El modesto Villarreal eliminó al equipo alemán contra todo pronóstico. Fue mejor en el partido de ida disputado en el estadio de La Cerámica y supo competir y contrarrestar al equipo de Nagelsmann en el Allianz Arena.

placeholder Los jugadores del Villarreal celebran la clasificación a semifinales en el Allianz Arena.
Los jugadores del Villarreal celebran la clasificación a semifinales en el Allianz Arena.

El zasca de Dani Parejo está justificado. No vale solo con ganar y dejarlo pasar. En el deporte de alta competición hay que ser prudentes y respetuosos. Nagelsmann ha sido un charlatán y aprende una lección de vida. Nunca desprecies al oponente y no lo hagas en público porque el efecto es contrario al que buscas. Lo haces más fuerte y provocas en él un estado de ánimo en el que multiplica su coraje, orgullo y talento. Porque el Villarreal también demuestra, como se vio en la acción vertical de la jugada del gol de Chukwueze, que gana por calidad. También lo hizo en la segunda parte contra la Juventus en Turín.

El recado de Unai Emery

Dani Parejo no se ha querido morder la lengua y pasa factura a la arrogancia del entrenador del Bayern de Múnich. Julian Nagelsmann no estuvo acertado con el diagnóstico que hizo de la eliminatoria. Habló de dejarla sentenciada en el partido de ida. Lo podía haber dicho dentro del vestuario, pero lo hizo en público. Si la intención era motivar a sus jugadores, lo que consiguió es inflamar a los del Villarreal. Emery y sus jugadores no solo han trabajado y estudiado bien los puntos débiles del Bayern. Han tenido un plan y lo han ejecutado a la perfección. Pero hay algo más importante. Han jugado con la vena hinchada. Motivados por la prepotencia del rival.

Foto: Benzema celebra el gol que clasifica al Real Madrid. (Reuters/Juan Medina)

El resultado es histórico y el zasca de Parejo quedará entre las frases célebres de la historia del fútbol. "El entrenador del Bayern nos faltó al respeto, a nosotros y al fútbol y, cuando escupes para arriba, te suele caer". Contundente. Sacó de dentro la rabia que había en la plantilla del Villarreal. "Ellos eran favoritos, pero hay que demostrarlo en el césped. Lo hablamos en el vestuario y fue una pequeña falta de respeto hacia el club y nosotros como jugadores. A dos partidos hemos sido más grandes que el Bayern". No le falta razón a Parejo, dos años más joven que Julian Nagelsmann.

No se trata de celebrar y olvidar. Había ganas de pasar factura en la plantilla del Villarreal y hacer valer su mérito para estar entre los cuatro mejores equipos de Europa. Se lo merecen. Parejo no es políticamente correcto. A Unai Emery también le ha costado quedarse solo en la gesta y obviar el menosprecio del entrenador del Bayern de Múnich. "Hay que respetar las opiniones, pero son totalmente injustas. En la ida fuimos mejores y en la vuelta no hemos perdido el tiempo. Ha sido un partido limpio y jugamos a ganar nuestros tiempos. Yo, el respeto no lo perderé nunca. En la vida hay que ser hombre", es el recado a Nagelsmann. La prepotencia le ha salido muy cara.

Dani Parejo celebró la gesta de Múnich como se hacía en los viejos tiempos. No solo cuenta a quién has ganado y cómo lo has conseguido. Hay que sacar la rabia que llevas dentro y restregarle al rival la prepotencia. Las palabras del jugador del Villarreal contra Julian Nagelsmann no son exageradas, aunque estén subidas de tono. Más bien hacen justicia a la falta de respeto y humildad que tuvo el entrenador del Bayern de Múnich durante toda la eliminatoria. Que el Villarreal es un equipo modesto y no era el favorito estaba perfectamente asumido por todos. También por Unai Emery y sus jugadores, pero tener que escuchar que el técnico alemán quería un K.O. en el partido de ida, que después hablara de la mala suerte y justifique la eliminación, volviendo a hacer de menos al estilo conservador y las pérdidas de tiempo del Villarreal no es para dejarlo pasar.

Dani Parejo