Pep Guardiola impulsa al City a la primera final de Champions de su historia (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Supera su reto más difícil

Pep Guardiola impulsa al City a la primera final de Champions de su historia (2-0)

El conjunto inglés tumba al PSG gracias al doblete de Mahrez. Los de Pochettino, con Mbappé lesionado, jugaron los últimos 30 minutos con diez por la expulsión de Di María

placeholder Foto: Los jugadores del Manchester City celebran el pase a la final. (Reuters)
Los jugadores del Manchester City celebran el pase a la final. (Reuters)

El Manchester City menos guardiolesco de la temporada ya está en la final de la Champions League. Lo hizo con un doble pivote, priorizando defender el área a tener el balón, renunciando a la posesión en determinados momentos, aprovechando los instintos clave, marcando al contragolpe y entendiendo qué debía hacer en cada momento tras el gol inicial de Mahrez. Los parisinos, sin el lesionado Kylian Mbappé, se quedaron sin amenaza al contragolpe y Neymar Júnior, poco inspirado, sufrió sin su socio favorito en el frente del ataque de los de Mauricio Pochettino. Los ingleses ya saben que estarán en el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul en la primera final de Copa de Europa de Pep Guardiola desde que salió del Barça, ahora ya solo queda saber si les acompañará el Real Madrid o el Chelsea.

placeholder Bjorn Kuipers expulsa a Ángel Di María. (Reuters)
Bjorn Kuipers expulsa a Ángel Di María. (Reuters)

El Manchester City saltó al césped nevado del Etihad con la versión más conservadora de Pep Guardiola. Buscaba guardar la ropa, pero perdía las pinzas. Quería mantener la pelota y la rifaba. Ansiaba robar arriba y le salían de la presión con facilidad. Buscaba que no sucediese nada en los primeros minutos y pasó de todo. Y sin embargo, esto es la Champions League. Una afirmación que, lejos de pontificar, sirve para medir la crueldad de una competición que no entiende de méritos, sino de momentos. Lo sabía Guardiola, eliminado por el Tottenham de Pochettino hace dos temporadas en un terremoto de acciones locas. Así fue como el PSG se encontró por detrás del marcador sin apenas darse cuenta y gozar de las mejores ocasiones al inicio. Primero, un disparo de Neymar Júnior que interceptó John Stones y luego, con un penalti inexistente que desestimó Kuipers tras consular el VAR.

El City controló los momentos clave

Superado el susto inicial, el Manchester City se estiró y se encontró con un gol llovido del cielo. Ederson, de pie milimétrico, detectó el desmarque de Zinchenko al precipicio de la línea del centro del campo en la izquierda y le envío el cuero de campo a campo. El ucraniano armó la jugada con De Bruyne en la frontal, el disparo del belga salió rebotado al impactar en Marquinhos y Mahrez, el más listo de la clase, superó a Keylor Navas. El PSG podía haberse quedado helado, pero fue a por el empate al instante, minimizando el golpe emocional que le habían asestado.

placeholder Neymar trata de tocar de primeras. (Reuters)
Neymar trata de tocar de primeras. (Reuters)

Ángel Di María, de los más activos en los primeros 45 minutos, entre carreras, recepciones entre líneas y quiebros, puso un balón en el corazón del área. Marquinhos se elevó por encima de todos, a Ederson se le cayó el larguero encima y el cabezazo del zaguero brasileño fue escupido por el travesaño. El PSG apretaba, pero el City resistía con un doble pivote, sin conseguir mantener circulaciones largas, blindando el área con un soberbio Rúben Dias. De nuevo Di María estuvo cerca de colocar el empate cuando Bernardo Silva rifó un balón de Ederson. El argentino pilló al portero fuera de combate y disparó a puerta, pero se marchó rozando el palo. El PSG rajaba el sistema defensivo del City filtrando balones a la espalda de Gündogan y Fernandinho y encontrando a Neymar, Ander Herrera y Di María, pero los parisinos no atinaban en el último tercio.

La baja de Mbappé lo cambió todo

A la vuelta de vestuarios, Pochettino no tocó ninguna tecla en forma de nombre individual. Con Mauro Icardi sin presencia en el área ni fuera de ella y Kylian Mbappé entre algodones, el técnico argentino tuvo que tirar de Moise Kean por el '9' visitante. Neymar no estaba iluminado y el brasileño, para colmo, perdía toda la amenaza al contragolpe a causa de la baja del ciclón galo. Justo después del cambio, el Manchester City sentenció el cruce. Los locales salieron al galope al contragolpe, Phil Foden y Kevin de Bruyne trenzaron la jugada y Mahrez puso la guinda al pastel frente a un Keylor vendido por su defensa.

placeholder Mahrez celebra el 2-0. (Reuters)
Mahrez celebra el 2-0. (Reuters)

El 2-0 cayó como un jarro de agua fría sobre los parisinos y estos empezaron a pegarse tiros en el pie. Di María le lanzó un pisotón a Fernandinho en la banda, vio la roja directa y desató un festival de amarillas, juego subterráneo y exageraciones varias. Incluso se vivió alguna lipotimia entre los jugadores ingleses. Con uno menos, Pochettino refrescó su XI con Danilo y Dagba por Paredes y Diallo, pero el PSG ya había desfallecido. El Manchester City le pone el broche de oro a una temporada perfecta hasta el momento y se enfrenta al reto más importante de su historia.

Manchester City París Saint-Germain Pep Guardiola