la goleada 'red' hizo inútil el partido en maribor

El Sevilla le debe al Liverpool no haber sufrido para meterse en octavos

La victoria por 7-0 del equipo inglés ante el Spartak de Moscú, el otro equipo que buscaba la clasificación, restó valor al partido en Maribor, donde el Sevilla lo pasó mal para empatar

Foto: Ganso fue el autor del gol del Sevilla en Maribor. (Reuters)
Ganso fue el autor del gol del Sevilla en Maribor. (Reuters)

El Sevilla está en octavos de final. Y eso, en noches como esta, donde pasar de ronda en la Champions League es lo fundamental, es lo que cuenta. Otra cosa son las formas. Y ahí el equipo sevillista falla. La única razón por la que no sufrió para pasar la fase de grupos por segundo año consecutivo no fue lo sucedido en el Estadio Ljudski vrt de Maribor, sino lo sucedido a más de 1.500 km de allí, en Anfield, donde el Liverpool goleó por 7-0 al Spartak de Moscú y simplificó mucho las cosas en el grupo E.

El Liverpool será uno de los cinco equipos ingleses en octavos de final (récord de la competición). Se clasificó como primero de grupo tras pasar por encima del Spartak, que llegó a la última jornada con esperanzas de clasificación y se va a la Europa League con el orgullo herido. Coutinho (3), Mané (2), Salah y Firmino, la delantera del equipo que dirige Jürgen Klopp, se salió en una noche para el recuerdo para el equipo 'red' y para el Sevilla, que no tuvo una buena noche.

Hay partidos en los que por mucho que lo intentes, el balón no entra. Eso le sucedió al Sevilla en Maribor, donde dominó desde el primer minuto, pero no marcó hasta el 75, cuando llevaba más de una hora perdiendo. Toda la falta de peligro que le faltaba al equipo sevillista le sobró al Maribor en la primera parte. Cada vez que pasaba del centro del campo, muy de vez en cuando, al Sevilla le temblaban las piernas. En uno de sus escasos acercamientos, en el minuto 10, un centro desde la derecha lo remató de cabeza Tavares solo en el segundo palo. Los síntomas del equipo que dirige Marcucci en ausencia de Berizzo eran preocupantes.

Y no mejoraron en toda la primera parte. El dominio no se traducía en ocasiones, pero por fortuna el Liverpool estaba destrozando al Spartak. Eso daba tranquilidad al Sevilla, incapaz de encontrar el camino hacia la portería contra un equipo que tenía a los 11 jugadores por detrás del balón.

Tavares adelantó al Maribor en el minuto 10. (Reuters)
Tavares adelantó al Maribor en el minuto 10. (Reuters)

Ganso marcó con la colaboración del portero

Las sensaciones cambiaron tras el descanso; el Sevilla encerró aún más al Maribor en su área siendo más agresivo y dándole más velocidad a la circulación, pero el resultado fue el mismo: no había manera de marcarle un gol a Handanovic. Y no lo hubo hasta el minuto 75, y fue gracias a la colaboración del portero esloveno. En una de sus circulaciones cerca del área, el balón le llegó a Ganso, cuyo disparo, algo centrado y sin mucha potencia, se lo tragó el portero. Así fue como el Sevilla marcó y evitó la derrota.

No fue la manera más bonita de clasificarse para octavos de final, pero vale igual que cualquier otra. El Sevilla pasa por segundo año seguido la fase de grupos y ahora aspira a superar el obstáculo en el que cayó la temporada pasada. Entonces cayó contra pronóstico ante el Leicester City, resultado que intentará evitar el próximo mes de febrero. El rival lo conocerá en el sorteo del próximo lunes.

Ficha técnica

1 - Maribor: Jasmin Handanovic; Martin Milec, Marko Suler, Jeane Claude Billong, Mitja Viler; Blaz Vrhhovec; Aleks Pihler (Vrsic, m.79), Marwan Kabha; Gregor Bajde, Damjan Bohar (Hotic, m.90); y Marcos Tavares.

1 - Sevilla: Sergio Rico; Mercado (Jesús Navas, m.69), Kjaer, Lenglet, Escudero; Pizarro, Krohn-Dehli (Ganso, m.59); Sarabia, Éver Banega, Correa; y Ben Yedder (Muriel, m.76).

Goles: 1-0, M.10: Tavares. 1-1, M.75: Ganso.

Árbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía). Amonestó a los locales Pihler (m.35), Bohar (m.49) y Milec (m.77).

Incidencias: partido de la sexta y última jornada en el grupo E de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Ljudski de Maribor, con capacidad para unos trece mil espectadores, que casi se llenó y que tuvo una presencia de unos doscientos seguidores sevillistas. El encuentro se jugó con una temperatura que rondó los dos grados bajo cero. 

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios