su única oportunidad de salvar la temporada

La guillotina que espera a Zidane

El entrenador del Real Madrid, en plena depresión, se encuentra con el Paris Saint-Germain con la única certeza firme de que es su única oportunidad para evitar que la desmemoria lo aniquile

Foto: Zidane todavía no ha perdido una eliminatoria de Champions. (Reuters)
Zidane todavía no ha perdido una eliminatoria de Champions. (Reuters)

No suele haber primeras veces buenas. Pocos son los que guardan en su disco duro su primera vez por el placer que sintieron, sino que la retienen por lo especial que pudo ser o, simplemente, porque no lo habían hecho antes y un estreno siempre suena bien. Lo nuevo siempre es mejor, se oía en el pub McLarens. No todo, claro, a veces probar algo te convence de que ese no es el camino a seguir. Zidane, por ejemplo, no ha sido eliminado en la Champions League. No sabe qué es eso, pero tampoco le interesa pararse a entender qué supone caer en la máxima competición europea, abandonar el Valhalla del Real Madrid. Para el Madrid, no estar en el 'cielo' nórdico es lo mismo que estar muerto.

Puede que a Zidane le esté llegando su hora. Cualquiera lo diría, con lo sano y jovial que se le veía hace solo unos meses. La última vez que se le vio sonreír era campeón del mundo por segunda vez consecutiva, algo que no hace nadie en el fútbol desde Pelé y Garrincha en 1962, aunque aquella era otra línea temporal diferente. Al entrenador francés le han diagnosticado una crisis de resultados aguda con una complicación llamada PSG, que puede resultar terminal. Jugar una eliminatoria de tal magnitud en medio de una depresión puede tener consecuencias impredecibles.

El Madrid juega contra el Paris Saint-Germain y tira de la memoria histórica, hoy tan intermitentemente perseguida por la ley. "Estoy desconcertado con el Real Madrid, me va a costar mucho más entender si el Madrid pasa por encima del PSG, cosa que tampoco me extrañaría. A medida que se va a acercando el día, el peso de la historia me parece más importante", opina un siempre elocuente Valdano. Tira de memoria como tantas otras veces se ha hecho sin la legitimidad que le permite el pasado más reciente. No era lo mismo creer en milagros de Lourdes cuando Gago y Diarra comandaban el centro del campo del Real Madrid que hacerlo después de tres Copas de Europa de cuatro, con tundas a Bayern, Atlético y Juventus incluidas.

Lo que dicen los optimistas es que son los franceses los que tienen que venir al Bernabéu a demostrarle al campeón eso de que son los nuevos ricos del planeta y que tienen buenísimos jugadores y que por donde pasa el caballo de Neymar no vuelve a crecer la hierba y todo eso. Los pesimistas esperan que la goleada no sea muy dura y que pase cuanto antes esta temporada.

¿En qué punto está el entrenador? En el de que un mal aire lo deja KO. Lo llevan anunciando propios y extraños desde que el Clásico del Bernabéu se ventiló cualquier mínima esperanza de revalidar la Liga (algo que no pasa desde Gago y Diarra, qué curioso): solo volver a ganar la Champions salvaría a Zidane. Ni la Copa lo hubiera hecho, lo cual no quita que fuera un fracaso de dimensiones titánicas. Agarrarse a la Champions como otras tantas veces se ha hecho con la Liga, porque vale la pena recordar que el Madrid, dueño por antonomasia de la 'Orejona', no la ganó hasta el 98 (la anterior copa tenía las 'orejitas' bien pequeñas) y, hasta entonces, se dedicaba a triunfar en España para curar los males internacionales.

Bale y Cristiano volverán a jugar juntos. (EFE)
Bale y Cristiano volverán a jugar juntos. (EFE)

"No vamos a cambiar lo que pueda opinar la gente de nosotros, intento trabajar, es mi pasión, intento transmitir muchas cosas y el resto no lo puedo controlar, mañana no tengo que demostrar nada, solo puedo pensar en el partido y es lo que me importa ahora mismo. No lo que se pueda decir de mí", decía Zidane, con el gesto serio ya presente en su rostro. Conoce cómo es el Madrid como jugador y como entrenador, no se perdona ni una. Nadie ha ganado tanto como él en el banquillo blanco en tan poco tiempo, pero el dueño de esto no le asegura que un mal año no vaya a condenarle a un entierro prematuro. En el fútbol en general, en el Madrid en particular, la desmemoria reina y los recuerdos nuevos se acumulan borrando los anteriores, incluso los más recientes. Lo nuevo es siempre mejor, repite un rubio con un Scotch en la mano.

Si el Madrid ha sido el único club en ganar dos Champions seguidas, ¿por qué no se tiene más fe? ¿Por qué pertenece la ilusión solo al amor ciego del merengue incondicional? Quizá no sea tanto por el Paris Saint-Germain, que si este año ha mejorado sustancialmente su equipo y todo el mundo ya lo toma en serio, no deja de ser similar al equipo que perdió 6-1 en el Camp Nou hace un año y fue el primero al que le remontan un 4-0 a favor. Ahí reside un atisbo de entusiasmo. El otro pertenece a los números de Emery con el Madrid, con quien ha perdido 14 veces. Las dudas residen en quien nunca ha demostrado con palabras conocer de lo que habla.

Zidane nunca ha hablado de fútbol, solo de fútbol. No se le puede sacar un buen corte en el que comente tácticamente una jugada o explique desde un punto de vista deportivo una decisión que ha tomado. "Yo tengo que tomar decisiones, no es fácil", suele repetir cuando se le cuestiona sobre por qué juegan o no juegan Isco y Asensio. Cuando todo iba bien, cualquier decisión que tomaba era la acertada, una vez se ha complicado el asunto, parece lo contrario, y sigue sin justificarse. Quizá solo estamos mal acostumbrados a que los entrenadores sean más específicos en la sala de prensa y en realidad no nos deban ninguna aclaración, ya que su labor es que les llegue a sus futbolistas, no al revés. Puede que al madridista le venga bien ese verso de Bono en 'Last night on Earth' (del inicio del dislate que fue 'Pop' para U2): "The less you know, the more you believe" —cuanto menos sabes, más crees—. Cuestión de fe. Fe en que esto es la Champions, el Valhalla blanco.

Alineaciones probables

Real Madrid: Keylor Navas; Nacho, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Bale, Benzema, Cristiano Ronaldo.

PSG: Areola; Dani Alves, Marquinhos, Thiago Silva, Berchiche; Verratti, Lass, Rabiot; Mbappé, Cavani, Neymar.

Árbitro: Gianluca Rocchi (ITA).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Horario: 20:45.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios