no ganó al chelsea y jugará la europa league

El Atlético ni cumple su parte y se despide de la Champions, la "mierda" le espera

Cinco años después, la Europa League, esa "mierda" que decía Gabi, se vuelve a cruzar en el camino del Atlético de Madrid después de no ser capaz de ganar al campeón de Inglaterra

Foto: Los jugadores del Atlético se lamentan al final del encuentro. (Reuters)
Los jugadores del Atlético se lamentan al final del encuentro. (Reuters)

Por primera vez en mucho tiempo, al Atlético no le valía en absoluto jugar a que no pasara nada. Al final, ese es el estilo del Cholo, ganar después de atacar poco y defender mucho. Visitaba al Chelsea en Stamford Bridge con la obligación de ganar y soñar. Lo primero lo tenía que hacer todo sobre el terreno de juego, lo segundo estaba en la cabeza, en la mente. No hizo ni uno ni otro, ni mereció tampoco el éxito que antes no habían conseguido. Porque todos los errores cometidos con anterioridad no se pueden arreglar con la ilusión, con la retalía de 'nunca dejes de creer' tan interiorizada por el respetable rojiblanco. Cinco años después, la Europa League, esa "mierda" que decía Gabi, se vuelve a cruzar en el camino del Atlético de Madrid.

El Atleti la fastidió hace tiempo, no en Londres. Pero en Londres también lo hizo. Tenía que hacer su parte, que no era poca, ojo, que ganarle en casa al Chelsea, campeón de Inglaterra, no es moco de pavo. Y lo cierto es que durante un rato estuvo cerca de lograrlo, nunca de merecerlo, pero sí de sumar su segundo triunfo en esta Champions League. Al más puro estilo colchonero de principios de la era Cholo, cuando ganó la Europa League, iba ganando el Atleti: supervivencia en área propia y juego aéreo en la contraria.

Saúl metió el primer gol rojiblanco fuera de casa en Europa este curso después de que Torres peinase al segundo palo un saque de córner. No había habido muchas más oportunidades para ver al exrojiblanco Thibaut Courtois, otro de los que ganó la Europa League, ni en el primer tiempo ni en lo que transcurrió del segundo hasta ese 0-1. El protagonista principal era su sustituto en el Atlético. Muchos colocan a Antoine Griezmann como el jugador franquicia del club, no sin razón, obviamente, pues aunque solo sea por salario está muy por encima del resto, pero lo de Oblak es de otra galaxia. Qué sería del Atleti sin él. Cinco o seis intervenciones de mérito que salvaron a su equipo de volver a Madrid con la maleta llena de goles.

Giménez y Oblak evitaron un gol jugándose el físico. (Reuters)
Giménez y Oblak evitaron un gol jugándose el físico. (Reuters)

Le costó al Chelsea unos pocos minutos de tradicional intensidad rojiblanca lo de entrar en el partido de lleno. Empezó el choque sin jugarse casi nada, pues era líder de grupo y si la Roma no ganaba, ellos no necesitaban hacerlo. Por supuesto que eso resta motivación a cualquiera, pero no a un equipo dirigido por Antonio Conte. No tiene pinta de que vaya a ganar la Premier y cuesta creer que vayan a pelear por la Copa de Europa, pero lo de competir lo harán hasta que tengan una gota de sudor que sudar. El sistema de 3-5-2 del italiano, ya asentándose incluso en Inglaterra, aplastó al Atleti contra su área y les permitió acumular oportunidades sobre la meta de Oblak, que incomprensiblemente no se materializaran.

Para el fútbol español es indudable la mala noticia que supone la eliminación del Atlético, doble finalista de la Champions en 2014 y 2016. Pero enfrente estaba Álvaro Morata, que no marcó pero hizo todo lo que se le pide a un delantero. La primera fue originada por uno de esos automatismos que tienen los equipos bien trabajados. Balón vertical raso de Christiansen a Hazard, que la deja pasar para que reciba Morata en la frontal, se gira y dispara directamente. Se marchó cerca del palo. Después, el esloveno le fastidió la noche. Como Hazard a toda la defensa del Cholo. El momento del belga (el año y medio, para ser exactos) es impresionante. Todo lo que hace tiene sentido, genera fútbol para los demás, acumula rivales a su alrededor y siempre, siempre crea peligro. Fue él el que puso el pase de la muerte que Savic despejó a su propia portería (el único error, si puede llamarse así, del defensa en todo el partido).

¿Qué pasó cuando marcó Saúl? Exacto, que el Atlético se echó para atrás, como si pudiesen permitirse jugarse un empate del Chelsea. Cierto es que justo antes del tanto del Atleti marcó Perotti en Roma, pero probablemente no dio ni tiempo a que llegara el mensaje a los jugadores. Después, con 0-1 en Londres y 1-0 en Roma, el Atleti defendió el resultado y lo pagó con ni siquiera hacer su parte. "La Europa League es una mierda", dijo Gabi, pero como añadió justo después, le ha "dado mucho". Es un nuevo reto, menor, pero es un reto. Una competición más, una que tiene la obligación de luchar para ganar. El Cholo debe transmitirle esa misma ilusión a la plantilla, ahora acostumbrada a la miel, como cuando llegó y no había ni proyecto, ni gran plantilla ni ánimo en la grada.

Ficha técnica

1 - Chelsea: Courtois; Azpilicueta, Christensen, Cahill; Zappacosta (Willian, m.72), Kanté, Fàbregas, Bakayoko (Pedro, m.63); Hazard y Morata (Batshuayi, m.81).

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Giménez (Vietto, m.79), Savic, Hernández y Filipe Luis; Gabi (Correa, m.79), Koke, Saúl, Thomas; Griezmann y Torres (Carrasco, m.56).

Goles: 0-1, m.55. Saúl. 1-1, m.75: Savic (pp).

Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Amonestó a Zappacosta (m.51), del Chelsea; y a Lucas (m.15), del Atlético de Madrid.

Incidencias: partido correspondiente a la sexta y última jornada del Grupo C, disputado en el estadio de Stamford Bridge (Londres), ante 40.875 espectadores.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios