El Liverpool abruma al Atlético en una noche negra para los rojiblancos (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Son terceros de grupo

El Liverpool abruma al Atlético en una noche negra para los rojiblancos (2-0)

El conjunto inglés pasó por encima del equipo de Simeone y sentenció el partido en media hora con los goles de Jota y Mané. Felipe, señalado en los dos tantos, terminó expulsado

Foto: Joao Félix se lamenta con el 2-0 del Liverpool. (EFE)
Joao Félix se lamenta con el 2-0 del Liverpool. (EFE)

El Liverpool aplastó al Atlético de Madrid en una exhibición ofensiva que puso patas arriba el plan de Diego Pablo Simeone. Sin un inicio tan arrollador como el vivido en el Wanda Metropolitano, donde el conjunto 'red' ganó por 2-3 tras una gran reacción colchonera, el equipo inglés detectó los principales puntos débiles visitantes y se dedicó a explotarlos sin piedad. Las dudas defensivas de los rojiblancos, superados por la intensidad, agresividad y verticalidad del Liverpool, afloraron con el paso de los minutos y se agravaron cuando Trent Alenxander-Arnold apareció para adueñarse del partido.

placeholder Diogo Jota dio el primer golpe en la mesa. (EFE)
Diogo Jota dio el primer golpe en la mesa. (EFE)

El lateral progresó por la banda derecha sin que Joao Félix le siguiera y a partir de ahí, dibujó el destino de un partido que él trazó a base de centros medidos y pases filtrados. Así fue como llegó el 1-0 de Diogo Jota y el 2-0 de Sadio Mané en la cara de un Felipe Monteiro desconcentrado y endeble que permitió dos remates a bocajarro sin pestañear. Con un 2-0 en contra en tan solo 21 minutos y sin ningún acercamiento ofensivo realmente peligroso, el Atlético se quedó sin opciones. La cosa empeoraría una vez superado el ecuador de la primera parte cuando el propio Felipe cortó un contragolpe de Mané con una falta aparatosa que el colegiado, el neerlandés Danny Makkelie, sancionó con una roja controvertida.

Pudo ser peor porque el Liverpool, con ansias de venganza tras la dolorosa eliminación de la temporada pasada en la explosión goleadora de Marcos Llorente, no pisó el freno en ningún momento y buscó aumentar la distancia en el marcador de Anfield. Sin Antoine Griezmann, Thomas Lemar, Stefan Savic, Marcos Llorente ni Geoffrey Kondogbia en el banquillo, Simeone buscó la reacción hasta agotar los cambios a través de la entrada de Renan Lodi, Héctor Herrera, Mateus Cunha, Sime Vrsaljko y el canterano Javier Serrano, pero tuvo que ser Jan Oblak quien, con toda una segunda parte con diez jugadores, evitase una dolorosa goleada. Al Atlético solo le queda pensar en Milan y Porto.

Lo peor | Joao Félix y Luis Suárez, de brazos cruzados

La tensión defensiva de ambos delanteros rojiblancos brilló por su ausencia. Más allá de cuatro trotes cochineros, el Liverpool la sacó jugando a placer. Ya fuese Van Dijk con conducciones, Matip con pases o Trent Alexander-Arnold con un repertorio de pases y jugadas de talla mundial, el conjunto inglés se encontró con una autopista de diversos carriles para plantarse en campo rival en pocos pases. La presión alta inicial se evaporó y el equipo de Jürgen Klopp se asentó en terreno rojiblanco para no salir nunca más del mismo.

placeholder Ambos terminaron sustituidos. (EFE)
Ambos terminaron sustituidos. (EFE)

Joao Félix puede ser muy bueno, pero aún no es lo suficientemente diferencial como para ir andando en una cita tan importante como la de esta noche. En el 1-0 de Diogo Jota, miró a Alexander-Arnold, le dejó centrar con total libertad y dibujó un centro medido para que el luso anotase el primer tanto del encuentro. En ataque, ni rastro de ambos, puesto que no son los perfiles más ideales para hacer daño al contragolpe. Asfixiaron a sus compañeros sin brindarles opciones lejanas para evadir la angustiante presión pospérdida local y fueron un problema para Simeone.

Lo normal | Alexander-Arnold tiene un guante

El lateral inglés partió desde el costado, pero su influencia en el juego centelleante del Liverpool está a años luz de la que pudiese tener cualquier otro defensor del cuado 'red'. Una vez el balón empezó a rodar, sus funciones fueron las propias del jugador más diferencial en la organización con balón de su equipo. Un centrocampista más. Clave con pases filtrados que superasen la presión, lideró la salida de balón del equipo inglés y fue incontrolable para los de Simeone. No ayudaba a los atléticos que recibiese con tanta libertad a pesar de ser tan determinante con la pelota, pero así fue.

placeholder Alexander-Arnold fue decisivo. (EFE)
Alexander-Arnold fue decisivo. (EFE)

Asistió en los dos goles de su equipo con una precisión clínica y volvió a demostrar a Europa que no existe un lateral más especial que él en estos momentos. Con el talento suficiente para jugar en cualquier posición del centro del campo, el joven inglés percutió una y otra vez por la banda derecha hasta concentrar el mayor foco creativo del Liverpool. Joao Félix no lo seguía, De Paul no llegaba a las ayudas y él se encargaba de bombardear el área con un pie privilegiado.

Lo malo | Felipe, sin nivel

La temporada de Felipe Monteiro está siendo horrible y en Anfield acabó por dinamitar la paciencia de los aficionados colchoneros. Sin capacidad de convertir el área propia en inexpugnable, su rendimiento en comparación al ofrecido por Stefan Savic es demasiado grande. Pecó de desatención defensiva en el 1-0 de Diogo Jota y Sadio Mané le volvió a ganar la tostada en el 2-0. Poco contundente, menos líder de la defensa y... una de las principales razones por las que el Atlético de Madrid perdió un partido vital en sus aspiraciones de estar en octavos de final. No ganó ni un solo duelo mientras estuvo en el campo. La controvertida expulsión adornó una actuación infame.

placeholder Felipe, expulsado por roja directa. (Reuters)
Felipe, expulsado por roja directa. (Reuters)

Lo bueno | El Liverpool está muy por encima

Jürgen Klopp ha construido a uno de los mejores equipos del continente. Una plantilla con una ambición ilimitada que tenía entre ceja y ceja vengarse de la eliminación infligida por los colchoneros hace una temporada; por eso fueron a por más después de anotar un 2-0 que ya significaba colocar suficiente tierra de por medio entre los dos equipos. En ataque funcionaron como un reloj donde todas las piezas sabían qué hacer en cada momento. Los interiores cargaban el área sin parar, los delanteros generaron un quebradero de cabeza en el débil sistema defensivo rojiblanco y la defensa empujó al Atlético hacia su área.

placeholder Klopp celebra el 2-0. (EFE)
Klopp celebra el 2-0. (EFE)

Fantásticos técnicamente, agresivos, verticales y directos, una de las mejores virtudes de los Salah, Mané, Firmino y todo el resto de grandes jugadores del equipo 'red' es su compromiso defensivo. El Liverpool actúa como un todo donde los once futbolistas forman parte de la fase ofensiva, pero nadie desconecta en la defensiva. Presionan como animales y muerden los tobillos como pirañas. No hay nadie con privilegios porque todos se integran a la hora de recuperar la pelota para volver a atacar en pocos segundos.

Lo mejor | Dependen de sí mismos

Era un día importante y el Atlético se vio superado en todas las facetas del juego. Lo más positivo en una noche plagada de errores defensivos colectivos e individuales es que el Atlético de Madrid es tercero con cuatro puntos frente a los cinco del Porto y los de Simeone tienen en su mano estar en los octavos de final. Es lo que ha provocado el empate entre sus máximos rivales en los dos partidos que restan en esta fase de grupo: Porto y Milan.

placeholder Simeone exige más a sus futbolistas. (Reuters)
Simeone exige más a sus futbolistas. (Reuters)

Este grupo ya ha demostrado que puede sobrevivir a situaciones límite donde la gran mayoría de equipos perecerían. Por fortuna, la situación todavía no es tan grave, pero eso pasa por ganar al Milan en un Wanda Metropolitano que deberá presentar el mejor aspecto posible para arropar a los suyos e impulsar a un equipo que se está encontrando en serios aprietos en la fase de grupos. No será fácil, pero los rojiblancos ya saben competir al borde del abismo. No hay mucho más que rescatar en un partido donde Jürgen Klopp superó claramente a Diego Pablo Simeone y el Liverpool abrumó al conjunto madrileño.

Liverpool FC Jürgen Klopp
El redactor recomienda