dobletes de cristiano y benzema

El Real Madrid encuentra en Chipre una vía de escape para todos sus males

No podía ser que el Real Madrid tuviera un problema tan, tan serio con el gol. ¿Cómo iba a ser así? Los que no entraron antes, entraron en Chipre. El APOEL pagó todos los platos rotos

Foto: Los cuatro goleadores del Real Madrid celebran con Marcelo. (EFE)
Los cuatro goleadores del Real Madrid celebran con Marcelo. (EFE)

La lógica nos dice que juntar a buenos futbolistas debería ser sinónimo de buen fútbol. No siempre suele pasar, porque al Madrid le ha salido últimamente más veces rana que príncipe azul. Pero las probabilidades de que así sea aumentan si juegan los buenos, más si el contrario es mucho peor que tú, obvio. Modric, Asensio, Benzema, Cristiano... En el partido más sencillo de la temporada todo salió bien, incluso lo que ya no salía casi nunca, como el balón parado, como los goles de cabeza, como los rechaces. A través de todos ellos marcó el Madrid todos los goles que se le quedaron en el congelador todas las veces anteriores que salió de comilona.

Claramente tenía que pasar. No podía ser que el Real Madrid tuviera un problema tan, tan serio con el gol. ¿Cómo iba a ser así? Puede que solo el PSG tenga un arsenal ofensivo tan poderoso como los blancos y este año parecía desconectado, apagado. A veces ganaba, claro, porque los goles caen de maduros, no puede ser lo contrario con lo que hay arriba. Pero en días señalados, le costaba un mundo marcar, sufría incluso para crear ocasiones. Los que no entraron antes, entraron en Chipre. ¿Qué culpa tenían los del APOEL? Ninguna, pero alguien tenía que pagar por todo lo que sufrieron los blancos antes.

Cómo tuvo que ser el partido para que hasta Cristiano marcase. No uno, sino dos goles hizo. Ese jugador que ahora mismo está tan lejos de su plenitud que ni la ve a lo lejos. También Benzema, al que ya veremos en el próximo encuentro si el Bernabéu contra el Málaga sigue recordándole su mala temporada o estos dos tantos ayudan para aliviar la tensión. Era un día para redescubrirse. El Madrid sabe cómo juega, está dentro de su subconsciente después de ya casi dos años bajo el mandato de Zidane, que heredó las lecciones ya impartidas por Ancelotti. Lo tiene ahí, en la memoria, solo hay que escarbar y encontrar el camino.

Asensio juega, Cristiano marca. (EFE)
Asensio juega, Cristiano marca. (EFE)

Es como le pasa a Luka Modric. No está en su mejor momento físico y, por tanto, le afecta a su rendimiento, pero sabe jugar mejor que la mayoría de futbolistas que han existido. Por supuesto, el APOEL no es un adversario que pueda compararse en algo al bicampeón de Europa, ni lo más mínimo, en realidad, lo cual no impide que un jugador como Modric destace, se sienta de nuevo bien con su fútbol y disfrute sobre el campo. Su golazo es circunstancial, su partido no lo es, aunque por supuesto anotar ayuda. Su primer gol esta temporada, su primer gol con el '10' a la espalda, el dorsal que le representa.

Zidane entendió el partido como una manera de entretener a sus jugadores y quitarles de la cabeza todos los resultados negativos que han cosechado en el último mes, los cuales le han alejado tanto del liderato de la Liga como del de la Champions. Juntó talento, quitó fuerza. Kroos y Modric sin Casemiro en otras ocasiones suena a arriesgado, sobre todo si el sustituto del brasileño no es Kovacic, claro que ante los de Nicosia las posibilidades de que algo se tuerza son bien escasas. No había obligaciones defensivas muy duras, por lo que el balón iba a ser suyo. Crear juego, acercarse a la portería contraria y, si se puede, marcar. Cuanto más pruebes, más opciones tienes de anotar.

Uno de los hombres que habían notado estas semanas de bajón era Marco Asensio. Se notaba menos que los casos anteriormente mencionados, no está siempre sobre el campo y en sus apariciones suele anotar. El Asensio de agosto regresó en Chipre, como si hubiera cruzado una puerta del tiempo y le llevase a la Nicosia de noviembre de 2017, aunque digan en el 'Ministerio' que no se puede viajar al futuro. No requiere de muchos detalles para alcanzar su punto, solo necesita galones, y balones, claro. Zidane le dio el mando en plaza y Asensio organizó.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios