la apuesta del técnico fue arturo vidal

Otamendi contra la BBC: el cacique que no quiso vestir de blanco Rafa Benítez

Cuando el destino de Sergio Ramos estaba en el aire, el Real Madrid movió ficha con Otamendi, pero Rafa Benítez prefirió, en su momento, apostar por Arturo Vidal

Foto: Otamendi es la gran referencia defensiva del Manchester City (Reuters)
Otamendi es la gran referencia defensiva del Manchester City (Reuters)

El verano se presentaba agitado con un asunto enquistado que podía hacer saltar por los aires la estabilidad del Real Madrid. Tras el triplete firmado por el Barcelona y la vergonzosa salida que le dispensó Florentino Pérez a un icono como Iker Casillas, el club estaba en peligro de estallar si no alcanzaba un acuerdo con Sergio Ramos para mejorarle notablemente sus condiciones contractuales. En aquel momento entró en juego Nicolás Otamendi como alternativa en el caso de que el sevillano no siguiera vestido de blanco. Rafa Benítez, por entonces viviendo sus primeros días como entrenador del equipo blanco, entró en acción para dejarle claro al club que no quería al cacique valencianista. El que ahora manda en la zaga del Manchester City.

[Otamendi es la llave de Florentino Pérez para Sergio Ramos y De Gea]

En aquellos tiempos, en los que el técnico empezaba a vislumbrar que el Real Madrid no era lo que pensaba y que su futuro acabaría cubierto de nubarrones tarde o temprano, el destino de Ramos era una incógnita. Distanciado de Florentino Pérez, meditaba si enterrar su etapa como blanco y emprender una aventura en el Manchester United, con Pep Guardiola también muy atento a lo que sucediera con el central. En este escenario Rafa Benítez estimó que antes de plantearse el fichaje de Otamendi, era prioritario reforzar el centro del campo con un jugador que le diera un volumen de trabajo superior, señalando directamente hacia Arturo Vidal. El defensa del Manchester City no entraba en los planes del técnico madrileño e instó al club a pujar con determinación por la contratación del mediocampista chileno.

En la imagen, Otamendi se enfrenta a Jermain Defoe, delantero del Sunderland (Reuters)
En la imagen, Otamendi se enfrenta a Jermain Defoe, delantero del Sunderland (Reuters)

La decisión de Sergio Ramos

Todo cambió cuando Vidal fue cazado, en plena Copa América, conduciendo bajo los efectos del alcohol. El episodio enterró cualquier opción de que jugara en el Real Madrid. Rafa Benítez asumió que en dichas circunstancias no podía apretar a Florentino Pérez con el fichaje del díscolo futbolista, aunque en su interior siempre tuvo claro que el Real Madrid necesitaba contratar con urgencia un mediocampista de esas características. Otamendi cayó en el olvido, además porque el ahora técnico del Newcastle tuvo claro que tarde o temprano quedaría cerrado el 'caso Ramos' de manera satisfactoria. 

[Vidal entierra su deseo (y el de Benítez) de convencer a Florentino Pérez]

A mediados de agosto de 2015 el Real Madrid hacía oficial el acuerdo con el capitán del equipo, que pasaría a ganar 10 millones por temporada, como era su deseo. El presidente tuvo que doblar la rodilla y dar a Sergio Ramos lo que quería. Rafa Benítez insistió en esa figura que le faltaba -no se fiaba del ahora intocable Casemiro- para tener una plantilla competitiva en todas las líneas.  Más nombres aparecieron anotados en su libreta, pero sin consecuencias posteriores. “Fui el que más peleó para que Sergio Ramos se quedara”, dijo el estratega en el programa 'Al primer toque' de 'Onda Cero'. La realidad es que el mismo Sergio Ramos tenía claro desde hacía tiempo -mucho antes de rubricar el contrato- que se quedaría en el Real Madrid.

Arturo Vidal fue el gran objetivo de Rafa Benítez para reforzar la plantilla del Real Madrid (EFE)
Arturo Vidal fue el gran objetivo de Rafa Benítez para reforzar la plantilla del Real Madrid (EFE)

Añorado en Valencia

En Valencia se le empezó a echar de menos desde el primer momento. El agente que campa a sus anchas -al menos hasta ahora- en el club levantino trabajó para vender a Otamendi al mejor postor, finalmente el Manchester City, al mismo tiempo que colocaba dos centrales para tapar el tremendo agujero que dejaba en el centro de la defensa el argentino con su huida. El tiempo se ha encargado de demostrar que Nicolás vale por dos, incluso más, a la vista del rendimiento que han ofrecido los dos recomendados por Jorge Mendes. Abdennour (21,8 millones de euros) y Aderlan Santos (9,5) se pagaron a precio de oro a la vista de la pobre productividad que han generado ambos esta temporada.

[El City, un club hecho con dinero del petróleo y catalanizado en su gestión]

Muchos de los males que han provocado la pésima temporada que está firmando el Valencia tienen su causa en la ausencia del poderoso defensa argentino. Un solo año en la capital del Turia fue suficiente para meterse en el bolsillo a la exigente afición, aunque la relación entre las dos partes acabara de mala manera cuando el jugador decidió abandonar el club. Lo cierto es que su carácter competitivo y ganador impregnó a un equipo que consiguió una plaza de Champions League, objetivo que impulsó sobre todo el sudamericano. Un jugador cuya profesionalidad diaria fue muy valorada por sus propios compañeros. Esa de la que ahora se aprovecha Manuel Pellegrini. Otamendi es pieza clave para el chileno, el líder en el campo para frenar a la temible BBC del Real Madrid.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios