iguala a paisley y a ancelotti en la cumbre

Zidane gana la Champions y el pulso a Sánchez: tendrá voz en los fichajes

Zinedine Zidane ensanchó su hueco en la historia del fútbol con la consecución de su tercera Copa de Europa como entrenador con el Real Madrid. Ha tenido tensiones con Florentino por la plantilla

Foto: Zidane ha ganado su tercera Champions. (Reuters)
Zidane ha ganado su tercera Champions. (Reuters)

Este Real Madrid, el de Zinedine Zidane, ya es un equipo de leyenda. Encadenar tres Champions League seguidas le sitúa en el Olimpo del fútbol junto al Bayern de Beckenbauer y al Ajax de Cruyff. Y sólo por detrás del Madrid pentacampeón de Di Stéfano. Zidane se consagra así un entrenador de referencia con un estilo de gestión elegante y de perfil bajo. Un entrenador que milita con su vestuario y lidia con sus dirigentes.

Y precisamente ahí es dónde el francés ha dado un paso adelante con la consecución de esta tercera Champions consecutiva. Hasta el día de hoy, el Real Madrid tenía una estructura bicéfala en cuanto a los fichajes. Aunque Florentino Pérez, presidente y director deportivo, daba el visto bueno a todos los refuerzos del equipo, Pérez se dedicaba en exclusiva a las operaciones a gran escala, como la elección de los fichajes 'galácticos', dejando la elección de los refuerzos de clase media y fondo de armario a José Ángel Sánchez, director deportivo, quien se apoya en Juni Calafat, el hombre en la sombra en el mercado.

Ceballos o de los 'pavones'

Zidane se limitaba a indicar sus preferencias, que en muchos casos no eran atendidas. Este pasado verano, por ejemplo, Sánchez y el técnico protagonizaron algún sonado intercambio de opiniones en las oficinas del club a propósito del fichaje de Ceballos o de los 'pavones' con los que el club decidió reforzar la plantilla. Hoy, al finalizar el curso, ha quedado meridianamente claro que ninguno de los jugadores llegados en verano era petición del francés ni estaba a la altura de sus exigencias. Theo, Vallejo, Llorente, Ceballos y Mayoral han sido jugadores residuales en este Real Madrid campeón.

Si tras lograr el año pasado la segunda Champions consecutiva Florentino acordó con Zidane su renovación hasta 2020, antes de subir al avión de vuelta de Cardiff, como adelantamos en El Confidencial, en esta ocasión el presidente le ha prometido que tendrá voz y voto a la hora de planificar los fichajes.

Zidane y Cristiano sonríen tras el encuentro. (EFE)
Zidane y Cristiano sonríen tras el encuentro. (EFE)

Pulso público de Zidane esta temporada

Zidane ha dejado caer durante la temporada que no era segura su permanencia en el equipo al final del curso. El francés no escondió que el motivo era el desgaste que conlleva dirigir a un equipo de la entidad del cuadro blanco. Detrás de sus palabras se escondía su malestar por los continuos desaires de la dirección deportiva hacia la figura del entrenador en la planificación de la plantilla. Una de las medidas que tomó ante esa situación fue dar descanso a los habituales en Liga y Champions, las dos competiciones importantes para él, y poner en el escaparate a los elegidos por Sánchez para reforzar el equipo. La pobre actuación del equipo en Copa, que sólo fue capaz de empatar en el Bernabéu ante Fuenlabrada y Numancia y cayó eliminado en el coliseo blanco por el Leganés en cuartos, dio la razón al francés en su pulso con la secretaría técnica blanca.

Zidane lleva dos años y medio en el club y desde el primer momento advirtió que el equipo estaba desequilibrado defensivamente y necesitaba otro jugador con el perfil de Casemiro. Él mismo llegó a apalabrar con Kanté su posible llegada al Real Madrid, pero desde la dirección deportivo no se estimó oportuno ese fichaje. Después se sumó a ello la baja de Pepe, momento en el que técnico elevó el tono y exigió la llegada de un defensa contrastado, consciente de las lesiones recurrentes de Varane y la veteranía de Ramos. El club respondió apostando por Vallejo...

Zizou entiende que hay decisiones estructurales como el fichaje del 'galáctico', una inversión que va más allá de lo deportivo. En ese área se limita a recomendar algún jugador que le gusta, como hizo en su día con Hazard (por entonces era un desconocido en el Lille). Pero no entiende que no se atiendan sus valoraciones en el resto de fichajes. El técnico tiene el respaldo del vestuario y el aval de los resultados. Más aún tras conquistar esta tercera Champions consecutiva. Algo que le ha otorgado una posición de fuerza que le ha permitido echar pulsos a Sánchez y a Florentino, incluso en público, como ocurrió con el caso de Kepa, fichaje que dinamitó el entrenador en sala de prensa. O posicionándose públicamente a favor de la mejora de contrato de Cristiano en un momento en el que el club y el jugador viven una tensa relación debido a ello.

La consecución de esta tercera Champions conllevará un aumento del protagonismo de Zidane en la elección de los fichajes. Al menos eso le ha prometido el presidente. Es el único área del club en el que el entrenador aún voz ni voto. Este cambio de escenario debería traducirse en la llegada de un especialista defensivo y, probablemente, en la permanencia de Benzema en el equipo. El delantero cuenta con el respaldo de Zidane y de Cristiano, quien le considera un cómplice innegociable. El Real Madrid ha ganado la tercera Champions consecutiva. Todos señalan a Zizou como artífice y él acepta el desafío de luchar por encadenar una cuarta Champions. Pero quiere ser él quien elija los hombres con qué afrontar ese titánico reto. Florentino le ha prometido que así será. Veremos qué dice Sánchez...

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios