Keylor Navas evita la remontada del Barça en París con una exhibición bajo palos (1-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Eliminados en octavos de final

Keylor Navas evita la remontada del Barça en París con una exhibición bajo palos (1-1)

Leo Messi empató el gol inicial de Kylian Mbappé y desperdició un penalti cerca del descanso. El equipo de Ronald Koeman firmó uno de los mejores partidos del curso

Foto: Keylor Navas escupe el penalti de Leo Messi al travesaño. (EFE)
Keylor Navas escupe el penalti de Leo Messi al travesaño. (EFE)

Con mucho que ganar y poco que perder se plantó el Barça en París. El descalabro sufrido en la ida a manos de Kylian Mbappé obligaba al conjunto azulgrana a alzar las armas desde el principio. Atacar sin cuartel era la única vía si el cuadro culé pretendía tener una mínima opción de avanzar a cuartos de final. Y así fue uno de los mejores partidos del curso azulgrana donde arriesgó en ataque, ató a su rival en defensa y pagó demasiado caro el resultado de la ida. Con un PSG especulador, enano y timorato, los hombres de Mauricio Pochettino se parapetaron en su propio campo esperando que la conexión Marco Verrati-Kylian Mbappé cogiese al Barça con la guardia baja. La receta no tenía suma complicación: como en el Camp Nou, el italiano pondría a correr al francés al galope.

Foto: Kylian Mbappé, durante un partido de Ligue1. (Reuters)

Mientras, el cuadro culé, cómodo en su nuevo dibujo y con la autoestima por las nubes tras la remontada en Copa ante el Sevilla, presentó una puesta en escena de mucha convicción y pocas dudas. Sergiño Dest y Jordi Alba dotaban de amplitud al sistema, Ousmane Dembélé picoteaba en profundidad y Leo Messi trataba de aplicar la dinamita goleadora en la frontal. El Barça escudriñaba el balcón del área a la espera de un recoveco y olfateaba el gol a manos de Dembélé, pero el gol se le resistía demasiado. Por derecha, por izquierda y por dentro, el conjunto catalán deconstruía el sistema defensivo local.

El Barça se topó con un gran Keylor Navas

El galo, impulsado por el nuevo rol que le ha brindado Koeman, sumaba agresividad, verticalidad y velocidad al espacio. Tan solo una gran mano tensa de Keylor Navas, figura de la noche, evitaba el 0-1 azulgrana a un disparo raso de Dembélé para, acto seguido, sacar otra mano salvadora y desviar un potente latigazo de Dest al travesaño. Las ocasiones caían en cascada en una competición en la que quien perdona, lo acaba pagando.

placeholder Keylor Navas mantuvo con vida a su equipo en los peores momentos del PSG. (EFE)
Keylor Navas mantuvo con vida a su equipo en los peores momentos del PSG. (EFE)

En el minuto 30, Clément Lénglet hizo los honores y regaló un penalti absurdo a Mauro Icardi tras pisarle dentro del área en una jugada sin aparente peligro. Mbappé no dudó y transformó la pena máxima. El Barça, que seguía a lo suyo, explotaba todas las debilidades del PSG y atacaba el lado débil parisino. Koeman, asustado por el emparejamiento Mingueza-Mbappé, sustituyó al canterano por Júnior Firpo en el minuto 35. En esas, Griezmann asistió a Dembélé, pero de nuevo disparaba con balas de fogueo. Leo, cansado de ver la falta de colmillo de su equipo, pegó un mordisco genoroso. Su infernal golpeo desde 30 metros dejó a todos de piedra y puso el 1-1 en el electrónico en el minuto 37.

El Barça seguía en modo apisonadora a pesar del duro sopapo emocional que podría haber significado el 1-0 parisino y se fue lanzado a por el segundo gol culé de la noche. El PSG, empequeñecido, se agarraba a llegar al descanso con tablas. Sin embargo, Layvin Marc Kurzawa derribaba a Griezmann dentro de la zona de castigo y el árbitro señalaba penalti. Messi, encargado de ejecutarlo, erró frente a Navas, que lo tocó con la pierna y el travesaño escupió el lanzamiento.

placeholder Leo Messi falló el penalti. (Reuters)
Leo Messi falló el penalti. (Reuters)

El paso por vestuarios sirvió de tranquilizante. Pochettino retiró al torpón Kurzawa y dio entrada al canterano Abdou Diallo. Además, Marco Verratti, diluido en el primer tiempo, emergió en el segundo para anestesiar el encuentro y empezar a juntar a unas piezas demasiado inconexas previamente. El Barça veía cómo el cronómetro avanzaba de manera inexorable y reflexionaba sobre si la distancia entre ambos equipos era tan pronunciada como zanjó la ida. Pochettino, contento con la reacción, retiró a Julian Draxler y a Idrissa Gueye para dar entrada a Ángel di María y Danilo Pereira. Koeman quitaba a Dest y daba minutos a Francisco Trincao.

El Barça, empeñado en morir matando, ponía de nuevo a prueba a Keylor Navas mediante un cabezazo de Sergio Busquets. Los de Koeman abrían el campo, mostraban profundidad y peligro, pero no encontraban el modo de superar al monstruo final en forma de guardameta costarricense. Llegado el minuto 78, el técnico neerlandés decidió poner toda la carne en el asador con un triple cambio. Busquets, Dembélé y Pedri se marcharon por la bocana de vestuarios y Miralem Pjanic, Martin Braithwaite e Ilaix Moriba ocuparon su lugar. Con el paso del tiempo, el Barça se quedó sin energía y sin esperanza. El PSG, sin Neymar, avanza a cuartos de final. El Barça limpia su imagen de la ida y se despide de la Champions League con una actuación honrosa.

FC Barcelona Antoine Griezmann Ousmane Dembélé Jordi Alba Mauro Icardi Camp Nou Mauricio Pochettino Leo Messi Kylian Mbappé Keylor Navas
El redactor recomienda