Es noticia
Menú
Al plan de Simeone sólo le faltó un poco más de valentía en ataque
  1. Deportes
  2. Fútbol
Lo mejor y lo peor

Al plan de Simeone sólo le faltó un poco más de valentía en ataque

La eliminatoria se decidirá en la vuelta. El City ha tomado ventaja tras imponerse en el Etihad (1-0) gracias al tanto de De Bruyne. El Atleti confía en su afición para lograr la gesta

Foto: Kevin De Bruyne define ante Jan Oblak. (Reuters/Phil Noble)
Kevin De Bruyne define ante Jan Oblak. (Reuters/Phil Noble)

El Atlético de Madrid sufrió un traspié en su visita al Etihad Stadium (1-0) en la ida de los cuartos de la Champions League. El partido fue cómodo para el equipo de Diego Pablo Simeone hasta la salida de Phil Foden, que lo cambió todo. El sufrimiento colchonero no llegó hasta ese momento. Es más, lograron que el Manchester City no efectuara ningún tiro a puerta durante la primera mitad. Y en todo el encuentro sólo fueron dos.

Los últimos 15 minutos, tras el gol de Kevin De Bruyne, fueron un martirio para los aficionados rojiblancos. Ese asalto del Manchester City recordó al que hizo el Bayern de Múnich de Pep Guardiola en las semifinales de 2016. En aquella ocasión, tras una eliminatoria igualada, fue el Atleti el que se clasificó. Habrá que esperar a la semana que viene para saber quién es el ganador. De la eliminatoria y del debate en torno a los estilos.

placeholder Phil Foden regatea a Kondogbia. (Reuters/Phil Noble)
Phil Foden regatea a Kondogbia. (Reuters/Phil Noble)

Lo mejor | La salida de Foden

El joven inglés revolucionó el partido completamente. El Manchester City había caído en la trampa de Simeone durante casi todo el encuentro. El Atleti fue un equipo sólido atrás. Una mejora defensiva que ha llegado tras la incorporación de Reinildo. La suplencia de Foden sorprendió a los aficionados porque se ha convertido en un jugador prácticamente insustituible para Guardiola. De hecho, el entrenador dijo de él: "Es el jugador con más talento que he visto". Un pase al espacio que sorteó a cuatro defensas dejó solo a Kevin De Bruyne, que sólo tuvo que definir ante la salida de Jan Oblak.

placeholder Pep Guardiola y Diego Pablo Simeone, en la banda del Etihad Stadium. (Reuters/Phil Noble)
Pep Guardiola y Diego Pablo Simeone, en la banda del Etihad Stadium. (Reuters/Phil Noble)

Lo bueno | Hay eliminatoria en la vuelta

La telaraña que tejió Simeone funcionó a las mil maravillas. Por muchos toques que dieron los jugadores del City, y mucha posesión que tuvieron, no parecieron invencibles. Esa sensación de vulnerabilidad es el mejor combustible posible para que el Atleti busque la gesta en el Metropolitano. El apoyo de su afición, la eliminación del valor doble de los goles fuera de casa y la fragilidad defensiva que mostraron los ingleses en los contraataques son claves para pensar que es posible soñar con la remontada. Sólo Foden desarticuló la trampa que el Cholo le había tendido a Guardiola.

placeholder Reinildo levanta los brazos tras derribar a Sterling. (Reuters/Phil Noble)
Reinildo levanta los brazos tras derribar a Sterling. (Reuters/Phil Noble)

Lo normal | Reinildo eleva el nivel de sus compañeros

Es un hecho innegable que la mejoría del Atleti en defensa ha llegado tras la incorporación del mozambiqueño. El equipo está más ordenado y ha regresado a su tónica habitual: no concede espacios atrás. Aunque el juego de pies no es su fuerte, defiende muy bien, gana los duelos, siempre está atento a las coberturas. Y corrige hacia atrás. No es habitual que los fichajes de invierno encajen en los planes de Simeone, pero el Cholo parece que lo tiene claro: Reinildo y diez más.

placeholder Joao Félix se lamenta tras finalizar el encuentro. (EFE/Phil Powell)
Joao Félix se lamenta tras finalizar el encuentro. (EFE/Phil Powell)

Lo malo | Joao Félix estuvo muy solo

El portugués formó de nuevo pareja en ataque con Antoine Griezmann. El Atleti comenzó con un 5-3-2, luego pasó al 5-4-1 y finalmente al 5-5-0. En el inicio del encuentro, todos los balones que los colchoneros sacaron de su área le llegaron a él. Sin embargo, estuvo muy solo, lejos del área y sin compañeros con los que combinar. Jugó en la guerra con balas de fogueo. A la escasa presencia de jugadores rojiblancos a su alrededor, se unió el esfuerzo defensivo del Manchester City. Los ingleses estuvieron especialmente obstinados en la recuperación tras pérdida. Y Joao Félix siempre tuvo a dos o tres rivales encima.

placeholder Antoine Griezmann y Marcos Llorente, tras un disparo del francés. (Reuters/Phil Noble)
Antoine Griezmann y Marcos Llorente, tras un disparo del francés. (Reuters/Phil Noble)

Lo peor | Las escasas ocasiones del Atleti en ataque

Es cierto que el equipo de Simeone contrarrestó a la perfección al de Guardiola hasta la salida de Phil Foden. Y también lo es que, salvo en el inicio de la segunda mitad, el Atleti apenas generó peligro sobre la portería de Ederson. Durante ese tramo, hubo muy buenas transiciones de Marcos Llorente, Griezmann y Joao Félix. De hecho, el tridente se quedó sólo frente a tres defensas del Manchester City en tres ocasiones, aunque no acertaron en el último pase. Este es el plan que tienen que seguir los colchoneros en la vuelta si quieren clasificarse a semifinales: aprovechar la velocidad de sus atacantes para pillar desprevenida a la defensa inglesa. No vale con hacerlo sólo durante diez minutos, sino durante gran parte del partido.

El Atlético de Madrid sufrió un traspié en su visita al Etihad Stadium (1-0) en la ida de los cuartos de la Champions League. El partido fue cómodo para el equipo de Diego Pablo Simeone hasta la salida de Phil Foden, que lo cambió todo. El sufrimiento colchonero no llegó hasta ese momento. Es más, lograron que el Manchester City no efectuara ningún tiro a puerta durante la primera mitad. Y en todo el encuentro sólo fueron dos.

Diego Simeone
El redactor recomienda