'EL FIDEO' YA LIDERÓ LA GOLEADA AL BARÇA

El rebote del 'Neymar currante', Di María, y por qué está en su mejor momento

Superado el drama de la ausencia por lesión de Neymar, Emery se ha centrado en fortalecer el juego colectivo de un PSG que contará en la banda izquierda con Di María

Foto: Di María celebrando un gol frente al Olympique de Marsella. (EFE)
Di María celebrando un gol frente al Olympique de Marsella. (EFE)

A falta de Neymar, bueno es Di María. O muy bueno, en vista del espectacular momento de forma con el que el ‘fideo’ llega a la decisiva cita de este martes frente a un Real Madrid del que salió tarifando y al que anhela enviar al limbo de la Champions para demostrar, ya de paso, que su talento y eficacia sobre el verde no tienen en nada que desmerecer al de la gran estrella del PSG. Algo que, de hecho, ya dejó patente en la exhibición del pasado año ante el Barcelona, firmando dos golazos y dando una asistencia en aquel memorable 4-0 de los franceses al once entonces dirigido por Luis Enrique.

La inoportuna lesión de Neymar y su larga ausencia de los terrenos de juego han elevado nuevamente al argentino al lugar de preferencia que tenía en la escuadra dirigida por Unai Emery antes del aterrizaje del exazulgrana en París, cuando era indiscutible en el once del preparador vasco aun cuando no andaba como un tiro, cosa que sí sucede ahora. Pero es que, además de atesorar unos números que asustan en lo que va de 2018 (suma 13 dianas en dos meses), Di María recibirá a sus excompañeros en el punto de cocción justo por mor de los acontecimientos recientes.

Al rosarino aún le escuece su eterna suplencia en el Bernabéu de hace tres semanas. El comentario vertido en las redes sociales por su esposa, en dirección al inquilino del banquillo parisino, no fue sino un fiel reflejo del monumental mosqueo que se agarró el exmadridista por no disfrutar de un solo minuto en la que fue su casa. Pero lo que en fútbol un día es negro, al siguiente puede tornarse en blanco. Y el PSG y Emery tienen claro que, como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga.

La discutida decisión de Emery

Con independencia de la discutida decisión del preparador de Hondarribia de no dar entrada en el segundo período a Di María en la primera entrega de la eliminatoria europea ante los merengues, lo cierto es que Unai está encantado con la actitud y el talante competitivo que viene mostrando el 11 desde que el año cambió de dígito.

Si hasta el mes de diciembre se barruntaba todavía la posibilidad de un cambio de aires (el Barça apuntaba como su destino predilecto) a causa de sus escasos minutos y su condición de primera alternativa de la MCN, la falta de continuidad por diferentes motivos del tridente titular en el once galo desde enero ha sido aprovechado por el extremo argentino para dejar constancia de su enorme calidad y también de su ingente capacidad goleadora.

Sus números en estos dos últimos meses de competición no sólo hablan por sí solos, sino que además mejoran los acumulados por Neymar, Cavani y Mbappé: Di María ha convertido 13 tantos en lo que va de 2018, mientras que Neymar se ha varado en once; Cavani suma siete y Mbappé, apenas cuatro. Los constantes vaivenes de la MCN del once inicial han permitido al ‘Fideo’ disfrutar de un mayor número de minutos que cualquiera de los tres, lo que demuestra a las claras la importancia que ha cobrado últimamente en los planes de Emery.

Es más, con el argentino sobre el verde el técnico español, un enamorado del orden y la disciplina táctica, puede asomarse a esa idea de juego colectivo que tanto ansía y que con Neymar al mando de las operaciones resulta inviable por la capacidad que tiene el brasileño de fagocitar buena parte de la actividad ofensiva parisina, aportando lo justo y menos en fase defensiva.

Más juego colectivo y salir a 'morder'

Con Di María enchufado como lo está ahora, Unai sabe que tendrá un puñal en la banda izquierda que rozará las prestaciones en ataque del crack brasileño, pero además se asegura trabajo de zapa en ese costado y ayudas permanentes a sus mediocampistas y a Kurzawa (o Yuri Berchiche) para tratar de poner freno a las siempre incisivas galopadas de Dani Carvajal. El pasado sábado, ante el Troyes, volvió a dejar patente lo que ya evidenció entre semana ante el Olympique de Marsella en la Copa de Francia: que está de dulce y que su apetito es insaciable.

Una vez asumido el drama de la baja de Neymar y su fútbol de fantasía, Emery ha centrado sus esfuerzos en potenciar las fortalezas de su equipo como bloque y en trabajar de una manera más puntillosa una serie de automatismos y acciones que con el brasileño en la cancha pasan prácticamente desapercibidas. Sabe Unai que para remontar el 3-1 de la ida los suyos deben salir a morder a CR7 y compañía, no darles un segundo de respiro y afinar la puntería al máximo. Y en esa estrategia de combate, el ‘fideo’ tendrá un papel determinante junto a Cavani y Mbappé, el nuevo tridente del PSG de aquí a final de temporada.

El extécnico de Valencia y Sevilla no olvida que con Di María al mando, su PSG cuajó ante el Barça el mejor partido desde que asumió la dirección del cuadro galo con aquella inolvidable goleada en la ida de los octavos de final de la Champions. El partidazo que se marcaron sus pupilos, pleno de tenacidad e intensidad, tuvo como protagonista estelar al internacional por la albiceleste, autor de dos goles y de una asistencia. Un año después, Emery confía en que el rosarino vuelva a comandar aquel ‘espíritu del 4-0’ y envíen a la lona al gigante madrileño. De lo contrario, deberá ir pensando en buscarse las habichuelas en otra parte.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios