EL OPORTO IRÁ A MÚNICH CON UNA LIGERA VENTAJA

Lopetegui pone en evidencia las carencias del Bayern de Guardiola

La endeble defensa del Bayern lo fue tanto que se podría afirmar que el Oporto se llevó la victoria en Do Dragao (3-1 Quaresma (2) y Jackson Martínez | Thiago) casi sin atacar

Foto: Lopetegui pone en evidencia las carencias del Bayern de Guardiola

Comentaba Lopetegui en la previa que su intención no era otra que el Oporto fuera “el actor principal” en la ida de los cuartos de Champions ante el Bayern de su amigo Guardiola. Lo que no se imaginaba es hasta qué punto esto iba a cumplirse al pie de la letra. El conjunto luso sacó los colores a todo un campeón de la Bundesliga mermado, eso sí, por las bajas. La endeble defensa del Bayern lo fue tanto que se podría afirmar que el Oporto se llevó la victoria en Do Dragao (3-1 Quaresma (2) y Jackson Martínez | Thiago) casi sin atacar, al menos en los goles ya que éstos nacieron de tres graves errores de Xabi Alonso, Dante y Boateng. Guardiola no pudo conservar la condición de invicto del Bayern en Portugal, pero la vuelta promete ser otra historia.

Diez minutos de ensueño vivió el Oporto. Los mismos en los que el caos y el nerviosismo se instalaron en el Bayern. Dos graves errores defensivos pusieron a Guardiola contra las cuerdas; los gestos del técnico catalán lo evidenciaban. Y es que en el minuto tres, el conjunto bávaro ya iba por detrás en el marcador. A Xabi Alonso se le olvidó que era el último hombre; dudó entre despejar o regatear a un Jackson Martínez que aprovechó el tropiezo con el tolosarra para robarle el balón. Solo ante Neuer, éste cometió un penalti ejecutado por Quaresma. Siete minutos después, la escena fue casi la misma. Un despiste tremendo de Dante, que tenía la posesión sin presión alguna, lo aprovechó el portugués para rematar impecablemente ante la salida de Neuer.

Dos errores tan garrafales como inusuales. Dos fallos cometidos demasiado pronto. El Oporto se vio por delante en el marcador sin haber atacado, sin haber hilado ninguna jugada de ataque. Los de Lopetegui tenían ante sí una oportunidad de oro. Sólo quedaba saber aprovecharla. Al mismo tiempo que Guardiola se removía intranquilo en el banquillo, sus hombres empezaron a moldear el partido a su antojo. Sin Robben y Ribéry, al Bayern le faltaba desequilibrio y le costaba abrir el campo. Götze no termina de ser el jugador que fue campeón del mundo en Brasil y el conjunto bávaro esperaba que Thiago y Bernat encontraran una vía de acceso.

Mientras llegaba el ‘toque Alcántara’, el Bayern se hizo con la posesión aunque seguía acumulando pases errados y regalaba balones en el centro del campo (cinco en veinte minutos) a un Oporto que los recibía agradecido. El conjunto luso presionaba a los centrales muniqueses, nerviosos e intranquilos, para poner en serios apuros a todo un Bayern. Casemiro, Oliver y Herrera trataban de manejar y contener el centro del campo ante su rival… hasta que la frenética presión alemana fue asfixiante. El Bayern adelantó sus líneas para encontrar su juego y surgió la magia de Thiago. El internacional español recibió un centro, raso y peligroso, de Boateng. Un balón que pasó por delante de todo el mundo, menos de Alcántara que definió por el centro.

El mejor jugador del Bayern lo celebró con rabia y trajo de vuelta a su equipo a Do Dragao. Tras el tanto, los alemanes no dieron respiro a un Oporto que seguía poniendo en apuros a Neuer, pero a cuentagotas. La impresión que daban los lusos es que no tenían muchas más opciones para mostrar que las vistas hasta el momento. El equipo de Guardiola se mostró más equilibrado gracias a la profesionalidad de un Xabi Alonso al que el error inicial no le amedrentó. Para el Bayern el guion más fácil pasaba por no cambiar nada en la segunda parte y dar continuidad a la imagen dada al final del primer tiempo. El Oporto sí debía introducir novedades y así lo hizo: imprimió más frecuencia a su juego, más intención y más agresividad en la recuperación del balón.

Y es que el arranque del segundo acto fue parecido al del primero. El Bayern no terminada de ser él, no jugaba como suele y el conjunto dirigido por Lopetegui saltó mucho más decidido. Con la necesidad de firmar otro tanto que les diera la tranquilidad necesaria para viajar a Alemania, el Oporto se puso serio a pesar de que le faltaba un punto de velocidad en las salidas. Una carencia que equilibró con la debilidad de la defensa del Bayern. El conjunto luso no sólo aprovecho esta fragilidad, también sacó tajada del error de un Boateng que midió mal ante Jackson Martínez. El colombiano no pudo tener un mejor regreso: se fue de Neuer en el mano a mano y definió por la última rendija que le quedaba.

Los errores tontos del Bayern empezaron a sucederse como consecuencia de la desesperación que le causaba el marcador en contra. La posesión era cosa de los alemanes que tocaban con más frecuencia y jugaban completamente metidos en el campo del Oporto, pero, una vez más, se demostró que tener el balón de una forma tan tajante no garantiza las llegadas con peligro y, mucho menos, la victoria. Ninguna de estas virtudes pudo con la madurez de un Oporto que se ganó a pulso viajar a Múnich con la eliminatoria decantada, ligeramente, a su favor y el derecho a soñar con una hipotética semifinal. Y es que a pesar del marcador, este Bayern no está eliminado. Y menos aun teniendo en cuenta que ahora es un animal herido en su orgullo.

Ficha técnica

Oporto: Fabiano Freitas; Danilo, Maicon, Martins Indi, Alex Sandro; Casemiro, Héctor Herrera, Óliver Torres (Rúben Neves, m.75); Quaresma (Evandro, m.85), Brahimi (Hernâni, m.80) y Jackson Martínez.

Bayern Múnich: Neuer; Rafinha, Boateng, Dante, Juan Bernat; Xabi Alonso (Badstuber, m.74), Lahm, Thiago; Götze (Sebastian Rode, m.56), Müller y Lewandowski.

Goles: 1-0, M.3: Ricardo Quaresma (penalti); 2-0, M.10: Ricardo Quaresma; 2-1, M.28: Thiago Alcántara; 3-1: Jackson Martínez, M.65

Árbitro: Carlos Velasco Carballo (ESP). Amonestó a Casemiro (m.31), Alex Sandro (m.37) y Danilo (m.83), por el Oporto; y a Neuer (m.2), Juan Bernat (m.16), Lahm (m.38) y Rode (m.71) por el Bayern de Múnich.

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Do Dragao de Oporto ante 50.092 espectadores (lleno), de los que cerca de 3.000 eran seguidores del Bayern.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios