algunas costuras se abren en el equipo

El Manchester United de Mourinho huele a chamusquina

Como Napoleón, Mourinho no consiente que nadie le rechiste. Por eso, el vestuario inglés ya huele a chamusquina. Pregunten a Pogba...

Foto: En la imagen, José Mourinho. (Reuters)
En la imagen, José Mourinho. (Reuters)

José Mourinho (55) tiene alma de líder. Mete en vena a sus jugadores, su gente, la palabra equipo. Alguien que tocaba una pelota como un fontanero un violín, es uno de los entrenadores más prestigiosos del mundo. Y ha ganado los títulos más importantes. Madridista confeso, sigue en contacto con Florentino Pérez, pero hoy dirige, con mano de hierro al Manchester United. Como Napoleón, no consiente que nadie le rechiste. Por eso, el vestuario inglés ya huele a chamusquina. Pregunten a Pogba.

Mourinho mira directamente a los ojos y dice lo que piensa. Duela o descalabre. Lo decía Karanka, amigo y discípulo: “Aprendí de José que lo mejor es decir la verdad a los jugadores”. Y el portugués no se corta. Si no corre y no se esfuerza un futbolista, al banquillo de cabeza. Lo hizo con Casillas, lo hizo con Hazard, lo ha hecho ahora con Pogba. “Aquí, el líder soy yo y esto es algo que los jugadores deben tener claro”, ha sentenciado el portugués.

O vas con él o te enfrentas a él. Que le pregunten a Sergio Ramos, al que más de una vez sentó en el banquillo por contradecir sus normas. O a su paisano Cristiano Ronaldo. O a Özil, que voló al Arsenal por la etiqueta de “individualista” que le asignó Mourinho. El equipo por encima de todo y luego él. “Los jugadores, al igual que yo, están para servir al equipo, para dar lo mejor por el equipo. Salvo que haya una situación particular, yo entreno equipos, no individuos. Y prefiero hablar para todos”. Eso mismo parece que no tuvo claro el francés Pogba, que cuestionó a Mourinho tras la derrota del United ante el Newcastle y el técnico lo castigó con la píldora del banquillazo. Aseguran dentro del club que la relación entre Mou y la estrella francesa es de tensa calma.

José Mourinho junto a Cristiano Ronaldo. (EFE)
José Mourinho junto a Cristiano Ronaldo. (EFE)

Mou sigue viviendo en el hotel

Tras temporada y media en el Manchester United, José sigue viviendo solo en el hotel The Lowry, a quince minutos de su área de trabajo, en el Aon Training Complex (anteriormente conocido como el Trafford Training Centre y también llamado Carrington). Su esposa e hijos se quedaron en Londres, donde viaja cada vez que tiene unas horas libres y almuerza en el emblemático restaurante 'La Famiglia', en el barrio de Chelsea. En su suite del The Lowry, Mou tiene un pequeño despacho y un sofisticado equipo de vídeo-televisión, donde ve partidos y, de tarde en tarde, se reúne con sus fieles colaboradores: Ruí Farias, Silvino Louro, Ricardo Formosinho, Carlos Lalín, Emilio Álvarez y Giovanni Cerra. Tres portugueses, dos españoles y un italiano, forman el núcleo duro de Mourinho, un equipo que procura endulzar sus malos tragos y con el que diseña cada batalla.

En el United van a muerte con él. Lo dijo Ed Woodward, CEO del club rojo, cuando Mou firmó su renovación hasta 2020: “Su ética de trabajo y profesionalidad son extraordinarias, nos hace crecer con su espíritu ganador y desde el primer día abrazó el deseo del club de promocionar a jugadores jóvenes de calidad al primer equipo”.

Mourinho y Ramos tuvieron serios encontronazos en Madrid. (Reuters)
Mourinho y Ramos tuvieron serios encontronazos en Madrid. (Reuters)

Una legión de amigos en el Madrid

En el Real Madrid, José Mourinho dejó una legión de amigos y algunos detractores. Entre los amigos destacan el presidente, Florentino Pérez, y el director general del club, José Ángel Sánchez. La relación entre ellos es más que cordial. La última vez que el portugués contactó con el mandatario fue al principio del último verano. Tras ganar el Real Madrid la Champions en Cardiff, una de las primeras felicitaciones que recibió en su móvil fue la de Mourinho. El contacto entre éste y el director general madridista es más frecuente, casi quincenal. Por eso Florentino y Sánchez torcieron el gesto de disgusto cuando Mou, tras una dura derrota ante el Borussia Dortmund, les dijo que no continuaría en el club.

Es de dominio público la afinidad que Florentino siente por Mourinho. Lo suyo fue un flechazo, aseguran en el club blanco. Y es un secreto a voces que FP sueña (utópicamente) con el regreso de Mou. Eso sí, cuando en el club ya no queden rastros de Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, sus íntimos enemigos.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios