el presidente del Real madrid no creía en él

Florentino quiso 'empaquetar' a Zidane al Marsella antes de que fichara a Míchel

En agosto del año pasado, cuando Bielsa dimitió como técnico del Olympique y le sustituyó Míchel, el presidente del Real Madrid pretendió 'colocar' a Zizou en el equipo francés

Foto: Zidane, entrenador del Real Madrid. (EFE)
Zidane, entrenador del Real Madrid. (EFE)

Quién les iba a decir el pasado verano a Rafa Benítez y a Zinédine Zidane, técnicos entonces del Real Madrid y del Castilla, respectivamente, que sus vidas iban a cambiar tanto en apenas unos meses. Sobre todo porque mientras el madrileño llegaba con mano dura y los habituales "plenos poderes" (?) para poner orden en un vestuario presuntamente relajado o acomodado con su antecesor, el francés había fracasado la temporada anterior al no clasificar al filial madridista ni siquiera para el 'playoff' de ascenso a Segunda, además de tener problemas con su carnet de entrenador. 

Benítez, destituido tras comerse de milagro el turrón, de regreso a Inglaterra, donde aceptó la oferta del Newcastle y ha terminado descendiendo a la Premiership con las 'urracas'. Zidane, ascendido al primer equipo y en vísperas de disputar la final de la Champions, después de estar hace dos años en Lisboa como segundo de Carlo Ancelotti, mientras el Real Madrid Castilla, esta vez sí, ha sido campeón de su grupo de Segunda B. Aunque unas semanas antes el vértigo de verse en el banquillo del Bernabéu le impidió dar el paso, a Zidane le faltó tiempo para ocupar el despacho de Benítez en Valdebebas, tanto que, cuando Rafa fue a recoger sus cosas, Zizou ya estaba dentro. 

Al contrario de lo que Florentino Pérez sostuvo públicamente, ya saben, aquello de "Benítez no es el problema, sino la solución", el cambio de Rafa por Zidane no sólo era inevitable dada la tensión que se vivía en el vestuario, sino que supuso que el equipo reaccionara en la Liga, hasta el punto de encadenar doce victorias consecutivas y llegar a la última jornada con opciones de ganarle el título al Barça, además de plantarse en la final de la Champions de Milán, en la que Zizou volverá a encontrarse con el Atlético. Claro que lo más curioso de todo es que el propio Florentino no estaba nada convencido de dejar el Madrid en manos de Zidane, un ídolo del madridismo, aunque muy verde como entrenador. 

[El vértigo de Zidane frena la caída de Benítez]

Las dudas del presidente del Madrid eran lógicas, pero lo que más sorprende es que antes de iniciarse la presente temporada Florentino incluso deseara que el francés entrenara en otro sitio, aunque sólo fuera para ver qué tal le iba y, si eso, más adelante repescarlo. El 8 de agosto, el excéntrico Marcelo Bielsa presentó su renuncia al Olympique de Marsella después perder en el estreno liguero ante el Caen. Como ya se ha convertido en tradición en el mundo del fútbol, enseguida 'sonó' Míchel, aunque si hay un nombre que siempre ha estado ligado al del club marsellés ese es el de Zidane, originario del barrio de La Castellane. "Llama al Olympique y ofréceselo", aseguran en el Bernabéu que ordenó Pérez en uno de sus ataques de director deportivo, aunque el fichaje del exmadridista Míchel no tardó en concretarse. 

"¿Si cambiaría la Undécima por todo lo que gané como jugadornbsp;Si gana el Real Madrid es mejor para todos y vamos a darlo todo, pero sin quitar nada", dijo Ziadne con su habitual sonrisa durante el día de puertas abiertas -aunque no para todos- que el club celebró este martes en vísperas de la final de Milán. El francés no cree que caer ante el Atlético en San Siro y de este modo cerrar otra temporada sin títulos signifique un fracaso. "Fracaso sería no dar el máximo. Luego sabemos que una final lo importante es prepararla bien y que puede pasar de todo", dijo, si bien él es el primero que sabe que en un club con la grandeza del Madrid esto no es así. “Llegar a una final está bien, pero no ganar una final es un fracaso tan grande como quedar último", dijo Gareth Bale en los micrófonos de la Cope.

Eso sí, Zizou no engaña a nadie y ello le honra: "Simeone tiene todo que debe tener un entrenador, pero sobre todo conoce muy bien a su equipo y jugadores. A mí me falta mucho por aprender, pero la ilusión que tengo por hacerlo es tremendo y estoy convencido de que voy a mejorar y de que me queda muchísimo para poder ser un entrenador importante", dijo el entrenador del Real Madrid, quien, como añadió después, ha sido jugador "y también tenía presión; es mayor como entrenador, pero me gusta".

[http://La evangelización de Zidane hizo creer al madridismo en una Liga perdida]

“He cometido errores, como fichar a Míchel o no despedirlo antes", declaró el presidente del OM, Vicent Labrune, en el diario 'L'Equipe' tras despedir al madrileño. Una rectificación público que Florentino no hizo cuando destituyó a Benítez y le sustituyó por Zidane, un futbolista al que siempre ha admirado, pero al que como técnico nunca ha valorado, sobre todo después de fallar en su primer intento de ascender con el Castilla. Según lo que pase el sábado en la final de Milán, quizás empiece a hacerlo o, por el contrario, vuelva a tener ganas de 'empaquetarlo'. En cualquier caso, Zizou tiene demasiado reciente la experiencia de su amigo y ex compañero Carlo Ancelotti como para saber que su continuidad en el banquillo del Bernabéu estará siempre bajo sospecha, al menos mientras su director deportivo sea el presidente.  

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios