UNA PANCARTA POLÉMICA ANTES DE DESPLEGARLA

La ANC denuncia la tibieza del Barcelona con su ya polémica pancarta

El Camp Nou del FC Barcelona se ha convertido en el escenario ideal para las reivindicaciones políticas, y mucho más cuando se trata de un partido de Champions League

Foto: Imagen de esteladas poblando las gradas del Camp Nou durante un partido de Champions League. (EFE)
Imagen de esteladas poblando las gradas del Camp Nou durante un partido de Champions League. (EFE)

La confrontación política entre España y Cataluña se está viviendo a todos los niveles, y el deporte no es un departamento estanco, sino que hay deportistas que manifiestan públicamente su opinión al respecto y el FC Barcelona, como institución, no ha sido ajeno a lo que sucede y se ha posicionado con diferentes actos y comunicados a favor del referéndum. Así, y después de que la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela enviara a prisión sin fianza a los líderes de la ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, el encuentro de hoy frente al Olympiacos no será solo un partido de fútbol. El Camp Nou, y más en Champions, es el escenario ideal para que los independentistas se manifiesten públicamente y con toda Europa mirando. Por lo pronto, el Barça sacará una pancarta antes del partido —consensuada y aprobada por la UEFA— y ha invitado al palco a los 'suplentes' de ANC y Òmnium (han comunicado que dejarán los asientos vacíos).

Este miércoles por la tarde, tanto Òmnium como ANC se han manifestado sobre el gesto que tendrá el Barcelona en el partido de Champions y a la ANC les parece pobre, tal y como muestran en su cuenta de Twitter: "Así no. "Quien sienta el "más que un club" no colgaría esta pancarta en el campo". La Assamblea está insatisfecha y se erige como la voz del socio y del aficionado culé. El club catalán, a través de una pancarta acordada con la UEFA, pretendía llamar la atención y volvarse al lado de la 'causa', pero no le ha salido el tiro del todo bien...

La Taula per la Democràcia (Mesa por la Democracia) que agrupa a la ANC y a Òmnium Cultural, así como a los sindicatos UGT y CCOO, y a las patronales Cecot y Pimec, entre otras 40 organizaciones, ha convocado una gran manifestación el sábado en Barcelona, pero antes, esta noche, se disputa el Barça-Olympiacos, y aunque a la Mesa por la Democracia le hubiera gustado aprovechar el partido, lo cierto es que el Barcelona no tiene margen de maniobra al ser un choque de Champions, en el que la UEFA es quien manda. Hay que recordar, por ejemplo, que incluso el máximo organismo europeo del fútbol no permite ni siquiera actos como el de un minuto de silencio antes de un encuentro y se tapan todos los carteles y vallas con los patrocinadores del club. Cuando se juega un partido de Champions, el estadio es de la UEFA, no del club, así que poco podría hacer el Barça como entidad aunque quisiera, y mucho menos insertar, como ya se hizo en el partido ante Las Palmas el pasado 1 de octubre, la palabra ‘democracia’ en los videomarcadores. Aunque en las gradas sí que desplegarán una pancarta 'light' pidiendo 'Diálogo, respeto y deporte', según un comunicado lanzado anoche. Según ha podido saber El Confidencial, este lema se pactó este martes con UEFA —que ha dado el visto bueno— y se mandó confeccionar la pancarta para que estuviera lista este miércoles.

De las gradas vacías a una caldera

El pasado 1 de octubre, mientras se celebraba en Cataluña el referéndum ilegal, las cargas policiales que se vivieron en colegios electorales y que dejaron imágenes que dieron la vuelta al mundo hicieron que el Barcelona se planteara suspender el partido ante Las Palmas. Después de que Bartomeu mantuviera varias conversaciones con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y con los Mossos, se le aseguró que no había ningún motivo para que el choque se suspendiera por motivos de seguridad. El vestuario, con algunas voces en contra como la de Gerard Piqué, decidió por mayoría que quería jugar y así se hizo, pero el club eligió que se hiciera a puerta cerrada en una decisión controvertida que Bartomeu se desgañitó por explicar. Le pareció la mejor solución reivindicativa, ya que el partido se retransmitía para 174 países que se preguntarían por qué las gradas del Camp Nou estaban vacías. Aun así, ni siquiera convenció a dos de sus directivos, Carles Vilarrubí, vicepresidente de relaciones internacionales e institucionales del club azulgrana, que presentó su dimisión ese domingo, y Jordi Monés, comisionado del Barça Hub.

Esta vez no hay opción a que se juegue el Barça-Olympiacos a puerta cerrada, y el club no podrá hacer nada de manera institucional, formal, dentro del estadio, pero lo que no se podrá evitar es que la afición se manifieste de la forma que quiera antes, durante y después del encuentro. Si la Champions ya viene siendo tradicionalmente la competición preferida para realizar reivindicaciones políticas, como repartir banderas esteladas en los alrededores del Camp Nou o desplegar pancartas con el lema ‘República catalana’ (los clásicos frente al Real Madrid, que tienen también una gran audiencia televisiva a nivel mundial, han sido siempre los preferidos para este tipo de acciones), hoy es un momento ideal. El partido ante el Olympiacos, que deportivamente no despertaba 'a priori' una gran expectación, es el plató perfecto para todo aquel que quiera protestar, así que del silencio ante Las Palmas es más que probable que se pase a un escenario caliente, de reivindicación, con protestas, cánticos y pancartas.

El equipo, a lo suyo

En la previa del partido, el elegido para salir a hablar fue Paulinho, cuya opinión sobre lo que sucede en un país en el que lleva viviendo apenas tres meses no tiene la relevancia ni la trascendencia que podrían tener las de, por ejemplo, Piqué, Iniesta o Busquets, jugadores que habitualmente y desde hace años están compitiendo también con la Selección española.

Además de Paulinho, Ernesto Valverde también ofreció una rueda de prensa, y cuando se le preguntó al respecto dijo: “Hemos estado en otros estadios donde también se ha pitado el himno de la Champions, por ejemplo, y no pasa nada. El ambiente al final es que la gente va a vivir y disfrutar de un partido de fútbol y a disfrutar del juego. También se hablaba mucho antes de que fuéramos a jugar contra el Atlético y el ambiente fue muy bueno. La gente se puede manifestar de una manera u otra, pero a nosotros no nos preocupa en absoluto a la hora de preparar el partido”.

El técnico extremeño, que se centra en lo estrictamente deportivo, admitió que el encuentro tiene un componente sentimental también para él, que en nada tiene que ver con la política, sino con que fue entrenador del Olympiacos y será especial para él, “aunque más todavía cuando juguemos allí, fue una experiencia maravillosa”, explicó. Valverde aseguró que la victoria hoy “es fundamental, le doy muchísima importancia a estos tres puntos para poder ser primeros de grupo, que es un golpe de autoridad”.

[Más noticias de fútbol]

El club, por su parte, estudiaba ayer realizar “un pequeño gesto”, que finalmente serán la pancarta y la simbólica invitación al palco de ANC y Òmnium. Con ello y su declaración “a favor del derecho a expresión de sus socios y aficionados”, ayudará a que en las gradas no se viva este choque como un partido sin más, sino como uno en el que todo el mundo podrá verles. Una ocasión que, sin duda, no dejarán escapar.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios