LOS SOCIOS DEL MADRID HAN DEVUELTO 3.000

La odisea de ir a la final de Champions: entradas libres... con vuelos a 1.000 euros

Muchos aficionados del Real Madrid se han encontrado con un inesperado problema a la hora de viajar a Kiev: los excesivos precios de desplazamiento y alojamiento en Ucrania

Foto: Los jugadores del Real Madrid celebran la clasificación a la final de Kiev. (Cordon Press)
Los jugadores del Real Madrid celebran la clasificación a la final de Kiev. (Cordon Press)

El Real Madrid está ante una oportunidad única de conseguir, por segunda vez en toda su historia, tres cetros europeos de manera consecutiva. Ya lo consiguió en los primeros años de competición, cuando se trataba de la Copa de Eurpa y llegó a encadenar cinco victorias consecutivas y, este sábado, puede lograrlo por primera vez en la era Champions. Pero el Liverpoolparte con una ventaja: muchos madridistas han renunciado a viajar a Kiev por los elevados precios.

Vivir en directo toda una final de la Champions no es algo que se pueda hacer todos los días y, de hecho, suele ser bastante difícil para el aficionado poder conseguirlo. La primera complicación con la que se encuentra tiene que ver con las entradas, donde conseguir una es prácticamente un milagro, pues tanto a través de la UEFA como de los clubes solo se consiguen mediante un sorteo por culpa de la alta demanda existente. Pero este año, algo ha cambiado.

Y es que el problema de Kiev no es, ni mucho menos, la entrada. De hecho, el Real Madrid se ha encontrado con una situación que ha sorprendido dentro del club: miles de aficionados han decidido rechazar las entradas que les habían tocado ante la imposibilidad de desplazarse a la capital ucraniana: 3.680 kilómetros de distancia y unos precios excesivos han hecho que, habiendo entradas -que es lo realmente difícil-, la afición haya decidido no viajar al Estadio Olímpico de Kiev.

De hecho, el Real Madrid ha recibido hasta 3.000 entradas devueltas, de las que solo ha conseguido volver a recolocar entre sus aficionados la mitad. La otra mitad, han ido a parar directamente a la UEFA, que incluso teme por no conseguir que se llene el estadio. Y es que el prohibitivo precio de los hoteles y de los vuelos, además de la larga distancia para poder recorrerla en vehículo, han dado lugar a que miles de aficionados hayan decidido seguir la final por televisión.

Según los datos de StubHub, el sitio de compraventa de entradas propiedad de eBay, la compra de entradas en España ha caído sensiblemente con respecto a las últimas dos finales: en 2016, en Milán, el 18,6% de entradas se compraron en nuestro país; en 2017, en Cardiff, el total de entradas compradas desde España fue del 19,8%; este año, el dato habña por sí solo: nuestro país solo ha comprado el 11,6% de entradas, por el 27,6% que se han adquirido en Reino Unido.

Quien no haya sido demasiado previsor y haya esperado a tener la entrada en su mano para iniciar el resto de gestiones, se ha encontrado con un problema muy serio: el precio de los vuelos se ha multiplicado exponencialmente en las últimas semanas, donde vuelos que habitulamente rondaban los 300 euros han pasado a costar hasta 8 veces más. De hecho, los vuelos con escala se encuentran cercanos a los 1.000 euros; los directos de Madrid a Kiev están cerca de los 2.000€.

El Estadio Olímpico de Kiev, preparado para albergar la final de la Champions. (EFE)
El Estadio Olímpico de Kiev, preparado para albergar la final de la Champions. (EFE)

El 'agosto' de los hoteles

Pero el problema del vuelo no es con el único que se han encontrado los seguidores, pues el más sangrante tiene que ver con el alojamiento. La distancia de España a Ucrania obliga, al menos, a reservar habitación de hotel para una noche... y, aquí, ni aquellos soñadores que ya por diciembre decidieron reservar una estancia por lo que pudiera pasar han tenido suerte. Muchos hoteles están cancelado reservas antiguas para volver a sacar las habitaciones a precios desorbitados.

Otros alojamientos han visto la oportunidad de hacer negocio y han encarecidos brutalmente sus precios: no bajan de 300 euros la noche pero, según se acerca el establecimiento al centro y mejoran sus servicios, los precios no bajan de los 1.000 euros. E, incluso, muchos establecimientos están cobrando sus últimas estancias cerca de los 2.000€, un gasto prohibitivo para el español medio, cuyo salario no se acerca ni por asomo a esos elevados precios.

Si este jueves algún aficionado decide liarse la manta a la cabeza y tratar de ver la final en Kiev, debe de saber que el gasto por persona estará entre 3.000 y 5.000 euros contando el precio de la entrada, el viaje y el alojamiento. La distancia y el elevado precio han provocado que la final de la Champions solo sea accesible para una elite muy reducida: de las últimas tres finales del Madrid, esta será en la que menos apoyo sentirá en la grada. Los precios lo han impedido.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios