Final Champions League: La final de la Champions, en el Bernabéu: el estadio del Real Madrid agota entradas a 10€
pantallas gigantes

La final de la Champions, en el Bernabéu: el estadio del Real Madrid agota entradas a 10€

Desde el 22 de mayo, el público general —no abonados y no socios— podía adquirir entradas para ver, en pantalla gigante, el partido de la final desde el estadio madrileño

Foto: El estadio Santiago Bernabéu, durante la retransmisión de la final de la Champions en 2014 | Foto: Pablo López Learte
El estadio Santiago Bernabéu, durante la retransmisión de la final de la Champions en 2014 | Foto: Pablo López Learte

¿Dónde ver la final de la Champions League? Esta es una de las preguntas más recurrentes en los últimos días, dada la cercanía del acto: el sábado se disputan la final el Real Madrid y el Liverpool y no todos los madridistas —ni el resto de amantes del fútbol, independiente de sus preferencias futbolísticas— pueden viajar a Kiev, donde este año se juega la tercera final consecutiva a la que llevan los de Zinedine Zidane. Ucrania se presenta como un destino apetecible, pero para los que no pueden (o no quieren) viajar hasta allí, tienen muchas opciones y una de ellas era verlo en el mismo estadio del Real Madrid.

El Santiago Bernabéu instala —y no es la primera vez— varias pantallas gigantes el mismo día del partido, de manera que tanto socios como titulares del carné de madridista y aficionados en general, sin necesidad de ser abonados, puedan seguir el encuentro y animar desde las gradas... aunque no sean las del Estadio Olímpico de Kiev. Los socios abonados y euroabonados pudieron sacarse las entradas en primer lugar, desde el 10 hasta el 14 de mayo; poco después fue el turno de los socios abonados y euroabonados afectados por la producción del evento —es decir, los que no pudieron activar el abono en el plazo anterior— y después, los socios no abonados, seguidos de los titulares del carné de madridista.

Desde el 22 de mayo, el turno era de los aficionados en general, sin necesidad de tener ningún tipo de vinculación oficial con el club. Para estos —y para el resto— el precio de las entradas era de 10 euros, hasta agotar localidades. Cada persona podía adquirir un máximo de dos entradas, pero un día después de salir a la venta las entradas generales, ya no quedan entradas disponibles.

Ante esta problemática, la única posibilidad —si no se tiene ya reservado un vuelo a la capital ucraniana— es difrutarlo en algún bar o en el propio salón de una casa, donde solo o acompañado se podrá animar al club blanco en su intento por conseguir la decimotercera copa europea.

De cara al partido definitivo, la última semana antes de la final ha tenido como protagonista el duro y exigente mensaje del entrenador: Zidane prepara el partido contra el Liverpool avisando de que mirará con lupa quién mete la pierna en cada uno de los partidillos que sirven de ensayo para la final. Considera que es la mejor manera de tenerlos despiertos, enchufados y hambrientos. "A mí me tiene que doler la cabeza para hacer el 'once', pero a vosotros os tienen que doler la tripa y el cuerpo". Este es el mensaje de Zidane a la plantilla para evitar la relajación, que alguno caiga en la distracción o un exceso de confianza en un encuentro en el que se juegan toda la temporada.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios