ocho victorias consecutivas

La flor de Valverde acaba con una maldición del Barcelona en Lisboa

Los azulgrana se impusieron en el encuentro gracias a un gol de Coates en su meta. Es el cuarto gol que un rival del Barcelona se mete en propia puerta en lo que va de temporada

Foto:

En la vida hay que tener suerte y la fortuna es un factor también en el fútbol. En Lisboa, el FC Barcelona tuvo suerte y se llevó una victoria en el peor partido desde que Valverde está en en banquillo azulgrana -sin contar con el desastre de la Supercopa contra el Real Madrid-. El técnico extremeño también tiene flor, porque el gol en propia puerta de Coates significó además terminar con la maldición que pesaba sobre el Barça en la Champions ya que los últimos cuatro partidos que había disputado a domicilio se habían saldado con tres derrotas y varias hecatombes.

Los últimos choques en Europa lejos del Camp Nou habían sido frente al City, en el que cayeron 3-1, ante el Celtic -el único que ganaron por 0-2 en noviembre, hace ya diez meses- y luego llegaron los porrazos en el Parque de los Príncipes donde perdieron por 4-0 y ante la Juventus por 3-0 en cuartos quedando eliminados al no repetir la épica remontada que lograron ante el PSG.

Fuera de casa el Barça tenía una cuenta pendiente que ha pasado con un aprobado raspado contra el Sporting en un partido plano, soso, en el que los azulgranas se mostraron muy imprecisos, poco compactos y sin ideas. Pero la fortuna se alió con ellos y en el minuto 48’, tras una falta lateral sacada por Messi, Coates peinó el balón y lo introdujo dentro de su portería. El resto del tiempo, el Barça se dedicó o a achicar balones dentro de su área o a pasársela en un rondo gigante sin ton ni son esperando a que el reloj corriera y el árbitro pitara el final.

El gol de Coates fue en propia. (Reuters)
El gol de Coates fue en propia. (Reuters)

Aliados en los rivales

El gol de Coates es el tercero de los cuatro últimos tantos que ha conseguido el Barcelona. En Girona, Aday y Gorka ya marcaron en propia puerta y en la primera jornada de la Liga ante el Betis le tocó a Tosca hacerle el favor al conjunto de Valverde. Sólo el tanto de Luis Suárez en Montilivi es azulgrana.

“Para que haya gol en propia puerta también tienes que rondar por ahí, Messi sacó muy bien la falta”, se defendió Valverde nada más terminar el encuentro en declaraciones a BeinSports. La suerte hay que buscarla, claro, pero resulta llamativo que el segundo máximo goleador del equipo no sea ningún jugador del Barça, sino los que han encajado sus rivales en propia portería convirtiéndose involuntariamente en el mejor aliado.

Después de Messi, con nueve goles en Liga y dos en Champions, le siguen Denis Suárez con dos y Paulinho con otros dos, igual que Luis Suárez. Aunque el uruguayo volvió a marcar en Girona, en este inicio de temporada no está nada fino y en Lisboa apenas se le vio, aunque trabajó como siempre en la presión y recuperación y en el minuto 89’ fue sustituido por Aleix Vidal en un intento de Valverde de ganar tiempo tal y como estaban las cosas. Fue entonces cuando saltó un espontáneo que se fue derechito hacia Messi y le besó las botas antes de que la seguridad del estadio le pescara, pero ni siquiera el ‘dios’ argentino brilló en el José Alvalade.

Tan gris estuvo el Barça que el mejor del equipo fue sin duda Ter Stegen, que salvó varias ocasiones; una en especial en el minuto 70 con un tiro a bocajarro de Bruno Fernandes. El equipo catalán suma su octava victoria consecutiva y ésta en especial es muy valiosa porque rompe una racha de 10 meses sin ganar a domicilio en la Champions y tras el triunfo ante la Juve va bien encaminado en Europa, pero el aficionado culé suele pedirle más a su equipo y objetivamente el de ayer fue un mal partido. Valverde tiene flor sí, pero mientras va construyendo su equipo y encadenando victorias.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios