EL VASCO está muy cuestionado en el psg

Francia llora el cruce ante el Madrid: "Es el peor rival posible" aunque Emery no lo ve así

El técnico del PSG ha ido diez veces al Bernabéu y lo mejor que ha sacado es un empate. Después de la inversión del pasado verano el club no le permitirá un nuevo resbalón en la Champions

Foto: Emery, en un partido reciente. (EFE)
Emery, en un partido reciente. (EFE)

Las aficiones del Real Madrid y del PSG se pusieron de acuerdo cuando vieron el emparejamiento: no les gusta. Es el mejor duelo posible, aunque solo sea porque ambos equipos partían, en principio, como los más temibles rivales de sus respectivos bombos. El campeón contra el millonario aspirante. Cristiano contra Neymar. Madrid y París. La tradición contra el equipo que quiere romper los moldes del fútbol europeo. La retahíla de enfrenamientos entre estos dos equipos es casi interminable, pero también son muchas las similitudes. Dos presupuestos desorbitados, una exigencia máxima, la asunción de que caer en octavos de final de Champions es un fracaso. Es decir, uno de los dos fracasará.

"El PSG tendrá el peor rival posible", afirma taxativo 'L'Equipe', el medio deportivo de referencia en Francia. "Una pesada carga para el PSG", acuerda 'Le Parisien'. "Probablemente uno de los peores cruces para los hombres de Emery", asume 'Le Monde'. El redactor de este último periódico encargado del directo se dedicó a responder comentarios de los lectores que, como la propia prensa francesa, no estaban muy contentos con el designio de las bolas. "¿No puede el PSG simplemente comprar la competición?" "¿Puede el Madrid retirarse por una vez en octavos?", decían jocosos los lectores.

Más aún, uno preguntaba por la vuelta en el Parque delos Príncipes como hecho diferenciador. "Es lo único bueno que se puede sacar de este sorteo", respondía el no muy optimista redactor ante las preguntas de unos aficionados que, como los del Madrid, habían quedado más bien disconformes con lo ocurrido en Nyon.

Mbappe y Cristiano

Hay un puñado de historias que se entrecruzan entre los dos equipos, lo cual no es extraño si se tiene en cuenta que los grandes del fútbol mundial suelen tener intereses comunes. Si el Madrid quiso a Mbbapé se lo llevó finalmente el PSG, probablemente el jeque ha intentado llevarse a Cristiano en varios momentos, pero sigue de blanco, Neymar vive en Francia, pero los rumores sobre su vuelta a España para jugar con el Madrid son constantes... y así hasta el infinito.

Entre los afectados por el sorteo se ven también los banquillos. Un francés como Zidane entrena al equipo español, un español como Emery lleva las riendas del equipo francés. El técnico de los galos está a buen seguro entre los más disconformes con el reparto de este lunes, pues sabe perfectamente lo que significa jugar en el Bernabéu. Tanto es así que en su ya larga carrera como entrenador aún no ha sido capaz de llevarse la victoria de ese estadio. Nueve derrotas y un empate. Como para no levantarse de la cama.

El vasco, además, tiene la espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza. Hace unas pocas semanas, tras la derrota en Múnich cuando el equipo ya no se jugaba nada, empezaron a salir reportes que contaban un despido probable de Emery el próximo enero. El equipo es líder de la liga francesa, por supuesto, y ha realizado una clasificación notable en la Champions, siendo primeros de grupo por delante de los alemanes. Pero no es suficiente, desde el club dicen que la plantilla de esta temporada es la mejor de siempre y por la prensa desfilan nombres como Luis Enrique, que está en paro a la espera de que alguien vaya a buscarle. Y si vuelve a perder partidos como el del Estrasburgo de esta semana su tiempo se terminará pronto.

Su posición, por descontado, quedó algo temblorosa después de la pasada temporada. Primero porque el PSG, con su extraordinario presupuesto, no fue capaz de ganar su campeonato local. El Mónaco, en un año casi irrepetible, dio una de las grandes sorpresas en el concierto europeo. Casi más dolorosa aún fue la eliminación europea, pues el Barcelona se las arregló para darle la vuelta a un cruce que parecía perdido con un 6-1 en el Camp Nou que pasará a la historia del fútbol.

Los fichajes del verano

A pesar de aquello, Emery resistió. Es más, vio como durante el verano le sumaban a la plantilla a una de las grandes estrellas del presente, Neymar, por 222 millones de euros, y a otra que está por venir, Mbbapé, que costará 180 millones el próximo junio por cosas de la ingeniería financiera. 400 millones en dos jugadores, ni que decir tiene que ningún otro equipo ha estado ni remotamente cerca de hacer algo así nunca. Ni siquiera existe un club que pudiese hacerlo, más allá del dinero del petróleo del jeque.

Con esas cartas juega Emery y por esos mismos mimbres sabe que cualquier resbalón puede mandarle a la oficina del paro. Puede, incluso, que no llegue a la eliminatoria contra el Real Madrid. Otro rival le hubiese permitido un poco de oxígeno, pero el Real Madrid siempre suena como escalar el Everest. "Es un buen sorteo, tenemos nivel para competir con ellos", comentaba en BeIn Sports francia el técnico del PSG. "Hay talento en los dos equipos", remataba Emery, en algo muy parecido a una perogrullada.

El pasado de ambos clubes es equilibrado, al menos en sus enfrentamientos. Dos empates, dos derrotas, dos victorias. Tablas absolutas, aunque en tiempos y formas muy diferentes. Este Paris Saint-Germain se parece en casi nada al club que fue importante en los 90, es una máquina diferente, solo guarda la marca de lo que era un equipo francés de tradición.

Lo contaba L'equipe, con algo de sorna. El enfrentamiento entre ambos equipos es parejo, el historial no. El PSG llegó una vez a semifinales de la máxima competición europea, el Real Madrid la ha ganado en 12 ocasiones, incluidas las dos últimas. Si se miran solo los dos últimos meses no parece haber color, el Madrid ha dudado demasiado y el PSG ha actuado como una apisonadora. Pero febrero y la eliminatoria está en el horizonte, tiempo tienen todos para ir arreglando o empeorando. Por eso mismo cuando salieron las bolas todos, tanto en el PSG como en el Real Madrid, torcieron el gesto. El peor rival posible, aunque Emery lo ponga en duda. No hay otra explicación.

Champions
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios