La venganza de Cristiano Ronaldo
  1. Deportes
  2. Fútbol
vuelve al lugar en el que nació la leyenda

La venganza de Cristiano Ronaldo

El Real Madrid visita en partido de Champions al Sporting de Lisboa. La casa de Cristiano, el lugar donde empezó todo. El luso sigue agrandando su leyenda desde que abandonó su país

placeholder Foto: Cristiano Ronaldo posa ante una cámara tras marcar el segundo gol del derbi en el Vicente Calderón. (Reuters)
Cristiano Ronaldo posa ante una cámara tras marcar el segundo gol del derbi en el Vicente Calderón. (Reuters)

“No es el último contrato que firmo, me quiero retirar con 41 años”. Ese día, no hace mucho, mostraba al mundo una sonrisa infinita. Cristiano Ronaldo firmaba un nuevo documento que le vincula al Real Madrid hasta junio de 2021. El 'hat trick' que rubricó en el Vicente Calderón, un escenario de categoría superior por el rival que estaba enfrente, vuelve a catapultar al portugués a la cima tras unas primeras semanas de temporada en las que el debate sobre la idoneidad de su renovación se abría camino. El de Madeira mostró su mejor versión en el momento y el lugar adecuados, para apagar —al menos por el momento— el sonoro ruido que se estaba generando a su alrededor. No hace mucho, la controversia sí era de consideración en el interior del Real Madrid...

Foto: Cristiano Ronaldo celebra su tercer gol (Sergio Pérez/Reuters)

Este martes, el Real Madrid visita el José Alvalade de Lisboa para medirse al Sporting. Cristiano Ronaldo vuelve a casa, el lugar donde le quieren de manera incondicional. En el Vicente Calderón escuchó de todo —nada bueno— a medida que caían los goles en su casillero, pero en el estadio de la capital portuguesa todo será diferente. Nadie olvida su pasado verdiblanco, cuando siendo un imberbe futbolista abandonó Madeira para iniciar una carrera plagada de éxitos. En el partido disputado en el Santiago Bernabéu, no celebró el gol que igualaba el marcador. Si repite en Lisboa, actuará de la misma manera, aunque su equipo se esté jugando su clasificación matemática para disputar los octavos de final de la Champions League. Tras el tropiezo de Varsovia, no puede repetir traspié el Real Madrid, con el Borussia Dortmund —líder del grupo— como incómodo visitante en la última jornada de esta fase de grupos.

La pasada temporada acabó de la mejor manera, con la Undécima bien instalada a finales de mayo en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu. Final feliz que nadie esperaba unos meses antes, cuando más de uno meditaba sobre qué hacer con Cristiano Ronaldo, si atarle de por vida con la ampliación de su contrato o vender al de Madeira —ya totalmente amortizado— para llenar las arcas madridistas con un buen puñado de millones que algún club estaba dispuesto a pagar. En los alrededores de Florentino Pérez, más de uno apostaba por lo primero. El equipo no funcionaba a las órdenes de Rafa Benítez y la temporada apuntaba a siniestro total. El atacante no se sentía feliz con el técnico madrileño y no cerraba la puerta de salida.

Ese debate abierto colocó a diferentes jugadores en el punto de mira como inmediata contratación de carácter galáctico. Florentino Pérez apuntó a un futbolista sin pestañear, pero tras los contactos pertinentes se llegó a la conclusión de que fichar a Lewandowski, como desveló este periódico, era imposible. El futuro de Cristiano Ronaldo no estaba entonces nada claro. Ese era el escenario hace justo un año, cuando el portugués se sentía incómodo vestido de blanco y estimaba que seguramente era mejor emprender un nuevo rumbo a partir de junio de 2016. Tiempos en que los juicios sobre su persona se acumulaban, cuando la crítica era más ácida y dolorosa.

Pero llegó Zidane, el ambiente se relajó y los resultados empezaron a mutar para bien. La Undécima cerró todas las costuras que en el pasado se abrieron entre Cristiano Ronaldo y el club. Ya antes, Florentino Pérez se dio cuenta de que el mercado no le ofrecía un goleador superlativo que pudiera contratar, llegando a la conclusión —como destapó El Confidencial en abril— de que la mejor decisión que podía tomar era ofrecerle al luso un nuevo contrato. Estrechó la mano del mandatario el goleador, olvidando todo lo que había pasado, sabiendo que dentro de su propia casa hubo quienes dudaron de él.

En diferentes escenarios, ha mostrado una actitud desafiante, casi altiva, cuando el debate sobre su continuidad se abría paso. Incluso cuando, hace escasas semanas, dedos acusadores le señalaban a la vista de su rendimiento. Sacaba pecho y venía a decir que le daba igual lo que se dijera de él, que por delante quedan muchos años en los que sus detractores y críticos le tendrán que aguantar (vestido de blanco), por muy mal que les caiga. Necesitaba firmar un partido como el del pasado sábado para que esas voces que se alzaban en los últimos tiempos fueran acalladas con fuerza y determinación. La pinturera celebración de sus goles en el Vicente Calderón tal vez tenga mucho que ver con lo que ha ido acumulando en su interior tras las críticas escuchadas en los últimos tiempos.

Cristiano Ronaldo sigue tomándose cumplida revancha de todos los que en algún momento le han criticado, incordiado o dudado de él. Siempre lo hace engordando sus poderosas estadísticas. No olvida tampoco que Florentino Pérez, con el que sus relaciones no siempre han sido amigables, soñó más de una vez con vestir de blanco a Leo Messi, el gran rival del portugués en la historia reciente del fútbol mundial. El presidente creyó que el argentino ejercería un efecto como el de Di Stéfano en su época, pero el que sigue cumpliendo con la camiseta blanca es Cristiano. Fue en 2013 cuando el mandatario hizo un nuevo intento con el azulgrana —como informó este periódico—, pero no pudo salirse con la suya. Y Ronaldo siguió a lo suyo. Hasta hoy. Una venganza sin final.

Alineaciones probables

Sporting: Rui Patrício; Sebastián Coates, Rúben Semedo, Marvin Zeegelaar, Ezequiel Schelotto; Bruno César, William Carvalho, Adrien Silva, Gelson Martins; Bryan Ruiz y Bas Dost.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Kovacic, Modric, Isco; Bale, Cristiano Ronaldo; y Benzema.

Árbitro: William Collum (Escocia).

Estadio: José Alvalade (capacidad para 50.095 personas).

Hora: 20:45.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cristiano Ronaldo Real Madrid Florentino Pérez Zinédine Zidane Leo Messi Champions League Sporting Clube de Portugal
El redactor recomienda