un rival a temer en la lucha por la champions

Mónaco, un juguete (no tan roto) que quita el sueño al Valencia

El Mónaco del millonario Dmitry Rybolovlev pasó de gastar fortunas en estrellas a apostar por jóvenes valores. Un rival muy incómodo para el equipo de Nuno Espírito Santo

Foto: El Shaarawy, en el centro, es felicitado tras marcar un gol en un partido de pretemporada (EFE)
El Shaarawy, en el centro, es felicitado tras marcar un gol en un partido de pretemporada (EFE)

Torcieron el gesto en el interior del club en cuanto se supo el desenlace del sorteo. Al Valencia no le sentó nada bien -y viceversa- medirse al Mónaco en la eliminatoria previa para conseguir una plaza en la fase de grupos de la Champions League. Un rival complicado de eliminar a pesar de que en el último año el club ha dado un giro radical en relación al plan establecido en su momento. En manos del millonario ruso Dmitry Rybolovlev, éste se cansó un buen día de gasta millones sin parar y ahora la apuesta es bien diferente. Ya no aterrizan grandes futbolistas de renombre mundial y sí muchos jóvenes o futbolistas un escalón inferiores. El dueño del club se cansó del 'juguete', pero sólo a medias, pues el Mónaco continúa teniendo el potencial suficiente como para dar un buen susto al equipo de Nuno Espírito Santo. Con un agente que maneja deportivamente los dos clubes, la pregunta es… ¿con quién irá Jorge Mendes?

En 2012 comenzó a diseñar un faraónico proyecto que amenazaba con incordiar a los grandes e históricos clubes europeos. Rybolovlev empezó engatusando a Radamel Falcao poniendo fajos de billetes sobre la mesa. A finales de aquel año, el delantero colombiano empezaba a dar un viraje a su carrera deportiva y poco después, a principios de 2013, aceptaba abandonar el Atlético de Madrid -donde brilló como nunca- a cambio de ganar 14 millones de euros limpios por temporada. A continuación le siguieron su compatriota James Rodríguez, Moutinho, Ricardo Carvalho,Toulalan, Abidal y Kondogbia. Una inversión superior a los 100 millones de euros para conformar una plantilla capaz de aspirar a cualquier objetivo. Por entonces, en muchos lugares se temía el superior potencial económico del Mónaco, que si no incorporó también a Víctor Valdés -al que dejó en la estacada- fue por una inoportuna lesión.

El Mónaco, a vueltas con su diferente estatus en relación al resto de los clubes de Francia, recibió un duro golpe hace escasas fechas. Y está por cómo reacciona el dueño del club después de este revés. Hasta se ha especulado con la posibilidad de que la próxima sería la última del club en la Ligue 1. Y es que el Consejo de Estado de Francia consideró “ilegal e ilícito” el acuerdo al que el club y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) del país, en virtud del cual el Mónaco podría continuar disputando todas las competiciones a pesar de que su domicilio fiscal no se encuentra en suelo galo. Hasta el 1 de octubre tienen Mónaco y LFP para alcanzar un acuerdo diferente. Aquel acuerdo obligaba a Dmitry Rybolovlev a pagar 50 millones de euros para que el Mónaco siguiera jugando como cualquier club francés. El asunto no es menor y habrá que esperar a la respuesta del millonario ruso.

El portugués Leonardo Jardim está cumpliendo con los objetivos marcados por el Mónaco (Reuters)
El portugués Leonardo Jardim está cumpliendo con los objetivos marcados por el Mónaco (Reuters)

Ricardo Carvalho y la vieja guardia

Tras una temporada en la que el Mónaco acabó siendo subcampeón de la Ligue 1, el millonario dio un volantazo inesperado. Se cansó de gastar millonadas en estrellas. Vendió a James al Real Madrid y Falcao se marchó cedido al Manchester United. A la hora de reforzar la plantilla, optó por otro perfil de futbolista, más económico, y se olvidó de las grandes estrellas del mercado. Apostó por gente joven con un futuro por delante y dejó el proyecto en manos del portugués Leonardo Jardim, un buen entrenador que con el Sporting de Braga peleó el título de Portugal a Oporto y Benfica unos años antes y con fama de manejar bien tiernos talentos. La temporada pasada, con un equipo sin tanto glamour, no pudo pelear por la liga de Francia, pero colocó al Mónaco en los cuartos de final de la Champions League tras eliminar en octavos al Arsenal. El plan de consolidar un proyecto a largo plazo, y no tirar siempre de chequera para vivir el presente, comenzaba a dar sus primeros frutos.

Para esta nueva temporada, el Mónaco apenas ha invertido 50 millones de euros en reforzar su plantilla con 9 futbolistas, la mayoría de ellos con la juventud por bandera, entre ellos Iván Cavaleiro, que jugó la pasada temporada en el Deportivo de La Coruña. Con el cambio de rumbo y de filosofía, el club monegasco ha vendido a Kondogbia (Inter de Milan) por 40 millones y a Yannick Ferreira-Carrasco por 15 millones al Atlético de Madrid. Dos jugadores fundamentales para el equipo de Jardim, que asume el cambio emprendido por la institución y sabe que la formación es la apuesta.

La solidez de su juego cuando toca defender es una de las principales armas del rival del equipo valenciano en esta eliminatoria previa. Jardim ha implantado una buena y sólida estructura, básica para entender que ya sin figuras el equipo monegasco se haya mantenido en pie con algo más que decoro. Con un plantel joven y vital, Ricardo Carvalho, Toulalan y Moutinho son los encargados de dar pausa al equipo, dentro y fuera del campo. Con Carrasco, fundamental la temporada pasada en el juego del Mónaco, El Shaarawy ha sido la apuesta para reforzar el ataque. Venido a menos en el Milan en los últimos tiempos, Jardim se ha propuesto recuperar la mejor versión de este atacante de tan solo 23 años.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios